Alguno puede que lo sepáis y otros no tendréis ni repajolera idea porque no leéis habitualmente “Una docena de..” pero hoy es “El día de El Doctor”  ¿El Doctor? ¿Doctor qué? Correcto. La serie de ciencia ficción “Doctor Who” cumple 50 años y, para celebrarlo, hoy la BBC emite un capítulo especial. Pero mi intención es que los veas todos, o al menos, todos los de la serie moderna. Ahí van mi docena de razones en colaboración con María Cirujano, que me echa una mano con la serie original. ¡¡Allons-y!!

1. Por la longevidad de la serie

50 años dan para mucho a pesar del parón de 15 años que hubo entre la serie original y el reinicio de la serie moderna por Russell T. Davies. Se trata de la serie de ciencia ficción más longeva de la historia con 805 episodios. Pero tranquilo, para empezar y hasta dentro de un año que vuelva tienes tiempo para ver los algo más de 100 de la serie moderna.

2. Por la serie original

Fue la primera en introducir la idea de que distintos actores encarnaran el mismo personaje, pero dándole cada uno una personalidad diferente. Personalidades que indican una evolución del Doctor, y nos enseñan todas sus caras. Y favorecen que cada uno encuentre su propio Doctor, aquel del que querríamos ser companions. Y hay que verla porque sienta las bases de la moderna en cuanto a enemigos y las relaciones con las distintas especies.

3. Por la serie moderna

El reinicio de la serie nos ha traído unos efectos especiales que nada tienen que ver con los de la clásica y unos guiones mucho más elaborados, ricos y complejos gracias a la estabilidad que le otorga la BBC y que tiene como resultado que se puedan crear arcos argumentales que duran temporadas.

4. Por los enemigos

Decenas de enemigos repartidos por todo el espacio y el tiempo desde los terribles “Ángeles llorosos” hasta los racistas Daleks (aunque haya quien diga que son “saleritos espaciales”), pasando por los ambiguos Silurians, la devastadora “Vastha Nerada” o los ambiciosos Slitheen. También los hay tontos como el Abzorbaloff. Y por supuesto: El Amo, el archienemigo de El Doctor, perteneciente a su misma especie. Pero todos tienen algo en común: son derrotados al final.

5. Por la TARDIS

“Time And Relative Dimensions In Space” tipo 40 Mark I, la nave de El Doctor. Cuando aterrizó en el Londres de los años 60 se atascó su circuito camaleónico (sistema de camuflaje) y se quedó con la forma de la cabina de policía, que se ha convertido en un icono. Está viva, mantiene una relación de simbiosis con El Doctor y “es más grande por dentro”.

6. Por los guionistas

En la serie modernas vas ha encontrar enormes capítulos escritos por el guionista de “Luther”, Neil Cross, como “Escondido” o “Los anillos de Akathen” o por Neil Gaiman como “La mujer de El Doctor” y “Pesadilla plateada”. Chris Chibnall, creador de esa maravilla que es “Broadchurch”, escribe “Sangre fría” y “42”. Si preguntas a los “whovians” por los mejores episodios de la época de Russell, siempre saldrán los episodios escritos por Steven Moffat (“Sherlock”) como “Parpadeo”, “Silencio en la biblioteca” o “El Doctor baila”. Moffat se convertiría, a la postre, en el coordinador de la temporada quinta en adelante.

7. Por los companions

Rose, Martha, Donna, Amy y Clara en la serie moderna y Peri o Sarah Jane en la antigua. Algunas ponen el contrapunto cómico, le dicen a El Doctor las cosa que no quiere oir, y protagonizan alguno de los mejores episodios como “La chica que esperó”. Y no me olvido de los acompañantes masculinos como el Brigadier Lethbridge-Stewart Mickey, Jack Harkness, Rory o Wilfred Mott. Todos tenemos una favorita, yo no me decido entre Donna y Amy. María se decanta por Alistair Gordon Lethbridge-Stewart (de la clásica) y Donna Noble (de la moderna).

8. Por su influencia cultural

No puedes crear una serie tan longeva y que no influya en la cultura. El Cuarto Doctor (el favorito hasta que apareció El Décimo) ha aparecido varias veces en “Los Simpson”, hay Daleks en “Mr Bean”, “Looney Tunes” o “Rugrats”, TARDIS en “Futurama”, referencias en “Dr. House”. “Doctorin’ the TARDIS” es un mash-up de el tema de “Doctor Who” y “Rock & Roll (Part 2)” creado por “The Timelords” que llegó a ser Nº 1 en Reino Unido. Y hay un “huevo de Pascua” en Google Maps: puede entrar en la TARDIS (solo versión antigua del Maps).

9. Por la música

Una de las grandes aportaciones de la serie original de “Doctor Who” fue el de ser pionera en el uso de la música electrónica como se demuestra en este medley para orquesta interpretado en las Proms de la BBC. Después de esto solo se puede mejorar.

10. Por los latiguillos

Cada Doctor ha tenido unos laguitillos característicos. No tuvimos tiempo de engancharnos al “Fantastic” de Christopher Eccleston pero escucharas a un “whovian” repetir constantemente “Allons-y”, “What? What? What?”, “Geronimo” o “Las pajaritas molan”. Los de la clásica saben que “No podemos cambiar la historia” y “Te contado sobre aquella vez…” pero permíteme darte un consejo sobre todos los demás: ¡Corre!

11. Por los cameos históricos

Una de las ventajas que tiene el viajar en una máquina del tiempo es conocer personajes históricos de la Tierra: Por “Doctor Who” han desfilado Churchill o Shakespeare con momentazo potteriano incluido. El de Van Gogh titulado “Vincent y el Doctor” y el Madame de Pompadour, “La chica de la chimenea”, son dos de los mejores episodios que he visto. La whovian de pro Aurora Ferrer, gestora de comunidad de “Quo”, también tiene su su docena de cameos favoritos.

12. Y por supuesto: por El Doctor

Dejemos que se presente él mismo

Es un Señor del Tiempo, el “último”, de hecho. Los Señores del Tiempo son una raza alienígena con aspecto humano (bueeeeeeno, realmente ellos son más antiguos así que somos nosotros los que tenemos aspecto de Señores del Tiempo) del planeta Gallyfrey que viaja a través del tiempo y el espacio. Los Señores del Tiempo no mueren, se regeneran. Así que tenemos al carismático Cuarto Doctor, al totalmente odioso Sexto Doctor, al atormentado Noveno, el heróico Décimo y el épico Undécimo.

Hasta el momento, como se cuenta en el punto 2, “El Doctor” como tal ha tenido 11 encarnaciones distintas con 11 actores diferentes: siete en la serie clásica (con un gusto de vestuario horrendo), el octavo en una película y los otros tres en la serie moderna. ¿John Hurt? Como diría River Song: “Spoilers”

Espero que entre este artículo y el de Doc Pastor te hayamos animado a que le des una oportunidad a “Doctor Who.” ¿Crees que no te va a dar tiempo a ver tantos episodios en un día para esta noche comprender “El día del Doctor”? Eso es porque piensas que el tiempo es una relación lineal de causa-efecto cuando en realidad es una gran bola de wibbly wobbly timey wimey 😉

Imagen destacada cortesía de César Viteri @multimaniaco


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Txema Campillo


He podido cumplir con el "Yo de mayor quiero ser...científico". Ambientólogo reinventado como consultor de redes sociales y formador. Embarcado en divulgación científica para conseguir concienciar sobre los problemas de nuestro mundo. Ahora mismo me reparto entre la búsqueda de proyectos y la coordinación de la comunidad de práctica virtual Ambientenet. También colaboro en Naukas y Ambientum