La moda. Ah, la moda.
Esa cosa que unos pocos cocinan, los guays transforman un poco y luego la masa consume sin tino y con dudoso gusto en muchas ocasiones.
Pasan los años y los estilos vuelven. Nunca llegan a ser exactamente igual que habían sido (para que nadie tenga la tentación de guardar compulsivamente). Así, si en los 70 se llevaban los pantalones campana, eran con el tiro alto. Cuando se volvieron a llevar a principios de esta década, venían con el tiro bajo… y así todo.
Hay modas y modas. Modas que nacen en la calle, al albur de alguna serie de televisión, de algún personaje de cómic, de la adaptación de algo visto en la semana de la moda de París… y, pasa lo que pasa… que nunca hubiera debido salir de allí.
Aquí unos cuantos ejemplos:

1. Calientapiernas

Eva Nasarre, Flashdance y Fama llegaron a la calle. Vaya si lo hicieron. Era absurdo. Lo sigue siendo. ¿Una prenda deportiva, pensada para que no te dieran tirones musculares encima de unos vaqueros? Oh, sí. Y con tacones, con dos loqueerima.

2. Vaqueros nevados

Que alguien me explique cómo es posible que esta cosa se vuelve a ver en tiendas. Si son espeluznantes. Porque una cosa es que un pantalón se te desgaste (que queda mono, por lo grunge y el encanto de lo usado), una cosa es un desgastado adrede en lugares estratégicos (que te ahorras el tiempo de desgaste por el uso)… y otra cosa es este horror. En tiempos decían que lo hacían con láser. Vayaustéasaber.

3. Microshorts

Sólo si eres una niña muy pequeña o si tienes unas medidas de infarto y cuando digo de infarto me refiero a tipo top de finales de los 80 te puedes atrever con algo así. Los microshorts sientan mal, quedan mal. Se te ve hasta la última imperfección cutánea y no digo que tengas que taparte, ni mucho menos, pero una cosa es no taparse y otra exhibir. He visto cada cosa este verano… Gensanta.

4. Pantalones demasiado largos

Tanto que no se te ven los zapatos. Tanto que cuando llueve se mojan. Tanto que te los pisas (y se rompen los bajos). Tanto que apetece darte collejas y decirte que le pidas a tu abuela que te los arregle, hombreya.

5. Grandes estampados

Ay. Otro de esos hits que vuelven a casa de cuando en cuando, como el Almendro por Navidad sólo que, afortunadamente, no cada año…
A ver, los grandes estampados son tremendos. Si son étnicos, si son floreados, si son geométricos. Da igual del tipo que sean. No sientan bien a nadie y punto.

6. Faldas midi

El que puso de moda esto debía ser de alguna secta religiosa. Las faldas: o por encima de la rodilla o largas. Medias tintas no, plis.

7. Tiro bajo enseñando la ropa interior

Calvin Klein estaba encantado, sobre todo porque en un principio eran sus gallumbos los que había que enseñar. Luego la cosa degeneró y ya se veían tiritas del tanga, bragas de regla, calzoncillos del Carrefour y otras lindezas.
No. Me importa un egg de qué color llevas ropa interior. De hecho, me importa un egg si llevas ropa interior. No me la enseñes. Es hortera.

8. Pantalones “cagaos”

Comodísimos. Aj.
Nunca he podido comprender cómo los hiphoperos son capaces de bailar de esta guisa. No pueden ser más incómodos. Todas las incomodidades de la falda, pero con pantalón. Es lo más.
Cero líneas marcadas y las que marca no van por donde va tu cuerpo. Te deforman. Vamos… el horror.

9. Hombreras

Hace unos años, algún misógino de los que pueblan el mundo de la moda debió fliparlo mucho y decidió vestirnos de futbolistas americanos. Y allá que fuimos todas, duplicando nuestro volumen pertrechadas con estos apéndices. Y si nos poníamos una camiseta, zas, hombreras debajo de las tiras del suje… o con velcro. Dior.

10. Ir enseñando el sujetador

Esta moda es un misterio para mí. Si hay sujetadores de todos los colores y formas, que alguien me explique qué hay de bonito en llevar un sujetador blanco con una camiseta sin tirantes verde. ¿Te atreves con la camiseta palabra de honor? ¡Pues píllate un sujetador sin tirantes, mujer! Ya el colmo han sido las variaciones con sujetadores color beige (que no visón, ni topo…) como de abuela. ¿En qué pensábais?

11. Maxi bolsos

Sin duda uno de los hits de este año. Y yo me pregunto ¿quién será el cabrón (porque seguro que es él) que ha dicho que esto mola? ¿sí? ¿Mola cargar con cinco kilos de peso al hombro? ¿En serio?

12. Botas-sandalia

Louboutin, Blahnik o quien sea. Misóginos hasta la médula. No contentos con subirnos a plataformones deformaespaldas, tacones de aguja (pero de aguja de las de hilo), hace unos años sacaron las revolucionarias sandalias-bota. Si hace calor, te asas. Si llueve, te mojas. Acojonante.

¿Qué otros horrores recuerdas?

Fotografía destacada cortesía de wukong 悟空 (Xuemin Guan) via photo pin cc.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Cristina Juesas


Cristina Juesas, también conocida como Maripuchi, trabaja como consultora de comunicación. Organizadora y fundadora del TEDxVitoriaGasteiz. Ha sido presidenta del Toastmasters Club Vitoria-Gasteiz, asociación para mejorar las habilidades comunicativas y de liderazgo y ha sido elegida Directora de División para el curso 2017-2018. Autora de la Guía de usos y estilo en las redes sociales del Gobierno Vasco y coautora de Comunicación de Crisis Online. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual en Vitoria-Gasteiz. Colabora con la Cadena SER en el programa Hoy por Hoy Vitoria en una sección sobre nuevas tecnologías.