Yo personalmente no puedo con el calor, así que el Norte me tira mucho más que el Sur… pero no es por el calor sólo. A menor temperatura más opciones: se puede hacer bicicleta sin tener que llevar aíre acondicionado en el casco, pasear por el monte, apetece tomar vino tinto (y no sólo cerveza) y un montón de cosas más. Pero, y esto es lo más importante seguramente, es que en el Norte hay unos pueblos también de impresión. Aquí van una docena de pueblos marca North of Spain….
Los pueblos que presento están todos pegados al mar. Todos tienen un encanto enorme, en la mayoría se come muy bien (en algunos más caros que en otros, pero bien en la mayoría). Poco hormigón, poca altura en sus construcciones. Azul y verde. Azul de tradición marinera y verde de unión con el campo y la montaña. Estos pueblos aseguran sin duda escapadas, tours de un día o vacaciones más largas.

1. Hondarribia o Fuenterrabía

Es el primero que menciono porque me casé aquí. Fuenterrabía es uno de esos pueblos que no pueden dejar indiferente. Algún aventurado podría hacer el recorrido a nado de la ría y llegar a la vecina Hendaya, ya Francia. Eso es ya motivo para pensarse ir. Pero hay tantas otras razones. Una que en la que casi nadie piensa es la cantidad de pequeños huertos que pueblan sus tierras. Da gusto. ¿Otras razones? Su muralla, sus calles empedradas, la iglesia, la plaza frente al parador, poderse subir en un ascensor con vistas a Francia en el ascensor público…

2. Getaria

Por seguir un sentido un poco lógico, seguimos con Getaria. Tomarse un pescado a la parrilla en Getaria es una experiencia de lo más agradable. La calidad del pescado es excelente en esta localidad y ha ganado merecida fama por el uso de la parrilla. Si añadimos que Getaria da nombre a una de las denominaciones de origen productoras de Txacoli, la gastronomía queda bien cubierta. Los amantes de la moda pueden también sorprenderse con el museo Balenciaga.. y no deberíamos olvidar que Elcano era original de Getaria… ahí es nada, todo un navegante pionero en vueltas al mundo.

3. Bermeo

Más grande y posiblemente por ello con menos encanto, Bermeo tiene también un gran pasado marinero y un presente en el que la industria de las conservas es importante. En Bermeo podréis disfrutar de cocina muy marinera, y los amantes de la vela están de suerte, pues podrán pasear por su bonito puerto deportivo. Pero si para mi gusto hay algo que destacar de Bermeo son sus alrededores: San Juan de Gaztlugatxe, uno de los puntos más turísticos del País Vasco y en el que un pequeño islote parece no querer decir adiós a su madre. Que le da la mano con forma de puente. La playa Aritzatxu ofrece un precioso contraste de colores y el cercano cabo machichaco tiene una sonoridad tan profunda que trae de inmediato recuerdos a días largos de clases de geografía.

4. Castro Urdiales

Pocos lugares ofrecen una fotografía tan bonita como la del paseo en Castro con la Iglesia, el castillo y el faro. Pero hay muchas más fotografías esperando al viajero: el puerto, la preciosa estatua de las mujeres con las redes de pesca… y su cercano litoral. De recuerdos de la infancia a visiones del presente, creo que ha crecido mucho y la playa se llena en exceso para mi gusto, pero es parada obligada.

5. Comillas

Su tradición ballenera marcó su pasado y fue fuente de riqueza. Las ballenas del cantábrico era una ballena lenta, lo que fue sin duda un buen aliciente para os marinos. Comillas hoy es una localidad repleta de historia (fue la primera localidad española con tendido eléctrico público) y muy señorial. El Edificio de la Fundación Comillas es magnífico y da fe de este calificativo. Los amantes de Gaudí podrán encontrar El Capricho. A los que gusten las plazas no deben perderse la de los 3 caños y los amantes del buen comer tienen asegurada una buena jornada en una de sus mesas.

6. Lastres

Lo que seguramente haga más especial a Lastres son la sucesión de sus casas, que podríamos decir parecen ancladas a la montaña, mirando al mar. Imprescindible para quien se acerque a Lastres comer en el Descanso o en el Bitácora (su mirador al mar es de escándalo) o en el puerto.

7. Cudillero

Precioso pueblo de pescadores. Si tuviera que destacar algo de Cudillero que destaque de forma especial y lo diferencia de otros pueblos es su privilegiada plaza. Tiene una forma de concha y cuando asoma el sol se encuentra de terrazas que son un privilegio.

8. Luarca

Mención necesaria no sólo por sus playas y su gastronomía sino que también, y de forma muy especial, por su inhabitual y precioso cementerio con visitas al mar. Realmente precioso.

9. Ribadeo y Castropol

Continúo este tour del Norte a caballo entre Asturias y Galicia. Incluyo en este caso 2 pueblos que se dan la cara, uno es Galicia, el otro en Asturias. Junto a l también cercano (y asturiano) Vegadeo, constituyen un precioso triángulo “fronterizo” con casonas y palacetes que destacan sobre los barcos y la ría. Muy cerca de Ribadeo está la preciosa playa de las Catedrales… fantástica pero mejor casi ir fuera de temporada.

10. Cambados

Nos movemos hasta la zona de Rias Baixas. Cambados es hogar de pazos y de preciosas ruinas que parecen obra pensada de algún arquitecto caprichoso (como la torre de San Sadurniño o las ruinas de Santa Mariña de Dozo). La piedra de sus eficios, sus plazas y la tranquilidad del agua dotan de una enorme personalidad a esta localidad que vive, además, muy cerca de la vid y su fruto.

11. Combarro

Posiblemente la quintaesencia de lo que es Galicia: mar, barcas de pescadores, hórreos, callecitas empedradas, casas con aspecto de aguantar bien la humedad y el agua a la que vigilan las colinas verdes . Galicia en estado puro.

12. La Guardia

Empecé la lista con la fronteriza Hondarribia y la termino con La Guardia, A Guarda, donde el Miño encuentra al mar y España a Portugal. El castro de Santa Tecla es uno de esos lugares mágicos donde en poco tiempo el espacio nos aporta una bocanada de belleza servida con guarnición de historia y geografía al precio de uno. ¿Quién da más?

Espero que esta docena haya sido de interés y que anime a mucha gente que no frecuente el Norte a acercarse… Faltan muchos otros pueblos, pero eso sólo es buena noticia y habla de la enorme riqueza de todo el litoral del Norte. Es cierto que en gran medida el encanto de estos pueblos está en haber sabido crecer sin destruir, en no verse impactados por las riadas de cientos de miles de turistas de sol y playa. Su virtud está en la preservación de un encanto de otros tiempos y ofrecer la comodidad que exigimos hoy. Cada vez son más los extranjeros que se animan también a ir al norte. Buscan un tour of North of Spain, sin casi diferenciar las regiones o provincias. Lo vinculan en su mente como un todo repleto de buena comida, cultura y arte y naturaleza en mar y montaña. Ese es también el carácter que he intentado dar a esta docena, un hilo conductor de pueblos que bien podrían hacerse un viaje. Eso sí, a riesgo de coger unos buenos kilos si el cuerpo y la mente no se animan a andar por senderos menos concurridos.

Foto destacada del autor.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Luis Lechuga


Luis Lechuga es Socio en www.turismodevino.com y asesor del OEMV .