Aún faltan unos meses para que comience la segunda parte de la séptima (y última) temporada de Mad Men.
Mad Men es una serie ambientada en los años 60 en una agencia de publicidad de Nueva York y, en concreto, en la vida de uno de sus más brillantes ejecutivos y en las personas que le rodean: su familia, sus compañeros de trabajo… sus amantes… y su misterioso pasado.
Varios Emmys y Globos de Oro avalan la trayectoria de esta serie y si aún no te has decidido a verla, aquí te dejo varias razones para animarte:

1. Por Don Draper

Como pasa últimamente con todos los héroes televisivos, Don Draper es un personaje complejo y con muchos recovecos y mucha vida interior… y exterior. Parece el hombre perfecto: guapo, sumamente atractivo, en la cima de su carrera profesional, con una familia estupenda, una mujer de bandera… Pero tiene un lado muy oscuro: roza el alcoholismo, es mujeriego… el clásico “sobrao” y sin embargo, ese algo, ese ying yang le humaniza y le acerca a todos: ellos quieren ser él y ellas quieren… en fin, queremos a Don.

2. Por los años 60

Mad Men recrea los años 60 de una forma pocas veces vista en la televisión. Nada de Doris Day ni Jerry Lee Lewis. Se fuma. Mucho. Se bebe mucho también. Se ve el papel de la mujer y cómo cambia a lo largo de la década. Vemos los acontecimientos importantes del momento y cómo se vivieron: los conflictos bélicos, los asesinatos de los hermanos Kennedy o Martin Luther King. Como es hoy el mundo, se fraguó entonces. Cómo va variando el papel social de la mujer, de los homosexuales, de los negros…

3. Por la estética

Espectacular Dirección de Arte. Aplausos.
Los decorados, el vestuario (todo, el de ellas y el de ellos)… esos vestidos, esos zapatos, esos sombreros y tocados… los peinados, maquillaje… Hasta los sujetadores que ellas llevan al principio de la serie (primeros 60) que dan esa forma tan peculiar al pecho.
Los coches, las botellas, los paquetes de tabaco, la comida… Todo TODO está perfecto.

4. Por la música

¿Y qué decir de la banda sonora? Un repaso (acertado) por las canciones que marcaron, año a año, los 60… desde Dusty Springfield o Gillian Hills, pasando por crooners varios… la psicodelia… hasta Waylon Jennings tiene su sitio…

5. Por la evolución de una oficina

Desde la pradera con cuatro despachos para los jefazos, papeles por todas partes y mucha luz al antro compartimentado para los curritos en que se va convirtiendo a medida que transcurre la década. Vamos viendo cómo se trabaja: papel, máquinas de escribir… ¡un ordenador!… los teléfonos…

6. Por el tabaco y el alcohol

Porque pese a lo que nos ha tratado de vender el cine de los últimos 40 años, una cosa es lo que nos vendían y otra muy distinta la realidad. La realidad es que en Estados Unidos se fuma y se bebe y en los 60, como en todas partes, se fumaba mucho y en todas partes.

7. Por otros vicios…

Los señores les ponían los cuernos a las señoras sin ningún tipo de rubor. Las señoras también hacían sus pinitos… pero mucho menos, claro… aunque conforme avanza la década ya vemos homosexualidad más o menos abierta, ¡hasta un trío!

8. Por el guion

Todo lo anterior pasa por un guion casi perfecto, con diálogos brillantes y silencios elocuentes, la música justa. Escenas impecablemente compuestas. Nada es casual y poco a poco te ves atrapado en un universo que conoces bien pero que te lo están contando de una manera que no esperabas.

9. Por el mundillo de la publicidad

¿A quién no le suenan campañas publicitarias míticas? ¿Lucky Strike, Avon, Ponds…?
Pero también tiene su puntito histórico: irrupción de la televisión, la forma de hacer los storyboards, de tener reuniones comerciales… todo ha cambiado muuuucho.

10. Sabrás lo que es oscilar entre odiar a uno u otro personaje

No hay un solo personaje que no llegue a despertarte amor y odio y no en el mismo momento. En esta serie, como en la vida misma, las personas son duales y no sólo el protagonista. Todos tienen un punto que les hace adorarles y otro en que les matarías.

11. Por el magnífico elenco

Todo el plantel de actores está magnífico. Desde los que tienen más protagonismo hasta los más secundarios. Empezando por los socios, los compañeros de trabajo, las mujeres/maridos, más secundarios, los hijos. Todos están impecables.
Mención especial para Christina Hendricks, January Jones (que se come la cámara), Kiernan Shipka (espectacular… si sigue así, lo de esta niña va a ser muy fuerte), John Slattery (qué humor… qué humor…), Robert Morse (el final de la primera parte de la 7ª temporada es apoteósico) y Elisabeth Moss, capaz de transmitir con media mirada más que muchos con todo su cuerpo…

12. Por Jon Hamm

Y sobre todos ellos, brillando, Jon Hamm, aka Don Draper. Sencillamente perfecto. El físico perfecto, la voz perfecta, las maneras perfectas… ains…

¿Cuáles son tus razones para haber visto Mad Men? ¿Qué es lo que más ha gustado (hasta ahora) de la serie?

La foto destacada es un cartel promocional de la serie.



Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Cristina Juesas


Cristina Juesas, también conocida como Maripuchi, trabaja como consultora de comunicación. Organizadora y fundadora del TEDxVitoriaGasteiz. Ha sido presidenta del Toastmasters Club Vitoria-Gasteiz, asociación para mejorar las habilidades comunicativas y de liderazgo y ha sido elegida Directora de División para el curso 2017-2018. Autora de la Guía de usos y estilo en las redes sociales del Gobierno Vasco y coautora de Comunicación de Crisis Online. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual en Vitoria-Gasteiz. Colabora con la Cadena SER en el programa Hoy por Hoy Vitoria en una sección sobre nuevas tecnologías.