La tecnología ha permitido hacer realidad el sueño de tantas personas… trabajar desde casa sin necesidad de ir a la oficina. Sip. Estoy hablando del teletrabajo. Sólo necesitas un ordenador y conexión a internet. Quizá un teléfono, aunque, muchas veces, seguramente, ni el teléfono es necesario, para eso hay mil aplicaciones de mensajería online.
Tu creatividad se multiplica exponencialmente. Estar a tu rollo, organizándote, te hace estar menos pendiente de lo que harán los otros, como lo harán y qué pensarán. Te hace arriesgarte más en lo que haces y como lo haces… la mayoría de veces aciertas y cuando no lo haces, creces igualmente.
Aunque no de forma continuada, tengo la tremenda suerte de teletrabajar desde hace 7 años y reconozco que me costaría volver a un despacho de forma permanente.
Teletrabajar también tiene algún inconveniente, claro, pero muuuchas más ventajas y hoy voy a exponer algunas de ellas.

1. Facilita la conciliación

Desde mi punto de vista, el factor más importante y a destacar por encima de los demás. No sólo en el caso de tener hijos, sino en el de tener aficiones. Vamos, en cualquier caso. Los horarios de trabajo flexibles y a tu acomodo, que se ajustan a los horarios familiares son lo mejor y punto.

2. No hay fronteras

Desde casa puedes trabajar en una empresa que está en la esquina de tu calle o en las antípodas. O, en algunos casos, para ambas.

3. Aumenta la concentración

Trabajar en una pradera es el mal absoluto. Ruido. Mucho ruido, gente que se mueve alrededor… teléfonos sonando… Puff… En casa hay toda la paz que quieras. ¿Trabajar con música te va bien? Pues te la pones y no molestas a nadie. ¿Silencio absoluto? Pues eso es lo que tendrás.

4. Mayor productividad

No lo digo yo. Esto lo dicen todos los estudios sobre teletrabajo que hay. El trabajador siente menos estrés y esto afecta directamente a su productividad, pero a bien.

5. No tienes que arreglarte

No me refiero a que dejes de ducharte para siempre, pero si vas a la oficina, te arreglas y si estás en casa, puedes currar en chándal si se te antoja. Conozco algún caso de personas que se ponen una camisa para hacer un skype y a continuación se vuelven a poner la sudadera con la que estaban tan ricamente 😀

6. Puedes fumar / tomar café tranquilamente

Y no le tienes que dar explicaciones al jefe de si te levantas siete veces a sendos cafés o a la calle a fumarte un cigarrito. Lógicamente, harás tus pausas, pero estas pueden ser mirar un rato el timeline de twitter o leer un artículo interesante mientras te tomas ese café que te acabas de poner en un minuto.

7. No hay horario

Este punto tiene truco, pues puede ser bueno y también malo, la verdad… Tienes que ser muy muy organizado para el horario, si no, siempre terminarás trabajando más horas que en una oficina (por experiencia lo digo). Lo suyo es marcarse un tope y, llegado éste, cortar. Eso sí, también podrás tomarte una tarde libre porque tú lo vales un día cualquiera, que luego podrás recuperar a lo largo de esa semana o de la siguiente. No todo iba a ser malo 😉

8. Comes casero

No hace falta que cocines cada día. Puedes tirar de lo que has cocinado el fin de semana y guardado estratégicamente en el congelador, pero comer en casa tiene muuuuchas ventajas para llevar una dieta equilibrada.

9. No pierdes tiempo transportándote

Si hay algo que es improductivo es el tiempo que la gente pierde yendo de casa al trabajo y del trabajo a casa. En una gran ciudad esto puede suponer hasta cuatro horas en el día (dos para ir y otras dos para volver)… por no hablar de la contaminación al utilizar cualquier medio de transporte, ya sea público o privado (salvo que vayas en bicicleta, pero estos casos son los menos, lamentablemente…)

10. Tu oficina va contigo

¿Que tienes que salir? No hay problema, te llevas el móvil o el portátil y alehop. Lo mismo si te vas de vacaciones. Siempre puedes sacar un ratillo para currelar y no importa dónde estés, siempre que haya una conexión o puedas hacer tethering con tu teléfono.

11. Tu autoestima sube

Teletrabajar requiere un elevado grado de autoevaluación y de confianza de la empresa en ti y esto siempre repercute positivamente en tu autoestima. ¿A quien no le gusta que confíen en uno?

12. Relax con compañeros

También me parece una ventaja poder tener momentos de café virtual con tus compañeros de trabajo sin ese roce continuo de una oficina tradicional. Una de las que se suelen decir desventajas del teletrabajo es perder contacto con jefes y compañeros, pero yo no estoy de acuerdo. Se puede (y se debe) sacar algo de tiempo para estar con ellos de forma virtual. Esto te hará crecer a ti como compañero y al equipo como equipo, máxime teniendo en cuenta que no tener una presencia física no significa no estar ahí cuando hace falta, sea la hora que sea 😉

¿Qué otras ventajas se te ocurren a ti? ¿Piensas que teletrabajar tiene desventajas también?

Foto vía Shutterstock.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Cristina Juesas


Cristina Juesas, también conocida como Maripuchi, trabaja como consultora de comunicación. Organizadora y fundadora del TEDxVitoriaGasteiz. Ha sido presidenta del Toastmasters Club Vitoria-Gasteiz, asociación para mejorar las habilidades comunicativas y de liderazgo y ha sido elegida Directora de División para el curso 2017-2018. Autora de la Guía de usos y estilo en las redes sociales del Gobierno Vasco y coautora de Comunicación de Crisis Online. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual en Vitoria-Gasteiz. Colabora con la Cadena SER en el programa Hoy por Hoy Vitoria en una sección sobre nuevas tecnologías.