Una de las mejores formas de aprovechar al máximo tu tiempo es saber cuándo tienes que concentrarte al máximo y no dejar que nada te moleste y cuándo tienes que estar disponible para atender a estímulos externos.

Las llamadas telefónicas, el correo electrónico, los compañeros irrespetuosos… Existen infinidad de fuentes de interrupción que pueden hacernos perder una enorme cantidad de tiempo al día.

Existe un principio psicológico que dice que el tiempo que necesitas para recuperar un nivel de concentración máximo después de ser interrumpido es de aproximadamente 15 minutos. Esto significa que si permitimos que nos interrumpan constantemente nunca conseguiremos estar concentrados, y si no nos concentramos nunca conseguiremos el estado mental apropiado para hacer un buen trabajo.

Pon tu movil en silencio

El teléfono movil es una de las mayores fuentes de distracción a la que debemos enfrentarnos. tener el móvil en silencio es importante para evitar la tentación de mirarlo cada vez que recibimos una notificación, lo que es bastante frecuente desde que existe Whatsapp 😉

Abre el correo solamente a ciertas horas

Seamos sinceros, ningún correo es tan importante que no pueda esperar 30 minutos. Es importante acostumbrarse a no ser reactivos y responder al correo cada vez que llega uno nuevo, si no a consultarlo sólo en determinados momentos.

Utiliza auriculares o tapones

Los ruidos y conversaciones a nuestro alrededor pueden distraernos con sorprendente facilidad. Usa cascos, incluso sin música, o tapones para los oídos para aislarte del entorno.

Utiliza la técnica de la tarjeta roja

La técnica de la tarjeta roja es un truco mediante el cual usas algo muy visible (levantas una tarjeta, pones a la vista un peluche, te pones una gorra) para indicar a todo el mundo que estás trabajando y no debes ser molestado

Trabaja en periodos de concentración/descanso

Es una técnica que se suele llamar Timeboxing. Usa ciclos de trabajo y ciclos de descanso para organizar tu tiempo de trabajo o estudio y así saber cuando deberías estar concentrado y cuando no. A mi me gusta usar un truco que llamo Pomodoro Extended.

No todas las horas son iguales

Hay momentos para labores más colaborativas o en los que recibirás más llamadas y correos y momentos más tranquilos a lo largo del día. No es lo mismo la hora de después de comer que las horas centrales de la mañana. Aprende cual es el mejor momento para encontrar tu ratito de concentración.

Aprovecha antes de que el mundo se ponga en marcha

Existe una hora mágica que es aquella en la que tú estás trabajando mientras el resto del mundo duerme. Si tienes un horario flexible, prueba a madrugar y a trabajar o estudiar antes de que la gente a tu alrededor se despierte. Funciona mucho mejor por las mañanas que por las noches.

Libérate

Intenta despejar tu agenda de tareas que sabes que tendrás que afrontar en un momento u otro del día lo antes posible para poder dedicar toda tu potencia mental a ejecutar tareas que requieren de una mayor concentración.

Si algo te tomará más de dos minutos, apuntalo

Esto se llama la regla de los dos minutos de David Allen. Si alguien te pide algo y puedes hacerlo en menos de dos minutos, lo mejor es hacerlo de inmediato. Si te toma más de dos minutos, apuntalo y hazlo cuando puedas.

Aprende a decir NO

Que alguien te pida algo no significa que tengas que dejar todo lo que estás haciendo para atenderle. Decir que no puedes prestar atención en ese momento a una persona de forma educada y asertiva es una habilidad que puede resultar tremendamente útil.

Haz alianzas con tus compañeros

Ellos están igual de interesados que tu en no ser interrumpidos cuando necesitan concentrarse. Pacta con ellos momentos en los que tu atenderás llamadas y visitas de otras personas y momentos en los que ellos te cubran a tí.

Trata a los demás como te gustaría que te trataran a ti

A fín de cuentas, a todos nos gusta trabajar tranquilos cuando lo necesitamos. Si tratas a tus compañeros con respeto por su tiempo, poco a poco irás forjando una cultura en la que todos tomareis conciencia de lo importante que es tratar a los demás con deferencia.

Dicen las malas lenguas que en realidad la mayor parte del trabajo que tenemos en una jornada lo podemos hacer en dos horas de máxima concentración. Aplicando estos doce truquitos por lo menos dispondrás del tiempo para comprobarlo 😉

Imagen destacada vía Shutterstock


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Daniel Grifol


Soy especialista en SEO y Desarrollo Web y un completo apasionado de la Productividad Personal, aunque lo que más me gusta de mi trabajo es poder aplicar mis conocimientos a la dirección de equipos y la gestión de proyectos.