Quien salva una vida salva al mundo entero.

La cercanía histórica a un acontecimiento hace que sea más conocido pues siempre hay alguien que conoce a alguien que… El tiempo pasa de forma inexorable y los hechos históricos se van desvaneciendo y cayendo en el olvido. Es ley de vida y está bien que sea así, pero hay cosas que no debemos consentir que se olviden.
Para ello, para mantener viva la memoria, hay libros, hay documentales, hay fotografías y… hay películas.

La Lista de Schindler es una película del año 1993. Dirigida por Steven Spielberg y guionizada por Steven Zaillian. Según apuntan profesores de secundaria, la película tiene ya tiempo suficiente (21 años) como para que más del 95% del alumnado no haya oído hablar de ella y, por supuesto, a esa edad nadie la ha visto.

Esto me ha llevado a pensar que si los chavales de 14 a 20 años no han visto La Lista de Schindler, seguramente tampoco habrán visto La Caja de Música, Europa Europa, Amen, El Pianista, El Puente sobre el río Kwai o La zona gris, por mencionar algunas películas que tratan de uno u otro modo la II Guerra Mundial. ¿Es grave? Yo creo que sí. Creo que en una cultura audiovisual como la nuestra, el hecho de no contar con referencias sobre un tema determinado te deja huérfano de ese tema. Hay cosas que no se pueden aprender con un capítulo (a lo sumo) del libro de Historia Contemporánea.

Así que si no habéis visto La Lista de Schindler os voy a dar doce razones para verla. Sin excusa:

1. La Historia

La Segunda Guerra Mundial no sucedió porque sí. Fue el desenlace (trágico) de un montón de cosas que pasaron en las cuatro primeras décadas del siglo XX. Conviene revisitar la Historia para aprender de los errores y que no se vuelva a repetir. Esta frase, aunque manida, no es sino una verdad irrefutable.
Últimamente estamos asistiendo a un cúmulo de sucesos que, de no ser atajados, no nos van a llevar a buen puerto… y, si bien La Lista de Schindler no es la única película que podemos ver para comprender el Holocausto, es una de las que mejor lo ha retratado: con rigor, con crudeza (sin regodearse en el sadismo), y desde el punto de vista de los supervivientes.

2. Oskar Schindler

Hay miles de historias alrededor de la Segunda Guerra Mundial. Miles. La del señor Schindler es una historia más. Con luces y con sombras. Al fin y al cabo, se trata de un nazi que hace negocios aprovechándose de la mano de obra (casi) esclava de los judíos… Gracias a su trato con los altos oficiales de las SS termina deduciendo lo obvio: que los “tratamientos especiales” para los judíos son su exterminio y decide comprar judío por judío sus vidas, para que trabajen para él y, así, les salva la vida.
Es una historia más, como digo… pero es una historia de esperanza…

3. Blanco y negro

El hecho de que la película esté rodada casi por completo en blanco y negro hace que, por momentos, pienses que estás viendo un documental. Hay varias escenas en las que parece más documental que película, de hecho. Pero no. Todas las escenas del gueto, de los campos de concentración y de la fábrica están rodadas.
Efectivamente, Spielberg, que consiguió permiso para rodar en Auswitz, prefirió no hacerlo por respeto a la memoria de los que allí murieron y construyó una réplica justo al lado del emplazamiento real.

4. La niña del abrigo rojo

Pasarán años y recordarás vagamente de qué va todo. Otra peli de nazis.. otra peli sobre la IIGM, otra peli sobre el Holocausto… pero tendrás una imagen muy viva de la niña del abrigo rojo, el único color que se ve en todo el film.
Una niña, una insignificante niña perdida entre la muchedumbre que corre sin rumbo sin que nadie la vea…
Parece que Spielberg quiso simbolizar que pese a que el Holocausto era conocido entre los aliados, nadie hizo nada hasta que fue demasiado tarde. No lo sé. La niña sale varias veces a lo largo de la película, sobre todo, en la matanza del gueto de Cracovia… y después…

niña del abrigo rojo

5. Premios

En el 93 se alzó con nada menos que 7 Óscars y estuvo nominada a otros cinco.
Mejor película, mejor dirección, mejor guion adaptado, mejor fotografía, mejor montaje, mejor banda sonora y mejor dirección artística.
No se llevaron la estatuilla a casa ni Liam Neeson ni Ralph Fiennes… Aunque también hay que decir que el primero competía con Tom Hanks, que se lo llevó inmerecidamente por Philadelphia y con el que, a mi juicio, se lo tenía que haber llevado aquel año: un imponente Daniel Day-Lewis por En el nombre del padre.
Tampoco Fiennes lo tuvo fácil. Se lo arrebató Tommy Lee Jones por El Fugitivo… aunque también el papel de Pete Postlethwaite en En el nombre del padre… En fin… año de cine como pocos…
Otras pelis de aquel año: El piano, La edad de la inocencia, Vidas cruzadas, Lo que queda del día… o Belle Epoque 😉

6. Dirección

Steven Spielberg es una leyenda viva del cine.
Es el padre, junto con su colega y sin embargo amigo, George Lucas, de dos de las sagas más populares de la historia: Star Wars e Indiana Jones y, en solitario, de algunas más… Parque Jurásico (las dos primeras las dirigió él y el resto las produjo), Tiburón…
De una u otra forma, está detrás de muchas de las películas que han marcado un tiempo: E.T. el extraterrestre, los Goonies, Encuentros en la tercera fase, Gremlins, El secreto de la pirámide, El imperio del sol, Regreso al futuro, Men in Black… y las ya mencionadas.
Decir Spielberg es decir cine, es decir entretenimiento.

7. Fotografía

Janusz Kamisnki emigró a EEUU con 21 años cuando Jaruzelski impuso en Polonia la ley marcial. Allí estudió Artes en la Universidad de Columbia en Chicago. Spielberg y él se descubrieron en esta película y no han dejado de trabajar juntos.
Un Director de fotografía es la mano derecha del Director de la película. Colabora estrechamente en las decisiones respecto a la iluminación, ópticas, encuadre y composición, texturas, etc.

El trabajo que hace en La Lista de Schindler es impresionante. Como ya he comentado antes, hace pasar por un documental de época escenas de una película del añao 93.

8. Banda sonora

Todos tenemos en mente montones de bandas sonoras de John Williams y casi todas ellas características y no se parecen entre sí (cosa que les pasa a otros, que vista una, vistas todas): Indiana Jones, Tiburón, Star Wars, Superman, El Violinista en el tejado -esta, musical-, el Imperio del Sol, JFK, Parque Jurásico… y largo etcétera.

Williams, como Spielberg, es una leyenda viva del séptimo arte. Capaz de musicar cualquier emoción y la banda sonora de La Lista de Schindler no podía ser menos y está a la altura. Intimista y emocional, que no sentimental y capaz de darle vida al horror que estamos presenciando.

Ganó todos los premios a los que optó aquel año. Y, además, contó con Itzhak Perlman, uno de los grandes violinistas de nuestro tiempo.

9. Liam Neeson

Neeson es de esos actores que no llaman la atención pero que cuentan con un buen puñado de grandes películas en su currículum. Cuando encarnó a Oskar Schindler ya era un actor consagrado, aunque más conocido por su papeles secundarios.
En esta película consigue manejar la transformación de su personaje de una forma tan sutil que sólo la aprecias cuando llega el final de la cinta.

LiamNeeson-OskarSchindler

10. Ralph Fiennes

El británico Fiennes se dio a conocer para el gran público gracias a su soberbia e impactante interpretación del nazi Amon Göth, cruel y sin alma, papel para el que llegó a engordar 15 kilos.
No hay un solo segundo de la película que no le odies a muerte hasta la náusea.

RalphFiennes-AmonGoeth

11. Reparto

Aunque los personajes de Helen Hirsh (Embeth Davidtz) o Itzhak Stern (Ben Kingsley) sobresalen con respecto a los del resto de judíos en la película (no olvidemos que en esencia trata de Oskar Schindler), todas las interpretaciones secundarias son espléndidas.
A destacar Miri Fabian y Anna Mucha como Chaja y Danka Dresner, madre e hija que luchan por no separarse… Bueno, supongo que aquí cada uno tiene sus preferencias…

12. Final

Todos sabemos cómo acabó la Segunda Guerra Mundial. Los alemanes firmaron su rendición y los aliados se pasearon por los países rendidos “liberando” prisioneros.
Cuando estás metido en la película y se termina la historia esperas que suceda lo que sucede: que Oskar Schindler huye y sus obreros le ayudan… esperas un The End… Sin embargo, en una genialidad, volvemos al color y vemos cómo los actores, de la mano con los obreros de Schindler supervivientes rinden homenaje a quien ha sido considerado como “Hombre Justo entre las Naciones“.



Poco más puedo añadir llegados a este punto.
La sensación que te queda tras haber terminado la película es la de querer saber más. Más sobre cada una de las personas que sobrevivieron a aquel horror. Pocas veces unos hechos reales trasladados a la gran pantalla fueron tan reales.

http://youtu.be/wsIQIPmiAuc


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Cristina Juesas


Cristina Juesas, también conocida como Maripuchi, trabaja como consultora de comunicación. Organizadora y fundadora del TEDxVitoriaGasteiz. Ha sido presidenta del Toastmasters Club Vitoria-Gasteiz, asociación para mejorar las habilidades comunicativas y de liderazgo y ha sido elegida Directora de División para el curso 2017-2018. Autora de la Guía de usos y estilo en las redes sociales del Gobierno Vasco y coautora de Comunicación de Crisis Online. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual en Vitoria-Gasteiz. Colabora con la Cadena SER en el programa Hoy por Hoy Vitoria en una sección sobre nuevas tecnologías.