Edward Hopper es uno de los grandes pintores norteamericanos del siglo XX. Retrató como nadie la soledad humana de personas viviendo en una gran urbe o en un entorno de espacios agrarios de la América profunda.
Pintó tanto a hombres como a mujeres en actitudes pensativas, contemplando el panorama, absortos tras un vaso de alcohol o perplejos ante otras soledades.
Activo feminista, dedicó buena parte de su obra a las mujeres, siempre en actitud proactiva, con gran respeto y sin importarle su aspecto personal, con lo que las convirtió en parte importante de la vida y no en un mero objeto decorativo. Todas hacen algo, no “posan”, son seres pensantes y demostró que las amaba.

1. Casa de apartamentos. Óleo. 1923

casa de apartamentos Hopper

2. Mañana en una ciudad. Óleo. 1944

Mañana en una ciudad Hopper

3. Mañana en Cape Cod. Óleo. 1954

Mañana en Cape Cod

4. Mañana en Carolina del Sur. Óleo. 1950

Mañana en Carolina del Sur

5. Mediodía. Óleo. 1949

Mediodía

6. Luz de la ciudad. 1954. Óleo

luz de ciudad

7. Sol de la mañana. 1952. Óleo sobre lienzo

Josephine, su mujer a los 69 años.
Sol de la mañana

8. Girl at sewing machine. Óleo sobre lienzo. 1921

Girl at the sewing machine

9. Girlie show. 1941

Girlie show

10. Verano. 1943. Óleo

Verano

11. Western Motel. Óleo. 1957

western motel hopper

12. Night Windows. Óleo 1928

night windows

Son solo algunos ejemplos del tiempo que se recreó en la figura femenina. Es uno de mis favoritos, sin duda.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Blanca Escudero

Sobre Blanca Escudero


Técnica Publicitaria, aunque nunca quiso ejercer como tal, se dedica a trabajar por vocación para la Administración General del Estado en una Empresa Pública de Investigación y Tecnología, ya que cree firmemente en el Servicio Público como la mejor forma de igualar a la sociedad en su conjunto. Lectora voraz y asidua a cualquier foro de discusión política o social, aún cree que el mundo tiene remedio siempre que no desistamos en seguir el camino hacia Ítaca.