La música clásica: esa gran desconocida…

La inmensa mayoría de nosotros hemos tenido profesores de música lamentables en nuestra etapa escolar, que, más que hacernos amar la música, han conseguido el efecto contrario. Sin embargo, hay cientos de tonadas que, bien por la publicidad, por el cine o la tele, nos suenan, nos atraen y nos gustan, aunque no lleguemos ni a conocer el título de la obra o su autor.

Si queréis daros otra oportunidad con la música docta, os propongo, para empezar:

1. Oda a la alegría, de Beethoven

Compuesta por Beethoven a los 35 años a partir de un poema de von Schiller. En 1985 se convirtió en el Himno de la Unión Europea. Un clásico entre los clásicos.

2. Pompa y circunstancia, de Elgar

Seguramente por el nombre no te suene, pero esta Marcha de Edward Elgar es un auténtico clásico de las películas de Unis americanas. No hay graduación que se precie sin esta pieza que Elgar compuso para la coronación del rey Eduardo VII. ¿Sigue sin sonarte? ¿Seguro? Eschúchalo y verás.

3. Scherezade, de Rimsky-Korsakov

La primera vez que escuché este tema estaba montada en un autobús por la vía de la Plata y entre dehesas extremeñas en plena primavera. Quizá sea el mejor escenario imaginable: las encinas, las flores silvestres, el movimiento… y la princesa de las Mil y una noches.

4. Moldava, de Smétana

Otro romántico. Qué le voy a hacer si son mi debilidad. Esta pieza es la segunda de un conjunto de seis poemas sinfónicos llamado “Mi Patria” y seguro que lo habéis escuchado antes en mil sitios.

5. Invierno, de Vivaldi

Ya conoces la Primavera, ahora toca otra estación de esa obra maestra que son las Cuatro Estaciones del gran “Prette Rosso“. Si escuchas el tema con los ojos cerrados, igual puedes intuír el hielo goteando y la Naturaleza dormida.

6. Sinfonía del Nuevo Mundo, de Dvořák

Pieza utilizada hasta la saciedad en anuncios de TV, la Sinfonía del Nuevo Mundo del compositor checo de nombre impronunciable está inspirada en un viaje iniciático a los Estados Unidos allá por finales del siglo XIX e influenciada por los cantos espirituales de los negros y de los indios.

7. Pequeña serenata nocturna, de Mozart

¿Has visto Amadeus? Vela. Sin excusas.

Hay pocas obras de Mozart que no incluiría en esta lista. Con todo, no quiero meterme con la ópera (aún), así que este básico del clasicismo es estupendo: ni le sobra ni le falta una nota, ni nada. Es perfecta.

8. Peer Gynt (La Mañana), de Edvard Grieg

Efectivamente. Abres la ventana, ves desplegarse los primeros rayos del sol, te desperezas un poco, respiras el aire fresco y… la melodía que suena en tu cabeza es esta.

9. Danza húngara, de Brahms

Los cambios de ritmo de esta pieza son mareantes, pero, sin duda, merece un puesto entre mis clásicos favoritos. ¡Casi podemos ver saltando y cabalgando a los cosacos!

10. Marcha Radetzky, de Strauss

Si has visto alguna vez el concierto de año nuevo, sabrás que este tema es el que cierra el concierto. También habrás visto al Director de la orquesta dirigir al público dando palmas. Johann Strauss, ese crack de los valses, las polkas y las marchas.

11. Música nocturna de las calles de Madrid, de Boccherini

Aunque lo más conocido de este compositor barroco es su Minueto, la Música nocturna de las calles de Madrid es, sencillamente, magnífica. ¡Por cierto! Luiggi está enterrado en la Basílica de San Miguel, en Madrid, por si a alguno os da por hacer turismo fúnebre 😉

12. Así habló Zaratustra, de Strauss

Conocidísima la obertura por ser la banda sonora de 2001, una Odisea en el espacio. Richard Strauss (que no tiene nada que ver con Johann Strauss) compuso este poema sinfónico basándose en la obra homónima de Nietzsche.

Probablemente no están todas las que son, pero sin duda, estas doce piezas conforman el abc de iniciación a la música clásica. Espero que las disfrutéis tanto como yo.

Imagen cortesía de Luispabon, con licencia Creative Commons.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Cristina Juesas


Cristina Juesas, también conocida como Maripuchi, trabaja como consultora de comunicación. Organizadora y fundadora del TEDxVitoriaGasteiz. Ha sido presidenta del Toastmasters Club Vitoria-Gasteiz, asociación para mejorar las habilidades comunicativas y de liderazgo y ha sido elegida Directora de División para el curso 2017-2018. Autora de la Guía de usos y estilo en las redes sociales del Gobierno Vasco y coautora de Comunicación de Crisis Online. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual en Vitoria-Gasteiz. Colabora con la Cadena SER en el programa Hoy por Hoy Vitoria en una sección sobre nuevas tecnologías.