Teniendo en cuenta que la edad media de vida de un español es de 82 años, podemos decir que, con suerte, estoy en el ecuador de mi vida. Puede que me parta un rayo una noche, o un día… y entonces estaré más cerca del final, pero vamos, que la sensación es de que ya he vivido un porrón y espero que me quede otro porrón por delante, aunque pase muy rápido (como hasta ahora), aunque no todo sea bueno (que ojalá lo sea, al menos en su mayor parte)…

Como últimamente estoy en modo reflexivo, pensando mucho sobre la vida, sobre el futuro, sobre lo que quiero y lo que no quiero, sobre esas cosillas que dejamos aparcadas en algún rincón y no retomamos jamás porque no nos gusta pensar en ello, he pensado que igual es buena idea dejar algunos de estos pensamientos para la posteridad. Estos pensamientos no caducan, conviene revisarlos de vez en cuando. Alguna vez llegarás a conclusiones y la mayoría de las veces no llegarás a nada, pero no importa, porque todas las reflexiones que te hagas sobre ti bien estarán. Irá quedando poso de ellas y crecerás…

1. No dar nada por hecho

Nunca nunca nunca nunca nunca (mantra) hay que dar nada por hecho. Nada. No puedes pensar que porque tú piensas algo, el resto de la humanidad te lee el pensamiento.

Si quieres algo, dilo. Si quieres a alguien, díselo.

2. No dejar de hacer lo que te apetezca hacer

Porque no hay nada peor que arrepentirse de no haber hecho algo… cuando ya no tiene solución. Conclusión: si hay algo que quieras hacer, hazlo y hazlo ahora. Casi siempre es mejor tener que pedir perdón que pedir permiso.

3. Abre tu mente

Ábrela, lee, siente, permítete soñar… ¿por qué no?
Sólo no le pasan cosas a quien se cierra a ellas. Para el resto, un mundo está ahí fuera…

“Piensas que nunca te va a pasar, imposible que te suceda a ti, que eres la única persona del mundo a quién jamás ocurrirán esas cosas, y entonces, una por una, empiezan a pasarte todas, igual que le suceden a cualquier otro” (Paul Auster, Diario de invierno)

4. Da más

Hay muchos refranes que aplican en este caso… y todos son ciertos. Quien da, recibe. Si quieres recoger, tienes que sembrar. Y no sólo hay que dar para poder recibir… es que dar, en sí mismo, es una satisfacción.

5. Ama

Es fabuloso. El amor no se agota nunca… Puedes dejar de amar a una persona determinada, pero el amor no se acaba. Tú sigues siendo una fábrica de amor… aprovéchala, porque da muchas satisfacciones.

6. Hay que estar preparado

¿Para qué? Ahhhhh si yo lo supiera… Aquí aplica la clásica frase de abuela: “hay que salir de casa con las bragas conjuntadas”, conjuntadas o no… pero como nunca se sabe lo que va a pasar, pues tienes que estar preparado para lo que sea, como en el punto anterior de abrir la mente… Si estás atento a las señales y preparado, podrás saltar cuando las veas.

7. Nunca dejar de aprender

De aprender lo que sea. Pasamos por temporadas que nos da por cosas: música africana, fotografía, un idioma, un tema concreto… da igual. No importa. Aprender cosas nuevas hace que la mente se agilice y una cosa te llevará a otra… y al final serás más sabio.

8. Nunca pierdas la curiosidad

La curiosidad es lo que nos hace querer saber más de algo. Luego puedes profundizar sobre ese algo (y nos iríamos al punto anterior) o no, dejarlo ahí y quedarte casi como estabas. Hay que ser curioso porque es la única forma en que vamos a avanzar y no sólo me refiero a saber más sobre temas… también aplica en el caso de las relaciones personales.

9. Aprende a leer entre líneas

Es complejo, pero merece la pena dedicar un poco de tiempo a pensar y descubrir qué nos quiere decir exactamente quien nos habla o a quien leemos. ¿Nos dice lo que nos ha parecido que nos dice? ¿Hay algo más? … y casi siempre hay, no algo, mucho más…
También hay que decir que esto es un superpoder, así que si eres capaz de leer entre líneas, aunque no sea siempre, te tienes que sentir afortunado. Pero es un poder que se puede adquirir y practicar.

10. Deja un poco de tiempo para ti

Tan importante como cuidar de los tuyos es cuidar de ti mismo. No me refiero sólo a cuidar el cuerpo, que también… Un poco de tiempo para estar a solas contigo mismo, con tus pensamientos, es imprescindible para tu integridad mental y estar a gusto contigo es el primer paso para estarlo con el mundo que te rodea.

11. Haz cosas solo

Además de lo anterior, que es el momento de pensar, hay que reservar tiempo para hacer algo por uno mismo. Dar un paseo, tomar un café con amigos, alguna actividad que te apetezca, quizá un viaje… Que tu vida sea algo más que del trabajo a casa y de casa al trabajo.

12. ¿He dicho ya aprovecha el momento?

Pues tanto si lo he dicho como si no, aprovéchalo. Momento que se va, momento que se pierde… tal vez para siempre. Podría poner mil símiles, la puesta de sol sucede cada día y cada día es diferente… pero piensa que te puedes quedar ciego y dejar de verla… Sí, es dramático, pero es que es así.


Dicho lo cual, voy a volverme a mi ovillo un rato. No puedo decir que lo anterior sean consejos, sólo reflexiones que he estado teniendo en los últimos tiempos y que aplican en esta etapa de mi vida… que coincide con mis 41… En otro momento podrían ser otras, pero se acercarían bastante, seguro, a lo que acabo de escribir.

Foto vía Shutterstock.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Cristina Juesas


Cristina Juesas, también conocida como Maripuchi, trabaja como consultora de comunicación. Organizadora y fundadora del TEDxVitoriaGasteiz. Ha sido presidenta del Toastmasters Club Vitoria-Gasteiz, asociación para mejorar las habilidades comunicativas y de liderazgo y ha sido elegida Directora de División para el curso 2017-2018. Autora de la Guía de usos y estilo en las redes sociales del Gobierno Vasco y coautora de Comunicación de Crisis Online. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual en Vitoria-Gasteiz. Colabora con la Cadena SER en el programa Hoy por Hoy Vitoria en una sección sobre nuevas tecnologías.