Para todos aquellos a los que nos gusta la historia, el nombre de Jerusalem (en hebreo יְרוּשָׁלַיִם Yerushaláyim; en árabe القُدس al-Quds) es algo que retumba en nuestras cabezas y está entre nuestros primeros “To Go”.

No por nada está considerada como una de las primeras ciudades con vida comunitaria de la historia de la humanidad.

Sin embargo, ser declarada sagrada por las 3 religiones monoteístas hace que un viaje a Israel sea algo que no se pueda planificar en un fin de semana. El país, a pesar de tener innumerables atractivos turísticos además de Jerusalem (Mar Muerto, Eilat, Haifa, Nazareth, Tel Aviv, etc.), está envuelto permanentemente un entorno geo socio político que dificulta, y a veces anula, las intenciones de más de un viajero.

Paradójico es saber luego de la sangre derramada por y dentro de esta ciudad, que el nombre Jerusalem signifique “Casa de la Paz”.

Esta Semana Santa, pude marcar la casilla de “Visitada” en la capital de Israel y esta es la lista de las cosas que si tienes la posibilidad de ir; creo que no te deberías perder de esta ciudad milenaria.

1. El muro de las lamentaciones – Western Wall

Envuelto en una mística especial como pocos lugares del mundo, el Muro de las Lamentaciones ó Western Wall ó Kotel, es EL lugar sagrado del judaísmo. Al igual que La Meca para los musulmanes, es un lugar de peregrinación casi obligada al menos una vez en la vida para los practicantes.
Ir un viernes por la tarde antes del Shabbath y simplemente quedarse en silencio escuchando el rezo es una experiencia que (seas religioso o no) conmueve hasta las lágrimas.
Para cumplir con el rito de dejar tus pedidos en el muro, aunque no es obligatorio, es recomendable cubrirse la cabeza con una kippah (si eres hombre) y con un pañuelo si eres mujer.
Es de destacar que los sectores de hombres y mujeres están separados físicamente por una especie de biombo alto, y que las fotos a las personas que están rezando no son del todo bien recibidas.

2. Los túneles del muro

El muro de las lamentaciones (o Muro de los lamentos) se llama así en castellano porque según cuenta la historia, una vez tomada Jerusalem por los romanos, el emperador Tito dejó solo ese trozo de muro de lo que era el Segundo Templo de Jerusalem para que los judíos tomasen conciencia de la superioridad romana.
Como decía, lo que se ve del muro, es solo una ínfima parte (60 metros) de lo que era el muro de contención del Templo de Jerusalem.
Desde el mismo momento de la instauración del nuevo estado de Israel, comenzaron las excavaciones por debajo del cuadrante musulmán. Por un precio de 25 NIS (Y desde el año 1996 se pueden visitar con la presencia de un guía, más de 2000 metros de pasajes y galerías que te harán viajar automáticamente en el tiempo.
Si tienes pensado ir en época fuerte de turismo, es mejor que reserves tu entrada antes de viajar porque las entradas son muy limitadas.

3. Domo de la Roca

Emplazada en la Explanada de las Mezquitas, el Domo de la Roca es, después de la Meca, el lugar más sagrado del mundo para los musulmanes.
Cuenta el Corám que desde una roca que se encuentra ahora en el interior del edificio, Mahoma ascendió al cielo con el Arcángel Gabriel.
Sin embargo, en este exacto punto también se encuentra el principio del mundo para la religión judía, debido a que allí se encontraba la sala sagrada del Templo de Jerusalém hasta que la ciudad fue tomada por los musulmanes.
Entrar a la explanada de las mezquitas te puede llegar a costar más que ingresar al Pentágono. De las 4 puertas habilitadas, 3 son sólo para musulmanes. Sólo te dejarán pasar de 7:30 a 11:00 horas por la puerta que se encuentra en el puente al lado del Muro de las Lamentaciones. Y previo cacheo y control de 3 puestos militares. Además, para evitarse posibles negativas de ingreso y problemas dentro de la explanada, te recomiendo tener en cuenta las siguientes cosas:

  • Debes llevar pantalón largo los hombres y faldas largas o pantalones (holgados) las mujeres.
  • Hombros cubiertos.
  • Pelo tapado (las mujeres).
  • Dentro de la explanada no están permitidas las demostraciones de afecto. Ni abrazos, ni besos están permitidos.
  • Obviamente no se permite gritar ni hablar en voz alta.
  • Y ni lo intentes. La entrada al Domo está sólo permitida a religiosos musulmanes de alto rango.
  • No están permitidas las fotos a las personas que se encuentran rezando.

4. Vía Dolorosa

Según los Evangelios, es el itinerario que siguió Jesús cargando la cruz por la vieja ciudad de Jerusalem. Hoy en día, consta de 15 estaciones o paradas de las cuales 9 discurren por las calles y pasillos del actual soko entre el cuadrante musulmán y el cristiano de la ciudad.
Las otras restantes, están dentro de la Basílica del Santo Sepulcro.
Algunas estaciones se encuentran hoy en día dentro de iglesias o espacios cerrados, mientras que otras son sólo puntos marcados en el trayecto.
En las épocas de peregrinaje es mejor evitar este trayecto ya que realizar el recorrido de poco menos de un kilómetro te puede llevar un día entero.

Via Dolorosa - Jerusalen

5. Basílica del Santo Sepulcro

Es el punto donde termina el recorrido de la Vía Dolorosa. Custodiada por diversas confesiones cristianas (católicos apostólicos, ortodoxos y ortodoxos armenios); es quizá el lugar más sagrado para el cristianismo ya que en su interior (no más grande que una iglesia pequeña de ciudad), están el sepulcro de Jesús, el monte Calvario o Gólgota (donde murió), la piedra donde fue ungido antes de ser sepultado y el aljibe donde fue encontrada su cruz.
Tanto el calvario (lugar de crucifixión) como la piedra de la unción son espacios especialmente emocionantes. En el primero, luego de hacer algún tiempo de cola, puedes introducir la mano por un orificio y tocar la piedra donde según el Evangelio estaba emplazada la cruz de Jesús en el momento de su muerte. El segundo espacio es quizá más especial. Se trata de la piedra donde prepararon el cuerpo de Jesús para su sepultura, y donde hoy la gente lleva todo tipo de objetos para bendecir. Personas completamente embriagadas por la emoción se tiran literalmente encima de la piedra con la intención y la fe de curarse de enfermedades o dolencias.

6. Yad Vashem – Museo del Holocausto

Todos aquellos que alguna vez dudaron de la veracidad y la magnitud del exterminio de los judíos por parte de los nazis, deberían visitar este museo.
La sala de los nombres ya de por si, vale la visita.

7. Soko

Hoy, la ciudad vieja de Jerusalem está casi “tomada” por el soko. Platería, cerámica, souvenirs, velos, zumos naturales, kebab (los originales) y platos de humus. Todo se puede encontrar en los interminables pasillos que cubren principalmente el cuadrante musulmán. Si tienes tiempo, te recomiendo entrar por la puerta de Damasco y dejarte perder sin rumbo.

8. Monte de los Olivos

A las afueras de la ciudad vieja y después de un viaje en taxi de un poco menos de 10 minutos, puedes llegar al monte de los olivos.
Además de ser un cementerio judío desde el principio de los días, se dice que era el lugar desde donde profetizaba Jesús. Hoy, es un lugar donde se encuentran muchas iglesias importantes como la Iglesia ortodoxa rusa de María Magdalena. Pero quizá es la impresionante vista panorámica que ofrece de Jerusalem lo que más llama la atención a los visitantes.

9. Mamila Shopping

Saliendo de la ciudad amurallada por la puerta de Jaffa, apenas cruzando la calle, podemos hacer un viaje en el tiempo. En este caso, al futuro. Un centro comercial a cielo abierto que funciona también como galería de arte, es un símbolo del status y nivel de vida de una parte de Jerusalem. Lleno de marcas exclusivas, por él recorren sus pasillos personas de clase alta y jóvenes con ganas de mostrarse y ser vistos.

10. Mea Shearim

Es el barrio de Jerusalem donde viven los judíos ultra ortodoxos plagado de historias de proteccionismo y de reivindicaciones.
Las personas que viven bajo el cumplimiento estricto de las leyes de la religión judía, están exentas de cumplir con el servicio militar y del pago de impuestos, a cambio de estudiar y difundir los preceptos de la Torá y el Talmud.
Sus condiciones de vida dejan bastante que desear y el hacinamiento (tienen 11 hijos promedio cada pareja), saltan a la vista.
Si tienes intenciones de visitar este curioso lugar de Jerusalem, es mejor hacerlo en coche y cuidando muy bien las apariencias. No les gusta para nada sentirse una atracción turística. Ya lo pudo comprobar hasta el mismísimo Jordi Évole.

11. El Santuario del Libro

Es un ala del Museo de Israel donde se encuentran los rollos del Mar Muerto encontrados en la zona de Qumran en la década del 50. Su cúpula representa la tapa de las vasijas donde se encontraron los textos bíblicos más antiguos de la humanidad. Fuera del aspecto arquitectónico e histórico de este recinto, todo el Museo vale la pena una visita si tienes alguna tarde libre.

12. Jaffa street

Dejando atrás toda la parte histórica, Jerusalem es una ciudad llena de vida y modernidad. La vida transcurre principalmente a lo largo y a los lados de Yaffa. Llena de gente (salvo los sábados), con sus tranvías ultra modernos y sus terrazas llenas de cafés, invitan a los turistas a dejar pasar las horas disfrutando de un delicioso baggel o una nana (té de menta).

Es difícil abstraerse del todo estando en Israel, de la complicada situación geo política que vive este hermoso país. La imagen de los cacheos para entrar a los centros comerciales o los soldados armados hasta los dientes en todos los rincones, son algo que los que vivimos en Europa no llevamos con naturalidad. Sin embargo, es un país con un montón de cosas para imitar: más empresas en el NASDAQ que toda Europa junta, el porcentaje más alto de inversión en I+D+i de todo el mundo y su cantidad de patentes triplica a potencias que quintuplican su PIB. Un país sin recursos naturales que vive en constante tensión pero que trata de encontrar su lugar en el concierto internacional y ser protagonista.

Y que sin lugar a dudas, merece una visita. O dos…

La foto destacada es de Shutterstock.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Emiliano Pérez Ansaldi

Sobre Emiliano Pérez Ansaldi


Director Creativo especialista en dirección de grupos. Formador y consultor en uso corporativo de Redes Sociales y Community Management Técnico SEO, Web Analyst e intento de evangelizador en Usabilidad web Docente outsourcing de Marketing digital y Social Media Marketing Mas de 18 años de experiencia en control y dirección de procesos gráficos tanto on como offline. Blogger por catarsis y proyecto permanente de fotógrafo