Dentro de mi trabajo de manager, me he enfrentado infinidad de veces a gente que se quiere ir de la compañía. Siempre me interesó en ver porqué se quieren ir ya que muchas veces es evitable (si realmente la persona lo amerita)

Me sorprendí con muchas respuestas, porque uno creería que el principal factor es el salario, si bien es determinante, no es un driver estrictamente fuerte, la motivación de la persona en sus tareas diarias terminan siendo mucho más fuertes.

Google por ejemplo, no paga grandes salarios, pero los ingenieros de todo el mundo matan por formar parte de la elite que está cambiando al mundo tecnológicamente. Es una gran manera de decir acá está mi legado.

Esta es una recolección de una docena de razones por las cuales la gente deja su trabajo.

1. Falta de Coaching

Hay proyectos en donde se está ajustadísimo y estamos desesperados porque entre Cachito quien va a tomar la posición de desarrollador que tanto hemos esperado. Cachito entra por la puerta el primer día, lo agarran de una oreja, lo sientan, le dicen cuál es su usuario y password y le dicen, acá tenés, ponete a programar.

La falta de orientación de qué hay que hacer, para qué hay que hacer eso, quienes son los referentes, cómo son los procesos internos, cómo hago las cosas, a quién le pido ayuda y un sinnúmero de incógnitas que dejan a la persona nueva a la deriva.

Hay personalidades que sobreviven, hay otras que simplemente no. Hay gente que requiere cierto orden y estructura mental para poder ser eficiente o bien para sentirse respaldado. Proveer de esta estructura es crucial para que la gente no se sienta desorientada y ante ese sentimiento, quiera irse.

2. Sin visibilidad de plan de carrera

Hay personas que quieren crecer profesionalmente. Quieren crecer mucho. Ven como la empresa está bien preparada para estar unos 3 años, un crecimiento razonable ya sea en responsabilidades como en salario, pero más allá de los 3 años, todo el mundo parece estar haciendo lo mismo.

Esto es un síntoma de que la gente que quiere más, vea que la misma empresa le está poniendo la traba a su crecimiento personal. Moraleja, cuando siente que llegó a su techo o no ve opciones para seguir creciendo, abandona su trabajo (totalmente desmotivado, aparte).

3. Salario

Cuando la persona con lo que le estamos pagando, no llega a cubrir su mínimo de gastos, no hay motivación que alcance. Va a buscar otras opciones para poder pagar sus cuentas. Es complejo hacer excepciones, pero a veces, tenemos que ser creativos, si tenemos presupuesto disponible.

4. Nido de víboras

Esto pasa en corporaciones más grandes, en donde nos encontramos con gente muy trepadora y nosotros venimos de un ámbito más de empresa familiar o de empresa chica, en donde se conocen todos y se ayudan todos.

Cuando uno se siente cómodo en el hábitat de empresa chica, cuando empieza a toparse con trepadores no solamente sale totalmente de la zona de confort sino que mucha gente no lo soporta. No puede con la presión y terminan yéndose de la empresa y volver a un ámbito más pequeño.

5. Aburrimiento

Esto es terrible. Cuando tenemos a la gente haciendo algo aburrido por mucho tiempo y no le damos ni indicios que le vamos a dar nuevas responsabilidades, primero te va a sentar y te va a decir que si no le das otra cosa para hacer, se va y si no ve respuestas pronto, se va a terminar yendo.

Actuar con alguna contraoferta ahí es también peligroso, porque te van a decir que solamente le das algo porque no encontrás a ningún otro idiota que quiera hacer ese monótono trabajo.

6. Nuevas oportunidades en otro lado

Este caso es complejo. Sucede con la gente que quiere hacer un buen plan de carrera. Imaginemos que nosotros tenemos a cargo a una persona con mucho potencial y vemos que en un año podría estar ocupando el puesto A. Nosotros sabemos internamente, que le falta ese año de experiencia y que ponerlo ahora en el puesto A es quemarlo.

Pero, de afuera, le ofrecen el puesto A ahora. Entonces esta persona te dice, que en tu empresa tiene que esperar un año y en otro lado se lo dan ya. Ofrecerle A ahora es agregar riesgo donde antes no lo tenías y aparte, te implica hacer muchísimo más seguimiento. Por otro lado sabés que pasado mañana te puede decir esa misma persona que le ofrecieron el puesto B que vos lo habías planeado de acá a 3 años.

Yo por lo general, trato de explicar qué cosas le faltan a la persona para poder ocupar el puesto A, qué plan tenía yo para que lo consiga en ese año y dar un poco más de visibilidad a largo plazo. Si así y todo la persona insiste con que está preparada, no vas a tener forma de retenerla y se va a ir.

7. Independización

Esto también es complejo. Es cuando un empleado tuyo, directamente se pone su propio emprendimiento. No hay manera que lo convenzas que no lo haga. Los emprendedores no quieren volver para atrás.

8. Empresas nuevas de moda

Esto no suele pasar en todos lados, pero si es algo que vi. Algunas empresas multinacionales, por ejemplo quieren hacer base, digamos en Curitiva (Brasil) y para ganar gente rápidamente, ofrecen salarios estúpidamente altos con respecto a la competencia y no siempre para hacer cosas divertidas.

Suelen captar una población joven que no le interesa el largo plazo sino tener dinero ya para poder salir a la noche a tomar caña. Es realmente complejo convencerlos de que se queden. Lo que si pasa, es que luego que probaron el dulce, se dan cuenta que es aburrido, quieren volver.

9. No te da el tiempo para estudiar

Dentro de las empresas hay muchos estudiantes. Si nosotros ponemos a los estudiantes de un proyecto incendiado a otro proyecto que está incendiado, haciéndolos trabajar 12hs por día o bien mandandolos a otras locaciones es probable que decidan dar un paso al costado para terminar con la universidad.

Esto suele pasar con los jóvenes que son promesa y que son dedicados. Hay que ser cuidadoso en cómo manejamos la asignación de estas personas ya que a todo el mundo le conviene que esté graduado.

10. Motivación

Uno de los puntos más importantes. Imaginemos que tenemos una persona que sabe de muchas cosas, sabe de A, B, C, D y E. Esta persona es fanática de utilizar A en sus proyectos; a su vez, hay muchísima escasez de personas que sepan E y obviamente, hay demanda de gente que sepa E.

Qué sucede, lo terminamos poniendo en proyectos que requieren conocimiento de E con la promesa que lo vamos a cambiar a otro que tenga A en el corto plazo.

Es complejo salir del círculo vicioso que nosotros creamos, pero prestemos muchísima atención a qué quiere hacer la gente. Hablen con ellos y sepan qué quieren y qué les gusta. Sean flexibles con las asignaciones, tener a una persona motivada con lo que hace, rinde infinidad de veces más que alguien sin motivación.

Por otro lado, la persona sin motivación, se termina yendo a buscar otros rumbos en donde saber A sea importante.

11. Odias a tu manager

Este es el más terrible. Muchísima gente se va de la empresa simplemente porque cree que su jefe es un inoperante. No ve que pueda aprender de esa persona y no ve que esa persona vaya a cambiar.

Me ha pasado a mi como empleado de tener managers que simplemente no entendía qué era lo que querían que haga. Un pésimo manejo del personal, ya sea por medio de agresiones verbales o directamente siendo unos campeones de la desorganización, llegan a generar repelencia en el resto de los normales.

Retener a esta persona, es una de las más fáciles, simplemente la ponés a trabajar con otro manager que esté más acorde a los intereses y esa persona se queda. Ni siquiera te cuesta dinero.

Obviamente, la empresa tiene que tener infraestructura organizativa como para poder operar estos cambios. Si esto sucede en una empresa de 15 personas, no hay vuelta atrás.

12. La empresa en la que trabajas es una mierda

Esto es básicamente cuando todo es un horror. No hay planes de carrera, se cambian las asignaciones cada 10 minutos, no hay visibilidad de qué estamos haciendo y para qué, sos solamente un número, se te pide que trabajes mil horas y sabés que es innecesario, no podés aprender de nadie y tus superiores no tienen los mismos códigos de ética que tenés vos.

Un cocktel horroroso para que uno diga internamente “Qué estoy haciendo acá!” y salga corriendo.


La gente se va por muchos motivos, hay veces que vamos a poder accionar y hay veces que no. Lo que no falla jamás con la retención de la gente es verla venir. Cuando uno habla con la gente que tiene abajo, se interesa por lo que quiere hacer y le da oportunidades, esa gente se te convierte en incondicional y te quiere acompañar en todo el proceso.

Cuando por otro lado uno puede enseñar a los que están debajo suyo también van a seguirlos porque sienten que tienen un líder. Una persona que los guiará dentro del crecimiento profesional. Alguien que los saque de la zona de confort para hacerlos crecer y quieran quedarse ahí para siempre. El management, es muchas veces eso. Esa infinidad de tareas invisibles que lo que suelen hacer es evitar que otras cosas pasen.



Imagen destacada cortesía de mjtmail (tiggy) bajo licencia Creative Commons.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Diego Varela


IT Program Manager hace algunos años y trabaja en operaciones hace tantos otros. Hice cualquier cosa en el mundo IT, desde programar, testear, administrar bases de datos, administrar servidores y analizar requerimientos por más de 18+ años. Argentino en muy buena ley, aunque he vivido por acá y allá. Los recepcionistas de los hoteles ya me reconocen de la frecuencias que tienen mis viajes.