Todos nacemos, crecemos, sobrevivimos a esta vida de mierda y morimos, dejando a veces una huella indeleble en gente que está a nuestro alrededor. Pero eso con los superhéroes no pasa. Se hacen superhéroes por un capricho del destino, evolucionan de vez en cuando y en pocas ocasiones mueren. Por eso, porque hay pocas muertes pues habrá que ver los orígenes de esos efebos y doncellas que hacen que nuestro mundo sobreviva a invasiones alienígenas, epidemias, enfermedades y locos o malvados que se dedican a hacer daño a los demás.

Los hay más serios y menos serios. De hecho algunos de los superhéroes más conocidos tienen un origen de mierda, sobre todo los que han surgido durante los años sesenta y setenta. Pero es lo que hay. Eran otras épocas, diferentes, pero también divertidas.

1. Superman

El héroe por excelencia. El boyscout espacial. Su origen es un poco rebuscado pero para los años treinta (y después de Orson Welles aterrorizando al mundo con una invasión alienígena) supuso un buen origen. Un niño enviado a la tierra por uno de los mejores científicos de su mundo, Jor-El, ante la destrucción de Krypton, uno de los planetas más avanzados del Universo, y que llega por casualidad a manos de Martha y Jonathan Kent. Nadie se preguntaba por entonces porqué unos señores bastante mayores y ella casi pasada la edad fértil podían tener un niño. Cosas de vivir en un pueblo pequeño. Y no, no os creáis lo de Smallville, que eso sí es ficción del todo. A partir de ahí, todo es historia.

2. Batman

El antihéroe por excelencia. Un crío sale del cine con sus padres después de ver La Máscara del Zorro y el grupo se encuentra en una de las peores zonas de la ciudad con un ladrón que mata a Thomas y Martha Wayne, a la sazón poseedores de una de las mayores fortunas de Gotham City y que permiten a Bruce dedicarse a luchar contra los malos gracias a su educación y el trauma vivido ese día. La verdad es que como origen es creíble, pero hoy día el perfil de muchos ricos es más parecido al de Paris Hilton el 100%.

3. Capitán América

Uno de los símbolos más estadounidenses, surgió en plena II Guerra Mundial pegando una hostia a Hitler. Pero antes de darle ese puñetazo en la cara Steve Rogers, el Capitán América original, se alistó en el ejército y tomó parte en el experimento que permitiría crear al soldado perfecto, gracias a un suero que le dio una fuerza y una inteligencia (?) superior a la media. Realmente por mucho que digan, este personaje y el de Superman han sido los dos boyscouts más estúpidos de ambos universos. Cosas del destino causadas por vestir el rojo y el azul.

4. Lobezno

James Hudson Howlett no se hizo, nació, dado que es un mutante. Aunque ha tenido varias interpretaciones de sus orígenes, el más habitual es el que nos muestra que es un mutante con un poder que hace que su cuerpo se regenere en caso de recibir heridas o haciendo que casi ni envejezca, ya que nació en el siglo XIX. Y encima en Canadá. A partir de ahí, su participación en un programa del gobierno canadiense ya por los años sesenta del siglo XX hace que consiga su esqueleto de adamantium al inyectárselo y soportarlo gracias a esos poderes curativos y, quizá, sus garras, aunque sobre esto siempre he visto cierta controversia. Realmente parece que sí.

5. Spiderman

Empecemos con la serie de orígenes estúpidos. Un chaval inadaptado y cerebrito al que le muerde una araña radiactiva (ojo al factor de la radiactividad, que luego lo de Chernobyl era de risa) y que le confiere unos sentidos muy parecidos a los de las arañas, siendo capaz de detectar el peligro, ser más ágil que la media y otra serie de cosas que, oye, que lo que no te mata te hace más fuerte.

6. El Green Lantern Hal Jordan

Otro origen estúpido. Oye, que eres piloto y que una nave se estrella y, oh, casualidad, resulta que dentro está Abin Sur, que queda herido de muerte (?) y ordena a su anillo entregado por los Guardianes del Universo que viven en el Planeta Oa que busque a alguien para sustituirle que no tenga miedo. A ver, que el origen estúpido viene porque el anillo de poder resulta que está hecho para proteger a su dueño si tiene energía. Y entonces cogen a un tío con un ego que no entraría por uno de los vomitorios del Bernabeu y se convierte en héroe. Todo un locurón. Y mejor que no os adentréis en el proceloso misterio que rodea a los oanos que os da la risa.

7. Los Cuatro Fantásticos

Venga, que vamos para bingo con la radiactividad. Resulta que Reed Richards y unos amigos suyos salen por ahí con una aeronave a hacer pruebas. Y, ojo cuidado, que pasan por una zona con elevadas dosis de radiación cósmica y en lugar de pillarse un cáncer, que es lo lógico, no, resulta que el Reed se hace de goma y puede estirarse mogollón, la Sue Storm resulta que tiene telequinesis y se puede hacer invisible, su hermano Johnny se puede convertir en un ser de fuego y el pobre y rudo Ben Grimm se convierte en una mole de piedra. Oye, igual nosotros si nos pasa eso nos habríamos ido para el otro barrio, pero ellos no. Que sí, que ya sé que esto es ficción, pero con la radiación no se juega.

8. Green Arrow

Otro ricachón como Batman que decide luchar contra el crimen. En este caso el tío iba con su yate y éste encalló, llegando a una isla desierta en la que tiene que aprender a comer sin sus sirvientes que le hagan la comida. Así que digievolucionando desde el Homo Antecessor hasta el Homo Sapiens, pasando por el Homo Habilis, nos encontramos que empieza a depurar la técnica de hacer arcos y flechas, hasta que vuelve y usa su fortuna para convertirse en un paladín de la justicia al estilo de Robin Hood. LOCURÓN.

9. Hulk

Mira que no aprendemos con la radiación. Bruce Banner, el enclenque e inteligente científico, resulta que ve a un chaval adentrarse en la zona de pruebas en la que están probando su última invención: la bomba gamma. Consigue salvarle al lanzarle a una zanja (que todos sabemos que es un obstáculo insalvable para la radiactividad) pero se lleva tó lo chungo y, claro, a ver si os pensáis que con lo que mola la radiación le va a salir algo chungo como a los de Chernobyl o los de Fukushima. Bueno, todo no fue bueno porque cuando se enfada resulta que se convierte en un ser gigantesco que era gris en un primer momento.

10. Flash (pero Barry Allen)

Ya nos cansamos de la radiación y nos pasamos a cosas menos salvajes pero igual de chungas, los productos químicos. resúltase que se resulta que Barry Allen aparte de torpe y lento, era un policía científico y estaba probando unos productos químicos en su laboratorio que, por accidente, resulta que le caen encima y en lugar de disolverle como haría cualquier ácido o joderle la vida o quemarle la cara, pues resulta que le hacen superrápido. En serio, que se les va de las manos…

11. Iron Man

Una de las mayores mentes científicas de todos los tiempos, Tony Stark, resulta que en un viaje a Vietnam para ver su último invento armamentístico, es secuestrado, sufriendo unas heridas que le dejan una esquirla de metralla junto al corazón. En el cautiverio tiene a otro gran científico con él que le ayuda a hacer una armadura de hierro y un cacharro protector que evita que esa metralla le llegue al corazón pero que necesita de electricidad siempre. Eh, que luego como tiene mogollón de pasta, pues la va mejorando. Pero vamos, que si tengo yo tanta pasta y un intelecto como el suyo, pues igual habría hecho otras cosas.

12. Capitán Marvel

Chungo. Hay dos superhéroes que se llaman igual. Uno en el Universo DC y otro en el Universo Marvel. Pero como éste resulta que es por un rollo de radiación, voy a coger al otro, porque es aún más flipante. Que es que un chaval cuyos padres exploradores son asesinados y la persona que le adopta le deja en la calle, así todo muy rollo molón. Pero entonces aparece un mago que está combatiendo el mal y le da sus poderes al pronunciar su nombre: Shazam. ¿Qué poderes obtiene con ese grito? La sabiduría de Salomón, la fuerza de Hércules, la resistencia de Atlas, el poder de Zeus, el coraje de Aquiles y la velocidad de Mercurio. Pues eso, Shazam. ¿Acaso no es cuqui?

Pues eso, que los superhéroes de vez en cuando tienen unos orígenes un tanto así. Cosas que pasan. Pero, eso sí, al final me veo las películas y me leo los cómics que caen en mis manos.

Imagen destacada de Judith García, con licencia Creative Commons.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

J. Esteban Mucientes

Sobre J. Esteban Mucientes


Conocido como @mediotic, es consultor freelance, enfocándose en los medios sociales, especialmente mostrar a través de la formación la utilidad de las redes sociales para cualquier tipo de negocio o colectivo colaborando de manera estable con Vital Innova. Escribe en su blog mediotic.info, en el que da salida a temas relacionados con el Social Media y temas de primera ayuda para gestionar redes sociales (aparte de denunciar el humo). Según parece, pertenece a la Junta Directiva de AERCO-PSM. Vamos, que lo mismo te descose un roto que te rompe algo ya cosido. O algo así