La capital del Reino Unido siempre está de moda. Es una de las ciudades del mundo de visita obligada y hoy en día con las ofertas de vuelos low cost ¡no hay excusa para no conocerla!
Puedes vivir en ella durante años como en mi caso y que nunca deje de sorprenderte, pero también es accesible y se puede visitar lo básico en tres días (eso sí, cayendo rendido por las noches…).
Para los que vayáis por primera vez o tengáis poco tiempo, os dejo una lista de los doce sitios (sin incluir los museos, que os los comentaré pronto) que en mi opinión ¡no os podéis perder!

1. Houses of Parliament

En primerísimo lugar porque para mí es lo más emblemático de la ciudad. Un edificio precioso e imponente en el que además se cocina la democracia. Por fuera y desde el río es una vista impresionante, tanto de día como de noche (la iluminación es simplemente perfecta). Pero además con paciencia y planificación se puede visitar el interior, bien la cámara de los comunes y presenciar un airado debate parlamentario (totalmente gratis de lunes a jueves, dependiendo de la intensidad del tema a tratar, esperen largas colas…más info aquí. O bien el edificio entero con visitas guiadas incluso en español (75 minutos, unas 15 libras, casi todos los sábados del año y todos los días menos domingos y festivos en verano, infórmense aquí.

Curiosidad: Si vais ( o veis en la tele) a la cámara de los comunes, os sorprenderá su pequeño tamaño, los parlamentarios se sientan prácticamente unos encima de otros y al Gobierno y oposición les separa una distancia mínima, concretamente “dos espaldas de hombre”, esto es para recordarles que guarden las formas y evitar en todo caso el uso de la violencia.

2. Big Ben

Es a Londres lo que la torre Eiffel a Paris, la insignia y la parada obligada, la imagen por excelencia en los souvenirs, el icono de la ciudad. En el momento de su construcción (data de 1834) el reloj de la torre era el más grande del mundo, y hoy en día sigue maravillando a propios y a extraños. No se puede visitar por dentro (¡solamente si eres nacional de Reino Unido y le haces una petición al parlamentario elegido por tu distrito!), pero por fuera y desde las dos orillas del río es espectacular. Está pegado a Houses of Parliament, y muy cerca de las dos siguientes visitas de la lista, así que podéis ver todo en el mismo itinerario.

Curiosidad: Oficialmente Big Ben (“Ben el grande”) es la campana de 13 toneladas que alberga en su interior, ¡no el reloj!

3. Westminster Abbey

Como veis, Westminster es una abadía y no tiene rango aunque si tamaño de catedral. Lo que no impide que sea uno de los sitios donde reside el poderío británico, religioso, político, real, artístico, social… En ella descansan los restos de importantes monarcas de Inglaterra, Irlanda y Escocia, destacando entre ellos los restos de la reina Elisabeth I, la reina virgen que devolvió el esplendor a Inglaterra. También muchas otras grandes personalidades del Reino Unido, si la visitáis podréis honrar la memoria de Dickens, Newton, Darwin, Kipling…
La visita es de pago, pero podéis asistir al oficios totalmente gratis si ademas estás interesados en presenciar una celebración anglicana. Si no os van las misas, también hacen recurrentemente conciertos con admisión gratis (consultarlo en su página).

Curiosidad: ha sido escenario de 16 bodas reales, la más reciente la archiretransmitida de William y Kate. Si sois fans de esta pareja en los alrededores os podéis llevar todo tipo de recuerdos (desde toallas a tazas de té…) con su estampa.

4. London eye

El London Eye, el ojo de Londres, está en la ribera opuesta del río de las tres visitas anteriores, y su silueta está peligrosamente cerca de alcanzar a la del Big Ben como icono de la ciudad, apareciendo desde su construcción como un elemento imprescindible del skyline de la ciudad. También conocida como la noria del milenio, fue la más alta del mundo cuando se hizo allá por el año 2000. Hoy en día es la atracción más visitada de la ciudad ya que en sus 40 minutos de recorrido (parece que está parada, pero es que se recrea en la vueltita…) proporciona unas imponentes vistas de la ciudad. Es caro (unas 20 libras) y hay largas colas para montar, aunque se pueden conseguir packs más económicos de entradas si se saca conjuntamente antes con la de otras atracciones (Museo de cera de Madame Tussaud´s y Acuario). Yo solo recomendaría subir en un día muy despejado, lo cual no está garantizado en esta ciudad…

Curiosidad: Iba a ser un edificio temporal y se hizo como parte de las celebraciones del cambio de milenio, pero su rápida aceptación como icono (y la enorme rentabilidad que proporciona…) le han dado como mínimo otros 25 años contemplando la ciudad.

5. Tower bridge y docklands

Es el puente más conocido de la ciudad y de los más famosos del mundo, aunque hay muchos bonitos, destaca por su altura y decoración y sobretodo por que es levadizo. Todo un emblema del este de la ciudad, ¡tendréis mucha suerte si lo véis levantado! Se puede atravesar gratuitamente o visitar la exhibición de la parte alta, por unas 8 libras. La visita incluye una bonita exposición de los puentes más famosos del mundo, un recorrido por el mecanismo que hace funcionar el puente y sobre todo merecen la pena las preciosas vistas que hay desde sus 42 metros de altura. En la ribera sur del puente se encuentran los Docklands, antiguos almacenes portuarios recuperados para hacer modernas viviendas, merece mucho la pena ver la recuperación de la zona si estáis por ahí. Un comentario a la evolución de los Docklands aquí.

Curiosidad: El Tower bridge es un puente muy protagonista, y es que ha salido en un montón de películas relacionadas con Londres, como La momia, Harry Potter y la Órden del Fénix, Sweeney Todd, El Hombre Lobo o más recientemente en la primera de Sherlock Holmes de Guy Richie.

6. Tower of London

En la ribera norte del Tower bridge se encuentra la Torre de Londres, histórico castillo que ha jugado un papel importantísimo en la historia de la ciudad y de la nación. Fortaleza, hogar de reyes, prisión y el lugar donde se guardan las joyas de la corona británica. Entre sus muros estuvo encerrada la mimísima reina Elisabeth I, una de las reinas más importantes de la historia del país, y también su madre Ana Bolena. Si entráis podéis conocer todo esto y más, y por supuesto tendréis la oportunidad de ver las impresionantes joyas.

Curiosidad: Una antigua leyenda cuenta que si los cuervos que rondan la torre de Londres desaparecen, caerá la torre y con ella la Corona de Inglaterra. Por si acaso, en la torre hay un guardia (un cásico “Befeeter”) dedicado exclusivamente a su cuidado, conocido como Ravenmaster, y que además les tiene que cortar un ala para que no puedan ir muy lejos volando no sea que se cumpla la profecía…

7. San Paul´s Cathedral y la City

La catedral de San Paul es el alma del distrito financiero de la ciudad. Entre enormes rascacielos se alza su cúpula que recuerda a San Pedro en el vaticano. Si para llegar a ella se cruza el puente del milenio, que sale justo de la Tate Modern, la vista es imponente. La catedral de San Paul´s resistió indemne los bombardeos de la segunda guerra mundial, casó a Carlos de Inglaterra y a Diana, enterró a Churchill… Acontecimientos de vital importancia en la historia de la nación. La visita es de pago, pero de nuevo se pueden asistir a oficios y conciertos gratuitamente. Sus alrededores son lo propiamente conocido como “La City”, motor económico de Londres y del mundo, y también al lado está la bolsa de la ciudad, el London Stock Exchange.

Curiosidad: Durante 5 meses la catedral tenido a sus puertas un campamento de “indignados británicos” que ocuparon la plaza de la catedral cuando se les impidió ocupar la bolsa, aunque ha sido recientemente desalojado por la policía. Algunos de los curas rápidamente apoyaron el movimiento y defendieron a sus integrantes. Hasta se oficiaron misas para rezar por los acampados. Incluso uno llegó a decir que si Jesucristo viviera estaría en el campamento y no dentro de la iglesia. Aunque se ha desmontado el campamento, el movimiento no se ha disuelto y sigue con sus actividades, si os queréis informar, aquí.

8. Buckingham Palace

El palacio donde habitan los Royals desde la época victoriana (una gran estatua de la reina Victoria lo atestigua), y la mismísima Queen Elisabeth II, soberana de Reino Unido y de la Commonwealth (si si, también de Canadá, Australia, Jamaica…¡hasta 54 países!), que lleva camino de ostentar el reinado más largo de la historia británica. ¡Este año se celebrarán por todo lo alto sus 60 años como reina! El interior del palacio se puede visitar solo en verano y las estancias seleccionadas que no interfieran en las actividades normales, pero merece la pena ya que es mucho más llamativo por dentro que por fuera. Absolutamente recomendable el cambio de guardia, cada dos días o diariamente en verano a las 11.30, eso sí, ir preparados para la muchedumbre e intentad coger sitio cerca de la verja… Esta ceremonia es un clar ejemplo de cómo los británicos mantienen sus antiguas tradiciones incorporándoles elementos de modernidad.
También merece mucho la pena y está muy cerca el parque que lo rodea St. James Park, las caballerizas y por supuesto el nº1 de Downing Street, donde vive el Prime Minister.

Curiosidad: Fijaos en la bandera que ondea en lo alto del palacio, si es la tradicional Union Jack (tipo ikurriña, azul, roja y blanca), es que no está la reina. Cuando está, izan la Royal Standard, la bandera real de cuatro pabellones. Antes solo la presencia o no de esta segunda bandera indicaba si estaba la reina, pero desde la muerte de Lady Di, la familia real fue muy criticada porque no ondeaba ninguna bandera a media hasta desde el palacio, así que adoptaron esta solución.

9. Trafalgar square

Atravesando desde Buckinham St, Jame´s Park llegareis a Trafalgar Square. Esta grandiosa plaza rememora una de las batallas más importantes que libraron los ingleses, la del cabo Trafalgar en las costas de Cádiz, en la que derrotaron a franceses y españoles. Desde lo alto de la inmensa columna y con cuatro leones a sus pies, nos observa el almirante Nelson, héroe nacional. También en esta plaza se encuentran varias embajadas y la bonita iglesia de St. Martin´s in the Fields, de la que recomiendo visitar su escondida cripta que es una cafetería con exposiciones y conciertos gratuitos a la hora de comer. Se accede por un ascensor.

Curiosidad: Cuenta la leyenda y no seré yo quién lo desmienta, que los leones de la plaza están hechos con el hierro de los cañones de la armada invencible.

10. Oxford y Regent´s street, Picadilly Circus, China Town

Oxford y Regent´s son las calles más comerciales de la ciudad. Personalmente creo que todo lo que se puede encontrar en ellas se puede encontrar hoy en día en el resto mundo, pero aún así merece la pena verlas por lo bonito de sus edificios (especialmente los de Regent´s) y lo original y sorprendente de alguno de sus escaparates. Mención especial a los de Seldfriges en Oxford street, un lujazo. Picadilly es la plaza más famosa de la cuidad, con sus famosos carteles de neón. Alrededor de esta zona se considera el centro de la ciudad y se concentran los clubs de noche con más ambiente.

Curiosidad: La estatua del centro de Picadilly Circus tiene en lo alto una pequeña figurita popularmente conocida como Eros, dios del deseo amoroso, aka Cupido para los romanos. Aunque la intención del escultor fue representar a Anteros, su hermano, dios del amor correspondido, más calmado que su hermano…

11. China Town y Soho

En los alrededores de Picadilly se encuentra el barrio chino, donde se han ido agrupando los numerosos habitante chinos de la ciudad, aunque en la actualidad es una zona más comercial que residencial. En sus calles comer sorprendentes todo tipo de comida asiática, y cosas como calamares naranja fosforito o pato laqueado, eso sí, cualquier parecido con la comida china a la que estáis acostumbrados está descartado…Las calles de al lado del barrio chino son el famoso Soho, la zona de ambiente de la ciudad, lleno de locales de fiesta, cocktelerías y modernos restaurantes es una de las zonas más llamativas de la ciudad.
Estos dos sitios no es que sean imprescindibles si vais muy justos de tiempo, pero están muy de paso y merece la pena aunque sea darse un paseo por la originalidad de sus calles.

Curiosidad: En Londres no han sido siempre tan liberales y “open mind”, y aunque ahora Soho es una zona gay consolidada y respetada, en 1999 hubo un atentado neonazi contra un local del barrio, que además se saldo con dos muertes (relato de la BBC de aquel día)

12. Camden Town

El mercado por excelencia de la ciudad se encuentra en este barrio, en unos antiguos establos. Lo notaréis por las esculturas que hay repartidas por todos lados. Es un sitio extravagante y alternativo aunque últimamente se está convirtiendo un poco en atracción turística y perdiendo en parte la esencia, aunque todavía se pueden encontrar sitios y personas auténticas que encarnan la modernidad londinense. Podéis encontrar prácticamente de todo pero la especialidad es la ropa, nueva y vintage (lo que viene a ser de segunda mano). Yo os recomiendo que no os perdáis una tienda que se llama Ciberdog, que reconoceréis por dos enormes robots que custodian su entrada, allí os haréis una idea de lo extraña que puede ser la escena londinense. También es de resaltar que hay puestos de comida de toda la geografía mundial, y si no sabéis por qué comida decidiros, ¡os insistirán en que la probéis!

Curiosidad: La fallecida cantante de soul Amy Winehouse vivía en el barrio de Camdem, en una bonita casa en el nº30 de Camden Square que hoy se ha convertido en un lugar de peregrinación para sus fans y curiosos en general, que le dejan flores y otros recuerdos (poemas, cigarros o fotos…) para honrar su memoria.

¡Espero que disfrutéis mucho de la visita!

Fotografía destacada cortesía de Arabarra, todos los derechos reservados, con permiso de publicación en este post.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre thatsnotmyr


Myriam es relaciones públicas de una empresa de marketing londinense, además de traductora freelance, y colaboradora de la web de movilidad internacional Deparz.com. Con perfil internacional pero ante todo vitoriana de origen y corazón. Le motivan los viajes, la literatura, la cultura, la música y todo lo que sea ociar en general. Nos irá contando lo que se mueve en la capital británica, y sobre todo ¡lo que le apetezca!