Ismael Alonso Alonso (Valladolid, 1974) periodista, deportista, monitor de cycle en su tiempo libre y ahora también peregrino por un día. Pero qué día. El próximo 24 de julio, Alonso partirá de Roncesvalles en bicicleta y no se bajará de ella en las 35 horas siguientes. El tiempo que ha calculado que le llevará recorrer los 800 kilómetros que separan la localidad navarra de Santiago de Compostela, donde se halla la meta de este tour de force que supera el mero reto de realizar el Camino de Santiago en bici. A través de esta iniciativa solidaria, Alonso espera recaudar cerca de 3.000 euros que  irán a parar en su integridad a la Asociación Española Contra el Cáncer.

1.- Cuéntanos qué es y cómo surge ‘Pedaladas contra el cáncer’.

La iniciativa surge por una promesa que hice a un amigo, José Carlos Botellas, ‘Boti’, y apoyándome en la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y en un centro deportivo de Valladolid en el que trabajo nos decidimos a impulsarla y lanzarla.  La iniciativa es muy sencilla. Recorrer el Camino de Santiago, unos 800 kilómetros, en bicicleta sin parar desde Roncesvalles a Santiago de Compostela en 35 horas. Lo que se recaude será íntegro para la junta vallisoletana de la AECC, porque al margen de realizar la prueba, también quiero ayudar a la gente que padece esta enfermedad.  Esto surge porque a ‘Boti’ le detectaron un cáncer de colon en 2006 y [sus amigos] creamos un equipo ciclista, al que pusimos de nombre Botistrong, para apoyarlo. Él se operó para extirpar el tumor y durante los dos años siguientes la cosa fue bien. Respondía a la quimio y le dieron el alta. Volvió a subirse a una bici e hicimos el Camino de Santiago. Esto fue en 2008 con bicicletas de montaña y en cuatro días. Eran jornadas de once y doce horas, en las que recorríamos unos 150 kilómetros al día. Esto nos marcó bastante y él me propuso hacerlo de un tirón… Pero, por desgracia, se le reprodujo el tumor y se le extendió al pulmón y los huesos… Finalmente falleció en 2011.

2.- La carrera se puede plantear como una lucha contra el crono, contra el cansancio, contra el cáncer, pero también un homenaje a esos que ya no están. Aunque en alguna ocasión has contado que tú no tienes tan claro eso de que no estén, ¿verdad?

No, no. Desde luego, porque este Camino lo hago con él. Es difícil de explicar, porque hablamos de alguien que falleció, pero siento que lo hago con él. ‘Boti’ era una persona muy vital, muy amigo de sus amigos, una persona que no te podía ver mal… Era alguien que calaba, que dejaba huella y yo sé que va a estar ahí. A lo largo de los últimos años le echas de menos físicamente, pero surgen mil situaciones e historias en el día a día que te hacen pensar en él. En qué haría y cómo lo haría él. Por eso sé que va a estar ahí cuando no pueda más, que me va a decir: “Isma, ¡aprieta el culo! Que ya no te queda nada”. Pero también sé que aunque voy a sufrir, ese sufrimiento será la décima parte de todo lo que yo le vi sufrir a él.

3.-  Cuentas con el apoyo y la colaboración como patrocinadores de empresas e instituciones, pero imagino que el principal soporte es el de la gente…

La respuesta de la gente en estos primeros días en los que hemos lanzado la iniciativa ha sido espectacular. Ha calado en la gente porque es una enfermedad tan doméstica y, lamentablemente, tan común que muchos lo sienten como suyo.

4.- Eres periodista, monitor de cycle, ciclista en tus ratos libres… ¿De dónde sacas el tiempo?

Salgo todos los días con la bici, porque compito en una categoría que se llama máster y entreno entre dos horas y dos horas y media al día. No todos los días, porque descanso un día a la semana. Sin embargo, ahora cambia la rutina, ahora tengo que conseguir tener más fondo. Por eso debo aprovechar los fines de semana y también he ampliado las horas. Ahora entre semana voy a entrenar tres o cuatro horas al día y los fines de semana de cinco a seis. A finales de mayo realizaré un test de 12 horas y en junio lo haré de 17 horas. Llevo 15 días que no duermo más de cinco horas al día. Trabajo -porque eso es sagrado, el deporte es sólo un hobby-, luego entreno, preparo dosieres de prensa, actualizo las redes sociales. Llevo una temporada que llego tarde a todos lo sitios. Tienes que organizarte como puedas, dormir menos… Sabes que son dos meses los que vas a tener apretados. Lógicamente tienes que pasar menos tiempo con los amigos y con la familia. Pero ellos son los primeros que sabían que me iba a tener que sacrificar y desde un principio me han dado su apoyo y su comprensión.

5.- ¿Cómo sería un día ideal en la vida de Isma Alonso?

Soy una persona súper sencilla. Me basta con mi bici y mi gente. No necesito de grandes cosas para sentirme bien. Mis dos horas de bici y poco más… Para mí, el ciclismo es como un diván. Encima de la bici es cuando me cuento mis problemas, me conozco mejor, veo más claro lo que me rodea. Aparte del deporte, en mi día a día, si los de alrededor necesitan algo de mí, trato de dárselo. Para mí es muy importante el hecho de dar y recibir cariño.

6.- Hablábamos de los apoyos, los patrocinadores. Ahora, gracias a las redes sociales, puedes conseguir que tu mensaje sea universal. Cuéntanos cómo está siendo tu experiencia en este sentido.

La verdad es que por motivos de trabajo conoces las herramientas necesarias y tienes más idea de qué hilos tocar para llegar a más gente. Sin embargo, a la hora de la verdad, uno no tiene ni idea de la repercusión que puede tener tu mensaje una vez que llega a la red. Yo sólo he lanzado esta iniciativa en Valladolid, pero me han llamado de Asturias, Cataluña, Canarias… Las redes sociales son universales y es increíble hasta dónde puede llegar hoy en día cualquier cosa gracias a ellas.

7.- ¿Lo que estás haciendo se parece en algo a aquello en lo que soñabas convertirte cuando eras pequeño?

Para nada. A ver, profesionalmente sí. De pequeño tenía dos ideas: ser GEO (Grupo Especial de Operaciones), porque me gustaban mucho las artes marciales e hice taekwondo, y periodista. Periodista deportivo. En mis 16 años de carrera profesional, salvo en tres, siempre me he dedicado al periodismo deportivo. Con la bicicleta empecé por culpa de mi hermano pequeño, que ha sido el que nos ha enganchado a toda la familia. La vida te pone ante determinadas situaciones y tú decides hacer las cosas o no hacerlas. Las circunstancias te llevan a ello. Me gusta mucho la bici, me ha dado muchísimo. Me dio la oportunidad de conocer a ‘Boti’ y ahora de ayudar en algo a las personas que padecen cáncer. Así que, bienvenido sea.

8.- ¿Qué personas te han marcado a nivel personal y profesional y por qué?

Personalmente hay muchas. Evidentemente, mis padres. Sin ellos no sería la persona que soy hoy. Me lo han dado todo, me han puesto todas las facilidades y me han apoyado en todo. Mi hermano, mi hermana… Son sentimientos… También me marcó un primo que tampoco está porque falleció… Profesionalmente… De todo el mundo aprendes. Todos aportan. Agradezco que tanta gente se haya cruzado en mi vida. Todos me han marcado un camino o una línea en la vida que me ha hecho ser quien soy y cómo o dónde estoy hoy. De pequeño escuchaba mucho a [José María] García, pero también me llena recordar al primer redactor jefe que tuve del que aprendí mucho, aunque luego en lo personal no tuve muy buena relación con él… También he aprendido mucho de mis compañeros en todos los medios en los que he estado.

9.- Como periodista y amante del deporte debes de consumir mucha prensa escrita, ¿no? ¿Qué medios nos recomendarías?

No sabría decirte, me gusta nutrirme de todo. Veo, escucho, leo, observo… Intentó leer todos los diarios deportivos que puedo; con la radio, igual. Pero tengo claro que el futuro ahora mismo está en internet. Lamentándolo mucho, a la prensa en papel le queda nuestra generación. Lo que viene ya está acostumbrado a internet. Al papel le quedan 20 ó 25 años, no más. Hay que avanzar, evolucionar y adaptarse. Internet es súper inmediato. Es una herramienta que, bien utilizada, da juego para muchísimo y aún nos queda por descubrir. Creo que es el medio donde más nos debemos especializar y donde más debemos profundizar los periodistas.

10.- ¿Qué libro es el que más te ha marcado y cuál estás leyendo actualmente?

Me ha marcado ‘Mi vuelta a la vida’, la autobiografía de Lance Armstrong por todo lo que cuenta, su lucha por vencer al cáncer… El otro día buscando unos papeles que necesitaba encontré en una caja ‘Rimas y Leyendas’, de Becquer y estoy otra vez leyéndolas.

11.- ¿Has pensado ya dónde te vas a ir de vacaciones después de dar ‘Pedaladas contra el cáncer’? ¿Tienes ya otro reto en mente?

Depende de cómo acabe me gustaría poder irme tres días a la playa, porque este reto lo voy a realizar precisamente durante mis vacaciones. Aunque igual una vez que acabe todo esto estoy subido en la bici tomándome una Coca-Cola en Puente Duero (un barrio a las afueras de Valladolid).  Para el siguiente reto… Sí, alguna idea tengo, pero no me atrevo a decir nada todavía. Pero sí, hay ideas; no me cierro en banda. Creo que tenemos que ayudar, en particular por una causa como ésta y en general porque tampoco nos cuesta tanto ayudar a los demás.

12.- Para terminar, hablemos de la actual situación económica y social en España con más de seis millones de parados, recortes…. ¿Dónde meterías tú tijera y qué es lo último que recortarías?

Lo tengo clarísimo. Es imposible recortar en Educación, Sanidad y Servicios Sociales básicos. Donde desde luego hay que recortar es en tejido publico, administraciones y políticos. Es imposible que en España haya 450.000 políticos y en Alemania, 100.000. También creo que el Estado de las Autonomías ha hecho mucho daño. Mantener 17 gobiernos no lo veo viable.

Ésta ha sido nuestra docena de preguntas a Ismael Alonso, pero si quieres conocer más de esta iniciativa solidaria o colaborar con él puedes visitar su web www.pedaladascontraelcancer.es y seguirlo en la cuenta de twitter: @CSNonStop.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Roberto Antoraz

Sobre Roberto Antoraz


Periodista, escritor, lector, cinéfago, melómano, ingeniero. Todoterreno convencido de que cada día en el que no aprendemos algo nuevo es un día perdido.