La llamada ‘Cumbre Social’, entidad integrada por más de 150 organizaciones sociales a nivel estatal, y varios centenares de colectivos más en los ámbitos provinciales y autonómicos, entre las que se encuentran las principales centrales sindicales de nuestro país (CCOO, UGT y USO), ha iniciado una Campaña de recogida de firmas entre la ciudadanía española, para exigir al Gobierno de España, que convoque un Referéndum y dé a los ciudadanos la oportunidad de pronunciarse al respecto de la avalancha de recortes y ajustes que el Gobierno presidido por Mariano Rajoy, está aplicando, en todos los sectores y a todos los niveles territoriales, desde principios de año y que no formaban parte del Programa Electoral con el que el Partido Popular concurrió a las Elecciones Generales celebradas el 20 de noviembre de 2011, e incluso algunos que contradicen dicho programa.

Destacadas personalidades del mundo de la prensa, la cultura, la literatura, la Universidad o la Justicia, como Almudena Grandes, Federico Mayor Zaragoza, Victoria Camps, Jiménez Villarejo, Rosa María Altal o Máximo Pradera, entre otros muchos, han querido respaldar a título personal esta iniciativa; haciéndose eco del profundo malestar que experimenta buena parte de la ciudadanía española ante la situación de deterioro político, económico e institucional en el que se encuentra inmerso nuestro país.

Si bien, me temo que muchos ciudadanos, aún compartiendo el hartazgo y el malestar ante la cascada de recortes que estamos sufriendo en nuestros derechos sociales, económicos y laborales, desconocen la iniciativa de la ‘Cumbre Social’ promoviendo la recogida de firmas a favor de la convocatoria de un Referéndum; y, lo que es más grave, desconocen por qué y para qué habría que convocar dicho Referéndum…
Pues bien, intentaré ofrecer una docena de razones que (a mi juicio) justifican que quien está leyendo este post, no tenga duda alguna a la hora de firmar en la campaña ‘Exigimos un Referéndum’, firma que puede estampar mediante el método tradicional (hoja de firmas) poniéndose en contacto con alguna de las entidades que respaldan la iniciativa, o bien vía on line en el siguiente enlace:

http://www.exigimosunreferendum.org/firmalapeticion/menu.do?Recogida_firmas:404253

Dicho lo cual, ahí tienen 12 razones para convocar un Referéndum en España ante los ‘recortes’ del Gobierno:

1. El Referéndum, una garantía recogida en la Constitución Española de 1978

No se pide, en modo alguno, ninguna ilegalidad. Muy al contrario, y amparándose en el artículo 92.1 de la vigente Constitución española, que establece que: “Las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos”, los promotores de esta iniciativa reclaman que se celebre una consulta popular vinculante acerca de los recortes que están cambiando la realidad de nuestro país y la vida cotidiana de sus habitantes.
Las condiciones y el procedimiento a seguir para la celebración de esta consulta popular, habrán de ser las recogidas en la Ley Orgánica 2/1980 de 18 de enero, sobre regulación de las distintas modalidades de referéndum.

2. Nadie cuestiona la legitimidad del Gobierno de España presidido por Mariano Rajoy

A los integrantes de la ‘Cumbre Social’, como a los diferentes firmantes de la petición de Referéndum, pueda gustarnos más o menos la línea ideológica del actual Gobierno de España, pero es algo irrelevante; ya que con esta iniciativa no se cuestiona la legitimidad del Gobierno presidido por Mariano Rajoy, que quede muy claro.
Si bien, nadie puede negar que la legítima victoria electoral que el Partido Popular obtuvo el 20 de noviembre de 2011, se fundó en un Programa Electoral donde no constaba ninguna de las medidas que este Partido ha venido aplicando desde el inicio de la Legislatura. Y es que, con el pretexto de resolver la atroz crisis económica que padecemos, hemos sido sometidos a continuos recortes en nuestros derechos sociales, laborales y económicos, sin lograr otra cosa que agudizar, aún más, la maldita crisis.
Esos dramáticos recortes que está soportando la sociedad española, no sólo no figuraban en el programa electoral del Partido Popular, sino que tampoco fueron anunciados por el Sr. Rajoy en el debate de investidura. Sin embargo, desde su toma de posesión los miembros del Gobierno de España se han dedicado a recortar en inversiones y servicios públicos, y a desmentir su propio Programa Electoral, en un ejercicio de hipocresía política sin precedentes desde la instauración de la democracia española.

3. Estamos ante un flagrante incumplimiento del ‘Contrato social’ suscrito en las urnas entre el PP y sus votantes

Al margen de que este Gobierno se asiente sobre la base de una amplia mayoría parlamentaria, fruto del resultado electoral del 20-N; no es menos cierto que cada vez más colectivos y sectores de la sociedad española, sienten (sentimos) que nos hallamos ante un flagrante incumplimento del “contrato electoral” establecido entre el propio Partido Popular y sus votantes.
De tal manera que el recurso a reclamar un Referéndum, no pretende otra cosa que resolver, democráticamente, este ‘conflicto’, y que las políticas reales que está aplicando el Gobierno de España, que no coinciden con el contenido de su Programa Electoral, puedan someterse a consideración de los mismos electores que le llevaron al poder.
Precisamente, una buena parte de la desafección que siente la ciudadanía hacia las instituciones democráticas se justifica por la distancia que se percibe entre lo que los representantes políticos dicen cuando están en campaña electoral y lo que hacen cuando llegan al poder, en cómo se ejerce la actividad política y en la relación que instituciones y formaciones políticas establecen con los ciudadanos.

4. El 20 de noviembre nadie pudo pronunciarse sobre el abaratamiento del despido

En la página 23 (párrafo 3º) del Programa Electoral con el que el Partido Popular concurrió a las Elecciones Generales del 20 de noviembre de 2011, figuraba: “La creación de empleo será la clave para que todos los ciudadanos puedan hacerse dueños de su propio futuro y de los nuevos espacios de libertad. Ese será el compromiso de nuestro gobierno”. Mientras que en la página 107 (2º objetivo) de dicho documento, se podía leer: “Apoyaremos desde los servicios públicos a aquellas personas que han caído en situación de exclusión social, pobreza sobrevenida o llevan un largo tiempo en situación de desempleo”.
Sin embargo, pese a lo expresado en el Programa Electoral, en el mes de febrero, aprobaron una Reforma Laboral extremadamente agresiva para los trabajadores… Una Reforma que en modo alguno apostaba por la creación de empleo; y que, en la práctica, ha facilitado y abaratado el despido, generalizando para todos los despidos improcedentes la indemnización de 33 días con un tope de 24 mensualidades.
Y claro, pese a lo anunciado por el Gobierno y como la realidad es muy tozuda, comprobamos que, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) hechos públicos a fecha 26 de octubre, la cifra de desempleados en nuestro país alcanza las 5.778.100 personas y la tasa de paro alcanza un nuevo máximo histórico, llegando al 25,02%.
Dicha encuesta nos recuerda que, en comparación con el mismo trimestre de 2011, la cifra total de desempleados creció en 799.700… Casi 800.000 desempleados más desde que gobierna el Partido Popular. Por su parte, El número de hogares con todos sus miembros en paro fue de 1.737.900, la mayor cifra de toda la serie histórica, con un aumento de 200 familias respecto al trimestre anterior, mientras que aquellos en los que todos sus integrantes están ocupados disminuyó en 58.800, hasta 8.521.700.

5. El 20 de noviembre nadie pudo pronunciarse sobre la individualización de las relaciones laborales

En la página 37 (medida nº 2) del Programa Electoral con el que el Partido Popular concurrió a las Elecciones Generales del 20 de noviembre de 2011, aparecía: “Simplificaremos la tipología de contratos laborales para reducir la temporalidad y dar expectativas de estabilidad, flexibilidad y seguridad a todos los trabajadores y empresas”.
Y, pese a lo expuesto en su Programa, en su Reforma Laboral (Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la Reforma del Mercado Laboral), el Partido Popular lo que ha hecho es crear un nuevo Contrato de Apoyo a los Emprendedores que marca un período de prueba obligatorio de un año de duración, durante el cual el empresario puede, por su libre voluntad y sin causa que lo justifique, despedir al trabajador.
Pero es más, porque esta Reforma también permite dejar el cumplimiento del contrato de trabajo en manos exclusivas del empresario, pudiendo modificar unilateralmente horario, funciones e incluso el salario. Llegando a prohibir a los convenios colectivos regular determinadas condiciones de trabajo.
Así, la Reforma Laboral impuesta por Real Decreto, ha vulnerado derechos constitucionales de los trabajadores y ha dinamitado el marco de relaciones laborales existente en España, desde hacía décadas. Al tiempo que ha abierto la puerta al ‘dumping social’ (trabajadores con salarios bajos, explotados y sin derechos).

6. El 20 de noviembre nadie pudo pronunciarse sobre los recortes en educación

En relación con la Educación, el Programa Electoral del Sr. Rajoy (Página 82, primer objetivo), contemplaba que: “El Partido Popular promoverá que todo alumno tenga las mismas oportunidades educativas con independencia de su lugar de residencia y de su situación socio-económica”.
Sin embargo, la realidad es que en estos meses se ha producido la mayor agresión de la democracia a nuestro sistema de Educación Pública, aplicando drásticos recortes (medidas de ahorro en el argot ministerial) que lejos de los deseos expresados de promover la igualdad de oportunidades, lo que ha traido consigo es el aumento de la ratio de alumnos por aula de hasta un 20% (pasando de 25 a 30 alumnos en enseñanza primaria, de 30 a 36 en ESO, y de 35 a 42 en Bachillerato); el aumento del número de horas lectivas del profesorado (que se suma al recorte de sus salarios decretado por la mayoría de las Comunidades Autónomas); la no cobertura de las bajas de profesores de una duración inferior a los 15 días; la introducción de tasas de hasta 350 euros en la Formación Profesional de Grado Superior; y la subida de las tasas universitarias (que incluso motivó un plante de los Rectores al propio Ministro).
Unas medidas que, en la práctica, han supuesto el despido masivo de profesorado (cuantificado en entre 35.000 y 40.000 despidos), la merma en la calidad del sistema (nadie en su sano juicio puede dar por bueno el argumento del Ministro Wert, que sostiene que todos estos recortes presupuestarios no afectan a la calidad), y la ruptura del principio de igualdad de oportunidades (ya que la subida de tasas universitarias, y la paralela bajada de becas, convierten la Universidad en un destino sólo para ‘los muy buenos’ o para quienes ‘se lo puedan pagar’).

7. El 20 de noviembre nadie pudo pronunciarse sobre los recortes en sanidad y dependencia

Mientras que al respecto de la Sanidad (página 113, punto 7º), indicaban: “Haremos del sistema nacional de salud un espacio común de atención al paciente. Pondremos a su disposición todas las capacidades del sistema, estén donde estén. Promoveremos la libre elección de médico y las alianzas de centros sanitarios para garantizar niveles de excelencia y sostenibilidad”; al tiempo que en materia de Dependencia (página 116, párrafos 1 y 2), aseguraban: “Mejoraremos el modelo de atención a la dependencia para hacerlo más eficaz y sostenible en el tiempo. Simplificaremos el proceso de acceso a los servicios y prestaciones de atención a la dependencia con el objeto de que no se produzcan retrasos”
Y la realidad no ha podido ser más diferente… Drásticos recortes que han supuesto la implantación en nuestro pais de un sistema de copago de los medicamentos; una revisión ‘a la baja’ del ‘Catálogo de Prestaciones sanitarias’ (menos prestaciones sanitarias cubiertas desde el servicio público); y un desmantelamiento en la práctica, del sistema público de atención a dependientes generado a raíz de la aprobación de la Ley de Dependencia.
El Partido Popular no se ha atrevido a derogar la Ley de Dependencia, si bien ha optado por impulsar recortes y medidas que la finiquitan y que hacen inviable su desarrollo práctico, destruyendo miles de empleos de personas que estaban dadas de alta como cuidadores no profesionales de familiares dependientes, condenado a muerte dicha Ley de Dependencia y dejando a millones de personas enfermas o discapacitadas en la estacada.

8. El 20 de noviembre nadie pudo pronunciarse sobre el incremento de los impuestos

En la página 142 (párrafo 1º) del Programa Electoral con el que el Partido Popular concurrió a las Elecciones Generales del 20 de noviembre de 2011, contenía: “Cuando millones de españoles han perdido su empleo y la inmensa mayoría ha visto severamente afectada su situación económica, las administraciones deben ser un ejemplo constante de contención y rigor en el uso de los impuestos de todos”.
A lo recogido en el Programa Electoral, podemos añadirle diferentes ‘perlas’ del hoy Presidente del Gobierno de España, el Sr. Mariano Rajoy, en diferentes momentos al respecto de su postura ante la subida de impuestos… Ya sea en el Debate de investidura (19/12/2011) cuando afirmaba “Mi intención es no subir los impuestos”; o hace poco más de un año (16/09/2011), cuando en sede parlamentaria decía que “La subida de impuestos no se justifica y la subida de impuestos es profundamente insolidaria con las clases medias y trabajadoras españolas”; o el más lejano 29/08/2009 cuando ironizaba al respecto de que “Subir los impuestos significa más paro, más recesión y pagar las gracietas de Zapatero”.
Todo ello para que días después nos sorprendiera con la subida del IBI y el IRPF, sin olvidar la subida de los impuestos de los combustibles, la energía eléctrica o el tabaco, y cerrando el círculo impositivo con la mayor subida del IVA que se recuerda… Una drástica subida del IVA que soportamos en la inmensa mayoría de los productos desde el pasado 1 de septiembre. La segunda subida en dos años que experimenta este impuesto indirecto, pasando en este tiempo del 16 % al 21% en el tipo general (5 puntos) y del 7% al 10% (3 puntos) en el reducido.

9. El 20 de noviembre nadie pudo pronunciarse sobre la reducción de salario y pérdida de empleo público

En la página 142 (párrafo 3º) del Programa Electoral con el que el Partido Popular concurrió a las Elecciones Generales del 20 de noviembre de 2011, se contemplaba: “Una función pública imparcial y de calidad es un elemento imprescindible para el buen funcionamiento de un Estado moderno. Es necesaria una nueva política de recursos humanos, moderna, basada en la profesionalidad y en los principios de mérito y capacidad”.
Sin embargo, pese a lo anunciado, el Gobierno ha vuelto a cargar las tintas sobre los 2,7 millones de empleados públicos de todas las Administraciones, tomando decisiones que en la práctica ha llevado a degradar sus condiciones laborales y sus salarios.
Así, a la bajada experimentada del 5% de sus retribuciones en 2010, los empleados públicos han sufrido en el presente ejercicio 2012 una bajada drástica de su poder adquisitivo, al dejar de percibir una paga extraordinaria, la llamada ‘Paga de Navidad’. Esta medida viene a suponer entre un 5 y 7 % de perdida de poder adquisitivo a mayores del experimentado hasta la fecha, ya que recordemos que los empleados públicos lleva dos años -2011 y 2012- con el sueldo congelado. A lo que hay que añadirle que los Presupuestos Generales del Estado contemplan una nueva congelación salarial para este colectivo en el 2013.
Medidas con las que, lejos de apostar por la profesionalización y mejora de la función pública, se aprieta aún más a un importante colectivo de trabajadores que sufren un empobrecimiento constante de su renta salarial, algo que repercutirá muy gravemente en su capacidad de compra y de consumo.

10. El 20 de noviembre nadie pudo pronunciarse sobre la reducción de las prestaciones por desempleo

En la página 37 (3ª medida) del Programa Electoral con el que el Partido Popular concurrió a las Elecciones Generales del 20 de noviembre de 2011, se decía: “Creación de un fondo de capitalización individualizado para cada trabajador que contemple la cobertura frente al desempleo”.
Y, sin embargo, lejos de garantizar la percepción de las prestaciones por desempleo a aquellos españoles (cada vez más, desgraciadamente) que se encuentran sin empleo, el Gobierno decidió recortar el pasado mes de julio la prestación por desempleo para los nuevos receptores (nuevos parados), de manera que a partir de los seis meses de paro, han pasado a cobrar el 50% de la base reguladora en lugar del 60% que estaba establecido.
Del mismo modo, el Gobierno ha optado por limitar el colectivo con derecho a cobrar la ayuda de 400 euros para los parados que no tienen otra prestación, una medida que tampoco encontramos en su Programa Electoral. Así a partir de ahora, sólo pueden cobrar la Renta Mínima de Reinserción aquellas personas que hayan trabajado previamente. De esta forma, quedan fuera los parados sin empleo anterior aunque vivan en una situación vulnerable.

11. No se está planteando nada estrafalario

Esos temas que he detallado, y otros muchos que podríamos detallar, son algunos de los motivos por los que muchos de los votantes que el 20 de noviembre depositaron su confianza en Mariano Rajoy y en su formación política, menos de un año después, se sientan profundamente estafados por su gobierno.
Y esta iniciativa democrática de petición de la convocatoria de un Referéndum, pretende dar a la ciudadanía española la oportunidad de opinar sobre lo que la Campaña Electoral y el Programa Electoral con el que concurrieron quienes hoy nos gobiernan, les escamoteó hace un año.
No es un planteamiento nada estrafalario, ya que ningún gobernante democrático debería temer las consultas populares.

12. Existen precedentes en nuestro país

Se puede argumentar que España es un país donde los Referéndums se convocan con cuentagotas, pero nadie puede sostener que no haya precedentes, ya que en la década de los ochenta, el Gobierno socialista presidido por Felipe González, pese a contar con una abrumadora mayoría absoluta de 202 diputados, entendió oportuno someter a referéndum la entrada de España en la OTAN. Al entender aquel Gobierno de España, que se trataba entonces, como ahora, de una decisión política de especial trascendencia que no había figurado previamente en el programa electoral con el que concurrieron a las elecciones de 1982.
Pues bien, la vorágine de recortes que estamos sufriendo los españoles a lo largo del presente ejercicio 2012, como consecuencia de una retahíla de normas jurídicas (Leyes y Reales Decretos Ley) que están horadando nuestros derechos sociales, laborales y económicos, en aras -supuestamente- a cumplir con el mandato económico europeo de reducción de déficit público; muchos ciudadanos entendemos que, al igual que lo fue en su momento la decisión de entrar o no en la OTAN, son “decisiones políticas de especial trascendencia”, (según la terminología empleada en el texto constitucional), que se ocultaron por parte del actual Presidente del Gobierno en el proceso electoral de 2011, y que vulneran y agreden, drásticamente, el ejercicio de derechos civiles garantizados por la propia Constitución Española de 1978.
Unas medidas que padecemos todos los españoles sin que ningún ciudadano, votante o no del Partido del gobierno, haya podido opinar sobre ellas; por lo que nadie puede extrañarse de que se reclame al propio Gobierno, la convocatoria de un referéndum en el que la ciudadanía pueda expresar libremente su opinión sobre si este es, o no es, el camino a seguir para superar la maldita crisis que nos asfixia.

Pues bien, estas son doce razones que justifican, a mi juicio, la firma de esta petición de manifiesto… Y es que, qué quieren que les diga pero, parafraseando a ‘@decadentera’, mucho me temo que “La culpa es de nuestras madres, que nos vistieron como ciudadanos con derechos”; y, claro, ahora reclamamos el cumplimiento de dichos derechos.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Ismael Bosch Blanco

Sobre Ismael Bosch Blanco


@ismaelbosch Politólogo. Valladolid. Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. Certificado en ‘Marketing Político y Gobernanza Democrática’ y Titulado Superior de ‘Dirección de Campañas Electorales’.