En mi única incursión en Una Docena de hablé de las actitudes necesarias en un grupo de trabajo para que este sea exitoso.  Cité el comportamiento del equipo de trabajo que mostraban en la serie “The Newsroom” para indicar como un grupo de trabajo diverso y polifacético funciona mucho mejor que un equipo de trabajo homogéneo de perfiles similares.

Pues bien, hoy toca hablar de la serie de Aaron Sorkin como elemento de diversión televisiva, de aprendizaje periodístico, con las típicas enseñanzas políticas que el realizador americano nos acostumbra, de otras series como “The West Wing”.  En mi opinión, en solo dos temporadas ha conseguido estar al nivel de calidad de la anteriormente citada (que tardó en desarrollarse siete temporadas)  aunque quizás, juega con el recuerdo de aquella sobre la política americana para evitarse mucho contenido que volver a explicar.

La serie trata de la redacción de un noticiario en prime time en una televisión media de los EEUU. El informativo presentado por Will McAvoy (Jeff Daniels) cuenta con una redacción llena de singulares personajes muy trabajados.  La resistencia del presentador al Tea-party desde la visión de un republicano tradicional es el eje principal a través del que se mueve la serie.  Además de la exigencia de un periodismo de calidad como línea conductora.

Aquí mis razones para no dejar de ver esta serie. Intentaré no servir de Spoiler, solo que cuando pongáis preferencias en vuestras series, The Newsroom sea de las primeras por ver.

1.     Porque es entretenida y a ratos muy divertida

Dejemos la política, la técnica y la calidad del guion aparte. Cuando nos sentamos a ver una serie de televisión queremos divertirnos, entretenernos y olvidarnos por un rato del resto de la realidad gracias a la ficción en la que nos introducimos. The Newsroom no es una serie de gags y risas enlatadas, tampoco tiene personajes extremos para ser representados como los cómicos. Mantiene un humor irónico en todos los personajes y en la interacción entre ellos que hacen que en cualquier momento de la serie puedas soltar una buena carcajada. También para la parte dramática consigue poner en vilo nuestras emociones, con historias sentidas y cotidianas.

2.     Porque trata de asuntos de una “reciente actualidad”

La serie está contada en un falso directo de hace dos o tres años, tanto como para acordarnos de las noticias por ser de actualidad, pero con el suficiente tiempo para ver las consecuencias que han tenido. Esto hace que veamos como muchos análisis que se suelen hacer en los medios luego se producen. Este tiempo pretérito nos vincula con nuestra opinión de las mismas a toro pasado, pero sin dejar de ser sucesos que aún siguen teniendo cola.

Y es genial ver como Sorkin ya es capaz de analizar procesos sociales vivos, por ejemplo el Ocuppy Wall, la posición extrema del Tea-Party, etc. Se hacen conexiones con la misma plaza Tahir, hay una trama (importante) sobre el uso de la inteligencia para la planificación militar en Oriente próximo, no falta ninguno de los temas que a todos nos llevan a debatir en las redes (no me sorprendería que en la tercera temporada hablen de Bárcenas)

3.     Porque critica el periodismo populista

Con los datos de audiencia y share siempre presentes, vemos como hay decisiones editoriales para acercar a más público acercándose al populismo o las críticas feroces a otros periodistas que lo hacen. Llegan al fondo de cómo la elección de unas noticias u otras hacen que un noticiario tenga un signo serio y comprometido con la verdad, o se basen más en remover los sentimientos menos racionales de la audiencia.

En esta exigencia por la calidad tiene mucho que ver por Charlie Skinner (Sam Waterston) el veterano directivo de la cadena de televisión, capaz de enfrentarse a cualquiera por mantener la integridad.

4.     Porque exige una política no basada en extremos, responsable

Recuerdo a un profesor de economía keynesiano que terminó una charla diciendo, que se conformaría con que los mercados fueran tan libres y perfectos como Adam Smith (padre del liberalismo) promulgó en sus teorías. De igual manera Sorkin – a quien critican siempre de tener sesgo de izquierda- hace un alegato para que el partido Republicano americano actúe con la responsabilidad que en otros tiempos ha tenido, alejándose del extremismo del Tea-party. Es la base sobre la que presenta el marco ideológico de Will McAvoy a quién desde sectores de la dirección de la cadena y determinados cargos republicanos persiguen por no aplaudir su política.  En el otro extremo de la crítica periodística, también me gusta cómo trata a los demócratas cuando no ejercen la política progresista que deberían.

5.     Por exigir que la política y el periodismo se centren en los ciudadanos

En los tópicos de la macroeconomía, de los grandes debates políticos y grupos de interés que suelen darse en los medios americanos, destaca como tratan en las noticias a personas que están sufriendo los problemas de los que se debate. Y lo hacen tanto para mostrar actitudes controvertidas de los propios ciudadanos (por ejemplo el uso de armas) como para loar las acciones ciudadanas que se deben destacar. Muchas veces los medios de comunicación tratan con poco respeto la información, desde el populismo, en The Newsroom dan claros ejemplos de cuándo se están aprovechando de los ciudadanos y cuando les están dando voz.

Además, me temo que el productor anticipa el cambio necesario en la política y mete mucha caña a los malos asesores de los candidatos. También critica ampliamente cómo son las campañas electorales. Si supiera el daño que ha hecho en los gabinetes de nuestros políticos que sus asesores se creyeran protagonistas de The West Wing, Sorkin haría siete temporadas sobre otro tipo de política.

6.     Por la trama de la primera temporada de las primarias Republicanas

Puede ser que nos parezca de ciencia ficción cada vez que en una serie nos relatan los procesos internos de los partidos políticos en EEUU. Por su organización, que suele ser solo para los periodos pre-electorales y electorales, necesitan de procesos democráticos muy evidentes para lograr tener visibilidad dentro del electorado, previo a que sean las elecciones. De esta manera Sorkin relata las tensiones internas ideológicas del partido republicano en el periodo previo a la elección del candidato que debía enfrentarse a Obama en su posible reelección. Y aquí es donde tratan la información de una manera escrupulosa para contarnos cómo son los candidatos, cómo son los debates televisados y cómo deben tratar los partidos políticos las primarias. A cualquier persona que esté interesada en la democracia pura y dura aconsejo que vea al menos los capítulos que en esta trama se desarrollan. Si hasta el Tea-party está dispuesto a debatir con las opciones más moderadas del partido republicano, que no podremos hacer en España en los partidos progresistas.

7.      Por la trama sobre Occupy Wall Street de la segunda temporada

La enculturación de un movimiento social como Occupy Wall Street supone la legitimación intelectual del mismo. Así como en España el 15M ha sido generador propio de cultura y muchas personas de la vanguardia han participado de él, todavía no ha habido una asimilación cultural generalizada, salvo como una buena y agradable excepción estilística a los movimientos políticos y sociales.  Que una gran serie muestre cómo se generan los movimientos de indignados,  irrumpe en su propia propagación gracias a la globalización positiva. En un momento de uno de los capítulos que tratan sobre el tema, puede verse como el mundo antiguo de la comunicación choca con la nuevas formas de expresión de la ciudadanía

8.     Por el friki, la solidaria, el indeciso y el resto de personajes

Llegamos al punto clave de la serie. Los personajes que Sorkin ha ideado minuciosamente  y que marcan la diferencia con respecto a cualquier otra serie. Desde Friends creo que no veo a personajes con rasgos tan marcados, tan bien descritos, dando clara muestra del trabajo de los guionistas hacen con cada uno de ellos. Ya los iréis conociendo, no quiero hacer spoiler de las características de cada uno, pero os cuento mis preferidos. Neal Sampat (Dev Patel, el protagonista Slamdog Millionare)  delirante en el papel de joven tecnológico algo freak y con ideas siempre deslumbrantes pero difíciles de explicar a sus compañeros  es sin duda mi favorito. El papel más dramático se lo lleva Maggie (Alison Pill) y su evolución es muy buena en este registro, termina siendo el perfil de la periodista solidaria y sensible. Tan solo contaros uno más, el típico chico indeciso entre dos amigas, que desespera en la trama porque nunca sabes con quién va a terminar, Jim Harper (John Gallagher)

9.     Por las relaciones imperfectas como modelo

Sin llegar al efecto “Anatomía de Gray” en que las tramas sentimentales llegan a anular cualquier otro guión de la serie, en The Newsroom, destacan mucho las relaciones que tienen entre los protagonistas. Relaciones de amistad, laborales o sentimentales muy bien contadas, con matices e imperfectas. Como la vida misma. La que más tensión produce es la Mackenzie (Emily Mortimer), la productora, con Will su  jefe. La mezcla de matices sentimentales y laborales, hacen trepidante cada vez que coinciden en pantalla. Es esta imperfección en cada una de las relaciones que entablan los protagonistas la que le da realidad a la serie.

10.  Por la estética y por la técnica con New York de fondo

Al ser una serie que trata de una redacción de noticias, las limitaciones de espacios podrían hacer dificultar contar historias más complejas con tramas coincidiendo a la vez, pero Sorkin ya experimentó en los despachos de la Casa Blanca, para saber cómo gestionar los espacios y darle sentido a cada rincón de la redacción. Desde el plató, pasando por la sala de control, los puestos de trabajo y salas de reunión, Sorkin marca con una muy buena técnica visual, como es el día a día de la redacción. Cuando quieren despejar alguna tensión argumentativa es una ventaja que la serie se asiente en New York. Solo hacen falta dos tomas nocturnas para conseguirlo. La música, los planos cortos usados, los colores, en definitiva la fotografía y ambiente están muy conseguidos.

11.  Por un Jeff Daniels desarbolado

Han hecho falta muchas películas de Jeff Daniels, entre bodrios de humor casi de serie B y en otras que las que acierta su versión dramática para que encuentre un personaje tan completo y lleno de aristas. Will McAvoy os encantará y os sacará de quicio a la vez, pero no os dejará nunca sin una opinión. Dando por seguro que la veréis en V.O. (con subtítulos en español como todo hijo de vecino) hay veces que se ve a Jeff Daniels desarbolado actuando, exagerado, descontrolado, para mí son los mejores momentos de la serie.

12.  Por Sloan (Olivia Munn)

Es el personaje que más falta por desarrollar, será a partir de la tercera temporada y de momento tendremos que esperar. Pese a parecer la más equilibrada (es experta en economía, habla japonés, es muy atractiva y correcta en las formas) esconde siempre misterio. Además tiene un atractivo de los que no pasan desapercibidos y en la serie han intentado preservar. En algún momento entrará en la crisis que hacen descubrirnos mejor a los personajes y entiendo que va a ser una sorpresa. Sin duda un descubrimiento de los que terminan triunfando en la gran pantalla.

¿Aún tienes excusas para no ver las dos primeras temporadas?

La imagen destacada está obtenida de la web de HBO.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

angelmartinezx2

Sobre angelmartinezx2


31 años, andaluz perdido en Madrid desde pequeño. Aun no he encontrado la forma de salir. Ingeniero en Organización Industrial de formación. Y algún estudio en Liderazgo político, aunque en la realidad cueste encontrarlo.