HPLovecraft

Siempre hay algún buen motivo para leer casi cualquier cosa, aunque parece que cada vez hay más libros a los que les sobran los motivos para no ser leídos, pero si hablamos de Howard Phillips Lovecraft (1890-1937) las razones son más que evidentes. El segundo gran maestro del terror tras Edgar Allan Poe, no sólo resulta interesante por sus obras sino porque su vida es, por derecho propio, una verdadera historia de terror y no tanto por lo que de él se ha escrito – errores y mentiras copiadas una y otra vez – sino porque en el fondo Lovecraft no ha sido más que una persona que se dejó devorar por el personaje que fue; de ahí la originalidad de su estilo.
Los textos del maestro son de sobra conocidos La llamada de Cthulhu, La sombra sobre Innsmouth, En las montañas de la locura, La sombra más allá del tiempo, Herbert West Re-animador… y aunque no se hayan leído, sin duda muchos de los elementos que forman parte de ellos son tan conocidos como el Drácula de Stoker o el Frankenstein de Shelley y sin embargo el propio autor es un gran desconocido, un genio del terror conocido pero no reconocido pero… ¿Por qué es tan interesante leer a Lovecraft?

1. Un terror diferente que no se ha vuelvo a escribir ni antes ni después

Él lo denominó «horror cósmico», la sensación de desesperanza y vacío que invade a sus protagonistas cuando descubren el nimio lugar que el ser humano ocupa en el universo y cómo todos los esfuerzos de la humanidad por trascender carecen de sentido y son una pérdida de tiempo. Para el horror de Lovecraft no hay sentido en el pasado ni esperanza en el futuro, desesperación en el presente y vacío en todo caso.
Sus personajes enloquecen y desesperan al contemplar el abismo de tiempo y espacio que impide a la humanidad alcanzar algún significado con sus actos; razas anteriores y posteriores —siempre mejores que el hombre— lo han intentado y de nada les ha servido.
Suena filosófico y lo es, pero es de lo mejor que se puede leer.

xaltotun_cthulhu-fhtagn-no-more

2. Los personajes de Lovecraft reflejan a la perfección la soledad y la extrañeza de quien no encuentra acomodo en el mundo

Lovecraft siempre se sintió incómodo en su propia época —en realidad él decía que era del siglo XVIII y por error había nacido en el XX —; su ideal era el del erudito, el del poeta solitario y aislado y en ese sentido sus protagonistas reflejan esa aspiración suya a una soledad que nunca pudo alcanzar en vida debido a sus muchos amigos y a la enorme red social que tejió y para la cual llegó a escribir más de 100.000 cartas.

lovecraft-barlow-family

3. Los relatos de Lovecraft suponen uno de los más intensos alegatos contra la sociedad-máquina

Lovecraft odiaba las máquinas, pero no sólo las industriales de un mundo y una sociedad que no le gustaba, sino que odiaba profundamente su máquina de escribir. En sus relatos la sociedad industrial —mercantilista y (des)humanizada— aparece reflejada por cultos, seres, culturas, civilizaciones ajenas a la humanidad, a la sociedad del protagonista, que amenazan con destruir y tirar por tierra todo lo que era querido, en cierto modo, Lovecraft se sentía así ante un mundo en el que no era capaz de encajar.

goreythulhu

4. En sus relatos el final siempre es sorprendente

¿Qué más se puede pedir a una buena historia que un final que no te esperas?

5. Lovecraft es uno de los autores que más han influido en la cultura de la segunda mitad del siglo XX

Sus creaciones son iconos de la cultura pop —y no tan pop— de la segunda mitad del siglo XX ¿Quién no ha oído hablar del gran Cthulhu, del maldito Necronomicon escrito por el árabe loco Abdul Al-Hazred, de la siniestra ciudad de Arkham, de los degenerados habitantes de Innsmouth, del enloquecido Herbert West, del hombre monstruo de Dunwich, de Nyarlathotep, de Azathoth…? Sus creaciones han saltado de la literatura al mundo del cine, la pintura, los juegos de rol, los videojuegos, la pintura, el teatro, la música…
Y si alguien no ha oído hablar… puede leerlo.

coc-6th

6. La peculiaridad de su terror le ha hecho casi inmune a la adaptaciones de cine, por lo que para conocerle hay que leerle no se le puede ver

De hecho la única película que capta el espíritu de Lovecraft es En la boca del miedo que, curiosamente, no adapta ningún relato de Lovecraft. El resto de intentos — Re-Animator, Re-Sonator, Dagon, Dunwich’s Horror, Die Monster Die…— son… sólo eso… intentos aunque hay una serie de cortos mudos y en blanco y negro— The Call of Cthulhu o The Whisperer on Darkness — que le habrían gustado incluso a él que, en general, odiaba el cine.

in-the-mouth-of-madness

7. En algunos relatos anticipa temas que luego serán repetidos mil veces en el cine y la literatura

La clonación, el robo de personalidad, crímenes en un museo de cera, ladrones de cuerpos, hombres que se transforman en moscas, posesiones… todo ello muy habitual hoy en día, Lovecraft lo anticipó con su sello peculiar.

shadows

8. Da un tratamiento original a tópicos que incluso en su época ya estaban muy usados

Lovecraft tiene su propia versión de Frankenstein —Herbert West, Re-Animator—, del hombre lobo —El devorador de fantasmas—, del vampiro —La casa evitada —, las brujas y los aquelarres —Sueños en la casa de la bruja—… todos ellos lo bastante personales como para no caer en el ridículo y… desde luego en su caso los vampiros ni se maquillan ni se depilan.

herberwest05

9. En ocasiones ajusta las cuentas con teorías científicas que resultaron falsas y apostaba por otras que resultaron auténticas

Atacó el psicoanálisis de Freud y la psicología profunda de Jung, considerándolas pueriles — Más allá de los muros del sueño—, y se mofó de la idea de Margaret Murray de que las brujas mediales atesoraban conocimientos secretos y prohibidos que habían sido los causantes de su persecución; defendió la teoría de la deriva continental de Wegener por considerarla lógica… con el tiempo las primeras teorías han pasado a ser folklóricas y la de Wegener es aceptada.

10. Entre sus amigos se cuentan algunos de los grandes escritores fantásticos del siglo XX, por lo que su influencia llega hasta extremos impensables

Robert Bloch, creador de Psicosis, fue amigo y discípulo desde que comenzaron a escribirse cuando éste tenía 13 años; J.R.R. Tolkien estuvo influido por Lovecraft a través de la devoción que sentía por La piedra negra de Robert E. Howard, creador de Conan el Bárbaro y amigo de Lovecraft; actualmente grandes firmas del presente reconocen deberle mucho.

tolkien_arbol2

11. Siendo un autor fantástico, teniendo sus cuentos llenos de brujas, dioses y cultos extraños era un ateo radical y un materialista convencido

Siendo aún un niño escribió una carta a un periódico para quejarse de que dejasen a un astrólogo publicar sus profecías, entabló debates con ese astrólogo años después y llegó a hacerse pasar por adivino para demostrar la falsedad de todo aquello. Viviendo en New York a punto estuvo de colaborar con Houdini en un libro destinado a desenmascarar las artimañas de los médiums, la muerte del gran escapista frustró el proyecto.

12. Aunque casi siempre centró su horror en su amada Nueva Inglaterra, en un par de ocasiones viajó —con la imaginación — hasta España

En el desconocido El Túmulo uno de los protagonistas es un conquistador español natural de Asturias que explorando el Nuevo Mundo buscando El Dorado encuentra una extraña civilización bajo tierra; en Gente muy antigua Lovecraft sueña con estar al mando de las legiones romanas de Pompelona en su lucha contra los hombres de las montañas del norte y sus extraños cultos.

greene-lovecraft



Y ahora, corred a leerle.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Roberto García Álvarez


ovetense, psicólogo y abogado; autor de El Nazismo Oculto (2008), Enciclopedia Completa de H.P. Lovecraft (2010) y El Nazismo Oculto versión revisada y escéptica (2014); colaborador de El Escéptico y El Escéptico Digital, fan de los gatos y de casi todos los animales; trata de mantener al día su blog.