Los amigos no se eligen. Los amigos te los vas encontrando por la vida, los pruebas, convives con ellos y luego los mantienes toda la vida o los superas y abandonas… se quedan en el camino.

Hay amistades que “valen” para un trecho del camino de la vida y que cuando se llega a otra etapa se dejan atrás y hay que encontrar otras que te acompañen/aguanten. Hay muy pocas amistades que sobrevivan a todas las etapas vitales. Una amistad de verdad requiere cuidado y mimo por parte de las dos partes, interés y compromiso y por supuesto sincronicidad de esfuerzos que es lo más complicado de conseguir.

1. Sin tensión sexual

Sobre esto hay mucha mística y mucho blablablabla y mucho jijijiji. Si tienes tensión sexual con un amigo/amiga jamás sobrevivirás a la resolución de la tensión sexual. Saldrás de esa resolución con una pareja, con un follamiago/a o siendo completos desconocidos pero jamás como amigos. Con un amigo no se folla ni se tiene interés ni deseos ni fantasías sexuales ni nada por el estilo.

Si tienes tensión sexual con un amigo/a no tienes un amigo y las vas a terminar pasando putas.

2. Siempre hay tiempo

Un amigo siempre tiene tiempo para ti y si no lo tiene sufre por no tenerlo y se le nota. Seamos sinceros decimos un montón de veces “no he tenido tiempo de llamar a mengano” y lo que realmente no has tenido es ganas… Para un amigo de verdad, siempre hay tiempo, a costa de lo que sea, del curro, de tu familia, de tu hobby, del sueño. Si un amigo de verdad te necesita se saca tiempo de debajo de las piedras y si es imposible completamente se sufre mogollón por no estar ahí, por no poder ayudar.

3. No hay envidia

Entre amigos de verdad nunca hay envidia. Hay orgullo de amigo, absurdo orgullo que te hace pensar “joder, como mola mi amigo, cómo me alegro de lo que ha conseguido”. Casi casi deseas que te salgan plumas para poder esponjarlas y pavonearte por tener un amigo tan estupendo”. Cuando le pasa algo bueno, aplaudes, saltas y estás feliz. Nunca jamás tienes envidia.

4. Recuerdos compartidos

Hay amigos de verdad que se tienen desde la infancia, y otros que se van adquiriendo según avanzas por la vida. Con unos compartirás más años de recuerdos y con otros menos, pero un amigo de verdad nunca te mira como si fueras de otro planeta cuando en la conversación hablas de algún momento del pasado. Puede que él no lo recuerde en ese momento o que no lo haya pensado nunca en todos esos años, pero cuando tú lo cuentes se reconocerá en ese recuerdo, en ese momento, lo reconocerá como algo que os pertenece.

5. Te saca de quicio

De un amigo conoces sus defectos y sus fallos y te sacan de quicio. Con un amigo no eres más indulgente que con otras personas, eres mucho más crítico porque te importa mucho más que las otras personas. Te gustaría poder ayudarle con sus fallos, con sus errores, evitar que se equivoque, que se comporte como un idiota, o que haga algo que sea una completa estupidez. Lo intentas pero sabes que no te hará caso o que es inevitable que se comporte como un cretino y te pones malo y no, no eres más indulgente, te cabreas muchísimo porque sabes que los demás que no le quieren como tú van a ver esos fallos y no los comprenderán como tú, no verán que además de esos fallos tu amigo tiene mil cosas buenas.

6. Empatía

A ti te puede molar Bruce, el macramé, la NBA, la II Guerra Mundial, correr, la escalada, o los videojuegos y no compartir con tu amigo ninguno de esas aficiones. Pero un amigo jamás las desprecia ni se rie de tus ilusiones absurdas, puede descojonarse en plan “estás como una puta cabra” o “no me digas que te vas a otra vez a hacer ganchillo a La Mancha”, pero jamás te despreciará por tus aficiones ni tus gustos musicales ni tu espantoso modo de decorar la casa.

7. Lo que no quieres oir

Un amigo te dice lo que no quieres oír, lo que no quieres que te digan. Y le escuchas y no puedes replicar, no puedes contestar porque sabes que tiene razón, en el fondo lo sabías antes de que te lo dijera pero necesitabas que justo él te lo dijera. Agachas las orejas y lo aceptas. Y te propones firmemente intentar que tu amigo nunca más tenga que decirte esas cosas, que nunca más le pongas en la situación de volver a decirte lo que no quieres oír y él no te quiere decir pero sabe que debe hacerlo.

8. Nunca ser brasas

Un amigo sabe cuando te tiene que dejar en paz, sabe cuando has decidido meterte en tu concha, cuando prefieres zambullirte en tu piscina de autocompasión y soledad y dedicarte a hacer largos compadeciéndote. Un amigo sabe cuando dejarte en paz porque estás tan cabreado que no quieres hablar con nadie, y cuando quieres llorar tu solo sin que nadie te ponga el hombro. Un amigo te observa desde la distancia que tú necesitas poner en ese momento y espera al momento en que sabe que le toca entrar en escena.

9. Te lo dije

Un amigo solo te dice “Te lo dije” después de haberte advertido n veces de que por ahí no ibas bien, de que estabas jugando con fuego, de que te estabas equivocando. Un amigo viene y te dice en mil ocasiones que por ahí no… pero solo te dirá “Te lo dije” cuando seas tú el que vaya y le digas: tenías razón.

10. Independencia

Los buenos amigos son independientes. No se parasitan, ni se controlan, ni tienen que tirar permanente de uno o de otro. Un buen amigo está cuando se le necesita, pero tiene su vida independiente de la tuya. Tiene su familia, otros amigos, su curro y todo un mundo que comparte contigo, que tu conoces y que enriquece la amistad entre ambos.

11. Risas

Con un buen amigo te ríes siempre. Un buen amigo consigue que te rías incluso cuando no quieres. Te ríes con él en tu peor momento de pena suprema, durante un cabreo gigante o incluso estando enfermo.

12. Se cuida, se mima

Cuando uno tiene un buen amigo, lo sabe. Ambos lo saben. No hay una buena amistad en una sola dirección, es cosa de dos y de dos conscientes. Cuando uno tiene un amigo de esos, lo cuida y lo mima porque sabe que si se jode lo lamentará enteramente.



Amigos buenos, de los buenos de verdad..no se tienen más de 5 ó 6 en la vida, porque no son fáciles de conseguir y sobre todo no son fáciles de mantener, exigen dedicación, interés, amor de amigo y bastante aguante.

Pensadlo. ¿Cuántos amigos de verdad tenéis?

Foto destacada cortesía de ►Milo► via photopin cc.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Molinos


Un día abrí un blog... Pensamientos. Libros. Frivolidades. Críticas destructivas. Recomendaciones. Indignaciones. Perfiles. Cuentos "didactivos". Grandes momentos etílicos. Despellejes. Documentales. Filosofía de garrafón. Conversaciones. Recetas. Maternity. Y más... Finalista de los Premios Bitácoras y de los Premios 20Blogs 2012. Cosas que (me) pasan .