¿Cuántas veces hemos estado ante el espejo con el modelito perfecto pero al borde del ataque de nervios porque no tenemos el calzado ideal para el look que queremos conseguir? ¿O porque nos parece que todos nuestros zapatos están pasados de moda o ya no nos gustan?
Un buen zapato no sólo remata el look sino que lo transforma y nos transforma a nosotras mismas: nuestra postura, altura, manera de caminar, la forma de nuestras piernas, adelgaza (¡o engorda!) y hasta cambia el carácter (para bien!)… vital para conseguir el efecto deseado.
Durante los últimos años he conseguido ir construyendo mi propia colección de zapatos que no responden sólo al capricho del momento (aunque algo de eso hay también) sino a llenar huecos imprescindibles en mi vestuario y estar preparada para cualquier situación inesperada.
Estas son mis sugerencias para evitar las crisis de “no tengo que ponerme” o “no tengo zapatos para la boda de Fulanita” o “es que como hago vida casera, todo lo que tengo es de batalla”, por los que todas pasamos en más de una ocasión (por semana???).

1. Unas botas negras, planas o con poco tacón, tipo de montar o similar

Invierno tras invierno, otoño tras otoño, estas botas siempre resuelven muchas situaciones: trabajo, paseo de fin de semana, dia de lluvia, cena casual con amigos… no pasan de moda si no son demasiado puntiagudas ni de puntera ultra redonda y pueden combinarse con infinidad de prendas: falda, vestido o pantalón (Foto: Prada)

2. Bailarinas color beige

El beige o un tono piedra va con casi cualquier color, es discreto, elegante, se puede utilizar en cualquier estación y no tiene temporada. Como las botas, que no sean ni de punta loca ni redondas como de niña pequeña (Foto: Kimchi Blue)

3. Unas sandalias de tiras negras de tacón fino

Otro básico no clásico, se pueden usar en invierno y en verano para fiestas, bodas y celebraciones varias, con tacón fino recto y de tiras de raso mejor, porque a veces la piel si no es buena, puede resultar un poco barata de aspecto (Foto: Manolo Blahnik)

4. Unas sandalias de tiras doradas de tacón

Como el negro NO va con todo, es indispensable una sandalia dorada (de buena piel o también en textil), independientemente de si la persona se considera más o menos atrevida, el dorado no es para los más lanzados, es un neutro más y puede resultar de lo más discreto (Foto: Jimmy Choo)

5. Unas sandalias de tiras plateadas de tacón

Y lo mismo con las sandalias en color gris claro, plata o plomo, cumplen la misma misión que las sandalias doradas pero en este caso, si los tonos de la ropa o accesorios van más hacia el níquel o son más fríos, la sandalia en tonos “tormentosos” es indispensable (Foto: Stuart Weitzman)

6. Unos botines de día de ante beige o marrón claro

Este tipo de calzado te saca de apuros en las cuatro estaciones, en invierno es perfecto para día y tarde (noche, no!) y en verano es lo suficientemente ligero para combinar con vaqueros, pantalones o prendas cortas en los lugares y días menos calurosos (Foto: Rebeca Minkoff for Shopbop)

7. Unos zapatos corte salón de pitón gris/ negro/ blanco/ beige

Esta combinación de pitón (puede ser piel o piel ecológica, según gustos) es la que más conocemos, está siempre de moda, pasan los años y siempre sigue ahí, así que un salón con un poco de tacón o alto (yo los prefiero de 7cm en adelante) nos vale tanto para el día como para la noche, del trabajo a la fiesta, y para todas las edades.

8. Unos playeros de lona para el tiempo libre

Pueden ser unos Converse en un color neutro o claro (crudo, blanco, pasteles) o incluso unas Vans en azul marino, unas Superga grises… o cualquier playero en lona en colores suaves que cubran invierno y verano. Viva el paseo matinal del sábado (con o sn niños!) o el dia laborable, si vuestro trabajo es creativo!

9. Unos botines negros para la tarde/ noche

No son ni la bota de montar, ni el salón (a veces si llueve puede resultar demasiado fino o abierto o si hace frío, demasiado ligero) ni la sandalia, pero sí estilizan y pueden resolver situaciones de vestir (trabajo, cenas, eventos, congresos) o casuales (copita con los amigos, una noche de baile en un club de moda o incluso unas tapeo por la ciudad) (Foto: Type Z/intheircloset.com)

10. Unas cuñas de esparto

Los modelitos de esparto sirven para ciudad, campo y playa, visten más que una sandalia plana y menos que una de tacón alto, suelen ser bastante cómodos, asequibles y además ofrecen infinidad de posibilidades, pero para que duren, mejor escoger un color tipo crudo, o unas rayas sutiles, cuadritos vichy, un rosa claro, azul pálido, beige, topo… (Foto: Castañer)

11. Unas botas todo terreno a prueba de lluvia y granizo para uso en ciudad y campo “light”

En todo armario deberíamos tener ese modelito mix de chiruca con bota de ciudad, que no cala, no se estropea, vale incluso para la nevada sorpresa o para un tormentón de verano, no es fácil. Mis favoritas cada año suelen ser de Hogan, son caras pero valen la pena porque duran siglos, siempre están nuevas y tienen un “no sé qué” que hace que estén siempre de moda y no parezcan botas de montaña. Y para viajes son la bomba! (Foto: GQ/ Hogan)

12. Un modelito “de temporada”

Todos los anteriores son básicos pero con su toque, pueden ser interpretados a gusto de cada una (más tacón, menos, anchos, con tira al tobillo o no, etc.) y nunca van a estar desfasados… pero un numerito un poco más “in” en cada temporada también ayuda a divertirse y suele durar más de un año al final… así que un zapato abotinado, un color loco, una bota de atar con cuña para este invierno o una plataforma nunca están de más! (Fotos: Chloé, Louboutin and Ana Locking/fashionsing.com)

 

Para gustos… colores, pero con esta selección, se puede salir casi de cualquier situación más bien urbana y de urgencia armaril, cualquier viaje a las principales capitales del mundo y tanto en verano como en invierno (excepto calzado campero, deportivas, chanclas, calzado para buceo, para pescar, zuecos de enfermera… eso para otro día!).

El objetivo es construir un fondo de armario que no sea el del aburrimiento absoluto y la ñoñez supina a la que muchas veces nos tienen sometidos algunos gurús: que si el salón negro pelín rancio, que si la sandalia de tacón tipo columna sosa…ufff) y que si tenemos que hacer la maleta urgentemente, podamos ir equipadas tanto para un paseo por Londres como para una fiesta en Sydney o una cervecita en Atenas. Y si vivimos en Cuenca o en Cangas de Onís, también vale!
Imagen destacada cortesía de Fashionnewstrend.com.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Olga Dolapsakis

Sobre Olga Dolapsakis


Olga Dolapsakis es consultora en Estrategia de Moda & Lifestyle y especialista en mercados asiáticos y expansión internacional. Fundadora de Traffic Seven y creadora de la marca de accesorios Halo. Formadora en Licensing. Apasionada de la artesanía aplicada a la moda, rastreadora de ideas y creadores con fuerte personalidad. Siempre a la caza de "esas prendas o accesorios que imagino pero no acabo de encontrar".