¿Hay vida más allá de Qué Bello es Vivir? ¿Existe una digna sucesora de Plácido? Hay momentos en los que toca poner algún DVD que entone el ambiente navideño, pero queremos ver algo distinto a los clásicos que se suelen reponer en televisión. En esta lista hay un poco de todo: en años, desde 1984 a 2010; en estilos, sólo falta el terror (aunque tu sobrina de seis años encontrará de qué asustarse). Con toda la intención, algunas de las escogidas reflejan elementos imprescindibles de las fiestas, aunque la acción no se sitúe a finales de Diciembre.

Así que cógete una caja de mazapanes y allá vamos:

1. Pesadilla antes de Navidad

(Henry Selick, 1993) Una película para ver en el Puente de la Constitución mientras planeamos qué hacer en Navidad. El organizador más ocurrente de la Ciudad de Halloween se aburre, hasta que se ilusiona con la idea de organizar un año la Navidad, él solito, en un par de meses. Las canciones le dan un aire claramente Disney sin resultar cursi.

2. El Festín de Babette

(Gabriel Axel, 1987). Otra sobre preparativos navideños. Si digo que es “una película poética” vais a pensar que es un tostón, así que os cuento una escena a ver si os pico la curiosidad para ver cómo se llega hasta allí: en el pueblo de pescadores más perdido de Dinamarca, un grupo de puritanos hace el sacrificio de sentarse a una mesa puesta con la mejor vajilla, para cumplir una promesa…

3. El Día de la Bestia

(Alex de la Iglesia, 1995). El mismísimo día de Navidad, el Anticristo va a nacer en Madrid… y sólo un cura poquita cosa, un heavy y una estrella de la telebasura pueden impedirlo. Ahora que está tan de moda la nostalgia por la infancia de los actuales treintañeros, mi recomendación más gamberra es este clásico.

4. Eduardo Manostijeras

(Tim Burton, 1990) Sí, es ñoña, y sí, sucede casi toda en una especie de eterna primavera a lo Mujeres Desesperadas, pero… ¡es taaaaan mona! Con esa moraleja de “aceptar al diferente” taaaaaan… ay…

5. A casa por vacaciones

(Jodie Foster, 1995) No es navideña, puesto que las “vacaciones” son el fin de semana de Acción de Gracias (cuarto jueves de Noviembre). La he incluido porque muestra estupendamente las tensiones, el amor-odio, y los líos diversos que se montan cuando se junta una familia entera de adultos malhumorados un fin de semana al año. Real como la vida misma.

6. Feliz Navidad

(Christian Carion, 2005) Casi todas las películas navideñas transcurren durante los preparativos. Ésta, no. Relata un hecho histórico de la Nochebuena de 1914, cuando soldados de distintos bandos en la Primera Guerra Mundial hicieron treguas y celebraciones conjuntas espontáneas. Un punto agridulce.

7. Dublineses

(John Huston, 1987) Amigos y familia se reúnen tradicionalmente la primera semana de Enero, para ¿hablar de nada? ¿recordar glorias pasadas? Huston mantiene la ambigüedad original del cuento “Los Muertos” de James Joyce, por lo que puede parecer agradablemente melancólica o una crítica brutal a quedarnos embobados en nuestros recuerdos.

8. Love Actually

(Richard Curtis, 2003) Nada como un buen pastelón inglés. Ñam.

9. Solo en casa

(Chris Columbus, 1990). Ármate de valor e invita a todos tus sobrinos a merendar mientras sus padres salen de tiendas.

10. Gremlins

(Joe Dante, 1984) Guárdala por si tu cuñada te dice que va tardar un ratito más en volver a por los niños. Encarga unas pizzas… ¡pero que nadie se las coma después de medianoche!

11. El Gran Salto

(Joel & Ethan Coen, 1994) Los hermanos Coen parodian el estilo dulzón de los años 40, tipo “¡Qué Bello es Vivir!”, con Tim Robbins en su mejor papel cómico (he dicho).

12. Toy Story 1, 2, o 3

(John Lasseter, 1995, 1999, Lee Unkrich 2010)
Cualquiera de las tres dependiendo de si has visto las anteriores y el grado de melancolía que puedas aguantar en ese momento, porque cada una es un poco menos blandita que la anterior. Para verla con niños que piden montones de juguetes, o que prefieren las pantallas al juguete de toda la vida.



Las películas navideñas que se convierten en clásicos necesitan aguantar bien los visionados repetidos. Aunque a veces las veamos en el cine, su lugar es la televisión, a ser posible creando tradiciones, como decorar la casa con una de “ruido de fondo”. Os deseo que las disfrutéis.

Fotografía destacada cortesía de OscarDC via photopin cc.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Eugenia Andino


Eugenia Andino nació en Sevilla y es de donde haya un bar donde le pongan “lo de siempre”. En la actualidad disfruta de leche manchada muy dulce en un IES donde finge dar clases de inglés mientras recomienda películas a criaturas inocentes. También mantiene dos blogs, uno personal y otro sobre cocina.