Soy hija de los tiempos de los retroproyectores (y eran modernísimos cuando yo acababa la carrera allá por principios de los años 90). Creabas una presentación con Harvard Graphics (uuuu), la imprimías en papel, hacías copias en papel transparencia y proyectabas las transparencias de una en una con un aparato infernal.
Afortunadamente para todos, esto es historia. Ahora disponemos de programas y de experiencias para hacer que nuestras presentaciones sean una auténtica experiencia visual y teatral para nuestro público.
En cualquier caso, aquí os dejo una docena de tips que harán que vuestras presentaciones destaquen sobre las demás y que contribuirán a que dejéis un buen sabor de boca en vuestro público.

1. Planifica qué quieres contar

Storytelling es el arte de contar historias. No es lo mismo exponer fríos datos que argumentar una historia alrededor de ellos. Al final dices lo mismo, pero el cómo lo dices no es igual ni de lejos.
Puedes utilizar la técnica de los mapas mentales. Yo soy usuaria de mindmeister.com, que tiene una versión gratuita suficiente para estas planificaciones menores.

2. Desarrolla primero tu historia

Una vez planificada la historia, desarrolla mínimamente los puntos y piensa qué quieres contar sobre ellos. Es cuando te darás cuenta de dónde necesitas documentarte más o en qué puntos podrás utilizar un recurso u otro.

3. Utiliza metáforas, documéntate

Metáforas, citas literarias, citas musicales. Lo que quieras, pero cita.

4. Cuida las fotografías

Y utiliza las metáforas de las que hemos hablado con anterioridad para ello. Hay bancos de fotografías gratuítas que puedes utilizar en tus presentaciones.
En ocasiones te resultará útil utilizar algún programa para recortar o editar estas fotos (siempre que su licencia de reutilización lo permita). Los hay gratuítos, como photoshop.com o picnik.com con funciones más que suficientes.

5. Utiliza una plantilla

Una plantilla, da igual si es de las predefinidas o si la has hecho tú mismo o algún diseñador. La tipografía tiene que ser adecuada, los colores del fondo o claros u oscuros (y entonces las letras claras), pero no hagas un pastiche.

6. Vídeos, audios…

Además de hacer la presentación más amena, introducen cambios de ritmo que son necesarios para mantener la atención del respetable. Eso sí, tendrán que tener algo que ver con el motivo de tu exposición, claro. Elige cuidadosamente qué vídeos o audios quieres poner.
También tendrás que tener en cuenta si vas a disponer de conexión a internet para la presentación o no. Lo ideal es que tengas el vídeo o el audio en el disco duro, para que, en caso de fallo, puedas abrirlos directamente. No pasa nada si tienes que cambiar de programa, peor es que se quede cargando y no se pueda ver.

7. Bullets: no, gracias

Los bullets son esos puntos 1, 2, 3… o a, b, c… que tanto abundaban en las presentaciones hace unos años (y que en algunos casos no terminan de abandonarnos por completo). Destiérralos. Mete los puntos que necesites en notas del orador o llévalos enchuletados, pero no atores al personal con diapos llenas de textos que nadie se lee.

8. Prevé un par de breaks

De cambios de ritmo, un chiste, lo que sea que haga que el público mantenga la atención. En algunas Conferencias a las que he asistido últimamente, los ponentes se ponen de acuerdo para introducir “morcillas” en su discurso. Una morcilla es una frase o estribillo conocido, normalmente un refrán o una canción, que el o la ponente introducen en su presentación como si formara parte de ella. Cuando el público se da cuenta, normalmente hay un murmullo, pero el efecto deseado se consigue: que se mantenga la atención.

9. 10/20/30

Según Guy Kawasaki, ninguna presentación debe tener más de 10 diapositivas, ningún ponente debería estar hablando más de 20 minutos y ninguna fuente utilizada en la presentación debería ser menor de 30 px.

10. No abuses de los efectos

Una fotografía que entra desde la esquina superior izquierda, hace dos saltos mortales y se ubica en la parte inferior derecha de una diapositiva. A tí te parecerá muy bonito, pero es cansino. No demuestra que sabes nada. Poner efectos en las transiciones es darle a un botón. Mejor transiciones limpias y sencillas.

11. Feedback

¿Por qué no preguntarle a tu público? De hecho, no hará falta preguntar nada porque en el volumen y tiempo de aplausos ya llevarás la medida, pero preguntar de manera directa o indirecta, remitiéndoles a un blog, a slideshare o indicando que te remitan sus impresiones a un correo electrónico está bien y te ayudará a seguir mejorando.

12. Innova

¿Conoces Prezi? Es cierto que si se usa mal, las presentaciones de Prezi son conocidas como “las presentaciones saltarinas”, pero bien usada es una herramienta poderosa y espectacular.

Aunque el punto fundamental para que cualquier presentación sea espectacular es la repetición y el ensayo, no los he querido colocar dentro del listado, no por obvios, sino porque son comunes a cualquier objetivo que tengamos.
Una vez un profe me dijo: si sabes que tienes 10 minutos de intervención y sabes que tendrás un público de x personas, que te van a grabar en vídeo y que, quizá llegue a xx personas más, ¿merece o no la pena ensayar mínimamente lo que vas a contar? Yo creo que la respuesta es obvia, ¿no?
Y, por fin, el momento del feedback, ¿qué presentaciones son las que más te gustan? ¿Reconoces algún elemento común a todas ellas?

Fotografía destacada cortesía de Office, con licencia Creative Commons.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Cristina Juesas


Cristina Juesas, también conocida como Maripuchi, trabaja como consultora de comunicación. Organizadora y fundadora del TEDxVitoriaGasteiz. Ha sido presidenta del Toastmasters Club Vitoria-Gasteiz, asociación para mejorar las habilidades comunicativas y de liderazgo y ha sido elegida Directora de División para el curso 2017-2018. Autora de la Guía de usos y estilo en las redes sociales del Gobierno Vasco y coautora de Comunicación de Crisis Online. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual en Vitoria-Gasteiz. Colabora con la Cadena SER en el programa Hoy por Hoy Vitoria en una sección sobre nuevas tecnologías.