Hay muchas ventajas para emprender. La primera de ellas y la principal es que tu trabajo te aprovecha a ti mismo, tanto personal como económicamente. Esta razón es la que empuja a muchas personas a montárselo por su cuenta, bien como autónomo bien creando una sociedad. Pero poca gente es capaz de reconocer los problemas que se tiene en el día a día, aparte de lo difícil que es hacer todos los papeleos. Así que, allá vamos, a ver cuáles son los problemas que tiene el trabajar para uno mismo:

1. Los trámites son difíciles

No son difíciles si usas cualquiera de las Ventanillas Únicas Empresariales que hay en cada provincia (y que deberían funcionar medianamente bien). Pero sí hay que reconocer que como lo quieras hacer por ti mismo, los formularios de alta tanto en la Seguridad Social como en Hacienda no son precisamente los más amables que te puedes encontrar.

2. Cada tres meses tienes un examen

Y es como si fuera un examen final. Todos los trimestres tienes que recopilar las facturas que has emitido (con suerte) y las que puedas deducirte por la actividad que desempeñes para cumplir con el IVA y el IRPF. Es lo que hay.

3. La Seguridad Social se paga

Cuando estás asalariado, la mayor parte la paga tu empresa. Pero ahora tienes que pagártela por ti mismo ¡¡y todos los meses!!

4. Los clientes no vienen a ti

Tienes que ir a buscarlos, al menos al principio. En una empresa, si eres parte del equipo comercial, desde luego que eso lo conoces, pero si no has hecho en tu vida contacto con un cliente, te va a costar.

5. No tienes que ser bueno, has de ser el mejor

La competencia es feroz, porque habrá mil como tú, incluso mil con más infraestructura y menos costes. Por eso, has de hacer ver que eres el mejor. Y cuando las cosas no salen, la autoestima queda tocada.

6. Tu contabilidad va a ser un desastre

Si mantienes un poco el orden, no lo será. Pero, ¿dónde está ese billete de tren del viaje de hace mes y medio? ¿Y la factura de la comida con aquél cliente?

7. Tu horario deja de ser un horario

Y se convierte en diario, sobre todo al principio. Intentarás dar servicio a todas horas y a todo el mundo, pero al final lo suyo es que organices el tiempo. Aunque Murphy siempre andará soplando en tu nuca.

8. Los plazos de cobro de tus facturas no existen

Tú pones una factura para cobro a una semana o inmediata y te pagarán… bueno, te pagarán algún día. Esto no es como cuando trabajas para otros, que la nómina siempre está ingresada el día uno. Bueno, o antes. O después. Aquí siempre será más tarde de lo que lo necesites.

9. Las facturas de los demás siempre corren prisa

Bueno, las facturas no tanto (sobre todo si es alguien que te debe dinero), pero el teléfono, la luz, los pagos aplazados… esos siguen llegando. De todas formas, buen pagador, descansado queda.

10. Los bancos no están para ayudarte

Sabéis lo que se dice que cuando estás necesitado, conoces a tus amigos de verdad. Pues eso. Los bancos nunca te ayudarán, sino que harán negocio a tu costa porque su negocio principal es comprar y vender dinero, y a ti que lo compran a un precio menor del que te lo venden. Ojo, no hay que prescindir de ellos (si tienes la suerte de tener una cuenta de crédito, cuídala), pero sí depender lo menos posible de ellos.

11.  La hipocresía será parte de tu vida

¿Te acuerdas de esa persona que no soportabas y que encuentras que va a ser tu cliente? Seguramente ya te pasaba con tu jefe o con algún compañero. Incluso con la persona que le daba al ok para pagar tu nómina, pero ahora si quieres crecer, te tienes que tragar ese orgullo.

12. La exigencia llega a niveles máximos

Si eres una persona que se ha exigido siempre mucho y crees que has llegado al límite, descubrirás que el límite está más allá.

Si estas doce razones no te impiden montar tu propia empresa o hacerte autónomo, ¡¡adelante!!

Fotografía Worried! de photoloni (Alon) en Flickr con licencia Creative Commons.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

J. Esteban Mucientes

Sobre J. Esteban Mucientes


Conocido como @mediotic, es consultor freelance, enfocándose en los medios sociales, especialmente mostrar a través de la formación la utilidad de las redes sociales para cualquier tipo de negocio o colectivo colaborando de manera estable con Vital Innova. Escribe en su blog mediotic.info, en el que da salida a temas relacionados con el Social Media y temas de primera ayuda para gestionar redes sociales (aparte de denunciar el humo). Según parece, pertenece a la Junta Directiva de AERCO-PSM. Vamos, que lo mismo te descose un roto que te rompe algo ya cosido. O algo así