La gran novela americana está protagonizada por hombres. Y escrita en su mayoría por hombres. Los novelistas americanos vivos tienen todos un tono reconocible. Los lees y todos se parecen, cada uno con un estilo pero todos son reconocibles. Una de sus características son sus protagonistas masculinos. Nunca los convierten en héroes, siempre son cotidianos.
Muchas veces resultan irritantes con sus comportamientos y pensamientos y al mismo tiempo extrañamente cercanos por que muchas veces se parecen a nosotros justo en lo que no nos gustaría parecernos.
Hoy traigo una docena de novelas con protagonistas masculinos y rizando el rizo… escritas por autores americanos que están vivitos y coleando.

1. Todo cuanto amé de Siri Hustdvedt

Yo no he dicho que fueran hombres los autores. He dicho “autores vivos” y la señora de Auster es escritora americana y a día de hoy que yo sepa está viva. Todo cuanto amé es su mejor novela y llama la atención porque está escrita en primera persona. El protagonista principal es Leo, un historiador del arte que conoce por casualidad a Bill, un pintor que no ha vendido un cuadro en su vida y que gracias a él se hace famoso. Leo y su mujer Erica, Bill y su mujer Lucille y la modelo de Bill Violet, establecen entre ellos una serie de relaciones de amistad, de crecimiento, de distancia exactamente igual a las que puede tener cualquier lector.


2. Maus de Art Spiegelman

Si, esto es un comic, pero también es una novela. Art Spiegelman relata la historia de su padre Vladek, un judío polaco, desde que era un joven que conoce a la que luego sería la madre de Art hasta su muerte. A la que vez que cuenta las vivencias de Vladek desde la invasión alemana de Polonia y durante toda la II Guerra Mundial, relata la difícil relación que establece con su padre sobre la que siempre planea la muerte de su hermano Richieu durante la guerra. Toda la historia es espeluznante, un ejemplo de supervivencia y de lucha que marca para siempre a Vladek y su relación con el mundo y con su hijo. Es una obra maestra y el único comic que ha recibido el Premio Pulitzer.


3. Las correcciones de Jonathan Franzen

A pesar de ser la historia de una familia, los Lambert, el peso de la historia, el eje sobre el que pivota toda la historia es la personalidad del padre Alfred y como ella ha condicionado la relación con su mujer Edith y sus tres hijos: Gary, Chip y Denise. La demencia que empieza a apoderarse de Alfred mientras él es consciente de esa pérdida de control de su cabeza y su cuerpo es aterradora porque le puede pasar a cualquiera.





4. Mystic River de Dennis Lehane

Un poco de novela negra de la mejor. Lehane es un gran escritor y es un genio creando personajes que no son ni buenos ni malos y otros que son perversos pero que no provocan rechazo si no comprensión. La historia de tres amigos que ven su vida marcada por un acontecimiento fortuito que les ocurre en la infancia y que a pesar de creer superado les perseguirá en su vida y en sus decisiones es tremenda. El lector comprende a todos mientras permanece paralizado por el espanto de la situación. Por muy dura que sea la vida y las decisiones que tomes hay que vivir con ello y seguir adelante.


5. El periodista deportivo de Richard Ford

Frank Bascombe es el protagonista masculino de una trilogía que comienza con esta novela y continua con “El día de la independencia” y “Acción de Gracias” . Frank trabaja como periodista deportivo y ha perdido un hijo. Es un personaje descarnado, desagradable, entrañable a ratos, de bofetón muchos otros, con unos procesos mentales tan absurdos como puede tener cualquiera y por eso extrañamente cercanos.
“No hay nada tan alentador como saber que en alguna parte, una mujer que te gusta está pensando en ti y sólo en ti. Pero no hay nada tan hiriente como que ninguna mujer piense en ti. O peor todavía, que una mujer haya dejado de pensar en ti por culpa de tu estupidez. Es como mirar por la ventanilla de un avión y descubrir que la tierra ha desaparecido. No hay otra soledad que se le pueda comparar”


6. Empire Falls de Richard Russo

Una novela sencilla sobre la vida de Miles Roby en Empire Falls, una pequeña ciudad en decadencia en el estado de Maine. Él es el centro de la historia alrededor del cual Russo dibuja el resto de los personajes, su hija, su hermano, su padre y sobre todo su madre muerta y la Sra. Whiting “dueña” del pueblo y de la que Miles descubrirá el papel que ha jugado en su vida. Es una novela sencilla y pausada.





7. Un matrimonio feliz de Rafael Yglesias

Novela en gran parte autobiográfica que cuenta la relación entre Enrique y Margaret pero siempre desde el punto de vista de Enrique. A los 50 años, ella se enfrenta a la muerte por un cáncer terminal y Enrique mientras la ayuda cuenta toda su relación desde la primera vez que se vieron desde su primera cita hasta estos momentos finales. No hay idealización ni romanticismo rosa, es una relación que se construye con sus vaivenes y su final. La construcción de una vida en pareja, las desilusiones, los desencuentros, las dudas, los distanciamientos y los parches que se van poniendo.


8. La mancha humana de Philip Roth

Roth es la gran figura de la novela americana. Es un autor que siempre escribe la misma novela con unos personajes masculinos que se parecen siempre entre ellos por sus entornos, sus situaciones vitales y sus pensamientos. En este caso, el protagonista Coleman Silk, es un profesor universitario con un pasado intachable y una trayectoria profesional inmejorable que ve derrumbarse en un minuto todo lo logrado. Lo “políticamente correcto” acabará con su prestigio profesional y su “posición” social en un primer momento y su con su vida cuando las cosas se lleven al extremo. Una vez más Roth aborda el encaje del individuo en la sociedad y como lo que hacemos en la infancia y juventud condiciona nuestra vida de adultos.


9. La carretera de Cormac McCarthy

Novela apocalíptica y muy desasosegante en la que un padre y su hijo caminan por una carretera inhóspita en medio de la nada después de que una gran cataclismo desconocido para el lector haya asolado la tierra, van en busca del mar. El padre lucha por su hijo y sufre porque sabe que no puede ofrecerle nada y que no queda nada. Se lee con el corazón encogido y ganas de taparse con una manta.
“Como el agonizante mundo que habitan los ciegos nuevos, todo él disolviéndose lentamente de la memoria”.





10. Tan fuerte, tan cerca de Jonathan Safran Foer

El protagonista masculino de esta novela es Oskar, un niño de 9 años que pierde a su padre en los atentados del 11S, también es la historia de sus abuelos, supervivientes del bombardeo de Dresden durante la II Guerra Mundial. Es un libro original en la trama y en la edición, incluye fotos, imágenes que sorprenden, distintos tipos de letra… y es a la vez inmensamente triste.





11. La música del azar de Paul Auster

De Auster podría elegir cualquiera de sus novelas, todas con protagonistas masculinos y todos marcados por las casualidades que tanto le gustan. Escojo ésta, que tiene nada menos que 4 personajes masculinos enfrentados en una partida de poker que va convirtiéndose poco a poco en una prisión para dos de los protagonistas. Se pasa miedo.





12. América, América de Ethan Canin

Una vez más, una historia de recuerdos, en este caso la de Corey Stifter, un joven que en 1971 ve como su destino se une al de la familia Metarey, una rica familia que ha creado todas las industrias de la región donde vivie y de la políticamente vive toda la zona. Su historia personal se va entrelazando con la de esa familia y con el auge y caída de Henry Bowiller, un aspirante demócrata en las primarias en 1970. Las intrigas políticas, los intereses económicos, las miserias personales y las relaciones se mezclan a lo largo de toda la trama.


Hay muchas más por supuesto, de hecho, se podría hacer una docena solo con los personajes de Roth o de Auster, pero hoy he elegido estas que recomiendo a todo el mundo.

Fotografía destacada cortesía de Thomas Hawk via photopin cc.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Molinos


Un día abrí un blog... Pensamientos. Libros. Frivolidades. Críticas destructivas. Recomendaciones. Indignaciones. Perfiles. Cuentos "didactivos". Grandes momentos etílicos. Despellejes. Documentales. Filosofía de garrafón. Conversaciones. Recetas. Maternity. Y más... Finalista de los Premios Bitácoras y de los Premios 20Blogs 2012. Cosas que (me) pasan .