Con motivo del Día Internacional de la Mujer y Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional, declarado así por Naciones Unidas, quiero dedicarle un post a 12 magníficas novelistas, que siempre escriben para reivindicar y contar la realidad de las mujeres en distintas culturas y épocas. Mujeres luchadoras que hacen que el 8 de marzo sea constante en sus agendas políticas y culturales; mujeres que ceden páginas a voces de mujeres, algunas reales, otras ficticias, pero que podrían ser cualquiera de nosotras, y que cuentan sus logros, fracasos e injusticias; mujeres que además se atreven a nombrar en femenino, y que seguro que sienten pudor al oír y ver informes y declaraciones contra el lenguaje inclusivo como el de la RAE.

1. “Jane Eyre” de Charlotte Brontë

Es la novela escrita por Charlotte Brontë. La novela se tituló en principio Jane Eyre: una autobiografía y se publicó bajo el seudónimo de Currer Bell. Tuvo un éxito inmediato, tanto para los lectores como para la crítica. Uno de sus más acérrimos defensores fue el escritor William Makepeace Thackeray, al cual muchos atribuyeron la obra, pues la autora permaneció en el anonimato hasta un tiempo después de su publicación. Como agradecimiento, Charlotte le dedicó la segunda edición de su novela.

El libro es innovador en la forma de pensar y de actuar de la protagonista, Jane Eyre, y en su forma de ver el mundo. Es considerado por muchos como una de las novelas precursoras del feminismo y en su época fue muy polémico debido a esta actitud. Ha tenido varias adaptaciones al cine.

2. “La voz dormida” de Dulce Chacón

Novela histórica escrita por Dulce Chacón y publicada en 2002. Estructurada en tres partes y que se desarrolla en la posguerra civil española entre la cárcel madrileña de las Ventas y una pequeña pensión de la calle Atocha, abarca desde al año 1939 hasta el año1963.

En La voz dormida rescata la memoria de las mujeres como Tensi, Tomasa, Reme, Elvira, Pepita y otras muchas más, que perdieron la guerra y que sufrieron doblemente, ya que además de perder una guerra sufrieron un retroceso de los derechos que acababan de ganar. Dulce Chacón apuntó que tuvo que suavizar las diversas historias que las mujeres le contaron porque según dijo la ficción no soporta tanto horror como el que vivieron esas mujeres. Admiró el hecho de que las mujeres con las que charló siguen conservando la dignidad, la lealtad hacia sus compañeras y sus ideales intactos.

Dulce Chacón Gutiérrez (1954-2003), fue una escritora y poetisa española que a pesar de su pertenencia a una familia conservadora, estuvo comprometida con la izquierda y la política progresista. Se involucró en numerosas actividades sociales y políticas de carácter progresista.

En relación con la invasión de Irak, formó parte de la plataforma ‘Cultura contra la guerra’ y leyó, junto con el premio Nobel José Saramago, el manifiesto antibélico que cerró la gran manifestación contra la guerra del 15 de marzo de 2003 en Madrid. Como parte de una delegación de la plataforma ‘Mujeres contra la Guerra’ también acudió a Bagdad en marzo del mismo año para conocer la situación del pueblo irakí y su oposición al conflicto. Además, perteneció a la asociación Mujeres contra la Violencia de Género.

3. “Beatriz y los cuerpos celestes” de Lucía Etxebarría

Premio Nadal 1998.

El compromiso feminista  en la obra de esta escritora es constante.

Obra repleta de  personajes feministas y que rompen con los cánones establecidos por una sociedad patriarcal. En Beatriz y los cuerpos celestes, tres mujeres: Cat, lesbiana convencida; Mónica devorahombres compulsiva y Beatriz, que considera que el amor no tiene género. Tres momentos de la vida de una mujer y dos ciudades, Edimburgo y Madrid. La novela viaja del presente al pasado explicando la evolución y las etapas de la vida de su protagonista, y aborda temas como la drogadicción, la sexualidad y el amor.

En todas sus novelas, las protagonistas son mujeres, que parecen estar en crisis por varias razones: por la excesiva carga inhibitoria de unos modelos de conducta que no otorgan a la mujer la libertad que desea, que parecen negarle el desarrollo profesional si elige la familia y viceversa, que la condena a ser una paria (como Beatriz) si no adopta los modelos genéricos vigentes (ya sea homosexuales o heterosexuales), que es víctima de su educación pero que, si se replantea los roles establecidos por ella, tampoco alcanza la felicidad.

4. “La bella durmiente: Papeles de Pandora” de Rosario Ferre

Puerto Riqueña. En 1970 Rosario Ferré escribió su primer cuento y desde aquel año ha llegado a ser una de las escritoras puertorriqueñas más prolíficas y la más importante dentro del campo literario latinoamericano de finales del siglo XX. Escribe varios géneros literarios —el cuento, la novela, la poesía y el ensayo— y siempre escribe de su Puerto Rico amado. Rosario Ferré verdaderamente promulga una crítica literaria posmodernista para el siglo XXI. Conoce de primera mano la marginalidad de la literatura feminista porque desde 1970, cuando empieza a publicar su obra literaria, Ferré siente el rechazo y el desprecio de los críticos puertorriqueños, primeramente masculinos, que desvaloran su narrativa. La llaman anarquista, pornográfica y traidora a su clase social por lo que publicaba en su revista Zona y por su primer libro.

Los cuentos de papeles de Pandora son “feminocéntricos” en respuesta a una tradición “falócrata” en la literatura puertoriqueña.

5. “Entre visillos” de Carmen Martín Gaite

Entre visillos es una de las obras más importantes de la literatura de la España de posguerra. Entre Visillos resulta una acertada crítica a una sociedad con valores intransigentes donde la mujer vive recluida por unas normas sociales que cortan totalmente su libertad y  la condicionan.

Carmen Martín Gaite fue una de las figuras más importantes de las letras hispánicas. Entre visillos, Retahílas, y El cuarto de atrás son algunas de sus obras más importantes. Ha recibido premios de la talla del Nadal, el Nacional de las Letras, o el Anagrama de Ensayo.

6. “La casa de los espíritus” de Isabel Allende

Fue casi a los 40 años cuando empezó a escribir una carta para su abuelo y que más tarde se convirtió en el libro La Casa de los espíritus, éste fue tan popular que incluso se llevó a la pantalla grande. Desde ese momento se ha convertido en una escritora con fama internacional. Sus obras han sido traducidas a más de 25 idiomas y encabezan las listas de Best Seller en varios piases de América y Europa. Su tío, Salvador Allende, fue presidente de Chile hasta que en 1973 fue derrocado por el dictador Augusto Pinochet.A los 30 años de edad, este hecho marcó la vida de la escritora. La mayor parte de los personajes que aparecen en sus libros son reales, por supuesto están novelados, pero son reales en el sentido de que están basados en algunas personas que conoce o que ha conocido. La mayor parte de los personajes de La casa de los espíritus son de su familia. Isabel Allende nos cuenta una gran saga familiar, la existencia de cuatro generaciones en la familia Trueba, deteniéndose con preferencia en los personajes femeninos: Nívea, Rosa y Clara, Blanca, y por último Alba; aunque a todo lo largo de la novela quien habla en los momentos trascendentales es el senador Trueba, salvo en el final, donde la que toma la palabra es Alba, como  relevo espiritual y social. Incorpora una mezcla de acontecimientos que tratan sobre el amor, la familia, la muerte, los fantasmas, las clases sociales, la revolución, la política, los ideales. El personaje femenino principal es Clara. Ella es clarividente, practica la telequinesis y raras veces es solícita con los deberes del hogar.

7. “Las Nieblas de Avalón” de Eleanor Zimmer Bradley

Fue una prolífica escritora de novelas de fantasía y ciencia ficción como Las Nieblas de Avalón o la saga de Darkover, con frecuencia con una perspectiva feminista.  Fue editora de la larga serie La Espada y las Hechiceras (Sword and Sorceress). Animó a varios autores a escribir en sus historias heroínas no tradicionales y animó sobre todo a autoras que no se atrevían a incluir mujeres en sus antologías.

Sus novelas más conocidas son Las Nieblas de Avalón, recreación de la leyenda artúrica desde el punto de vista femenino (en el que la narración corre a cargo de Morgana le Fay- es un hada de la mitología celta. Hermana de Arturo, madre con él de Mordred y discípula de Merlín. Es la reina de la isla de Avalón, con el poder de curar y cambiar de forma. Es uno de los personajes más populares y controvertidos del ciclo artúrico ya que puede ser presentada como una benefactora de su hermano o la peor de sus enemigos-) y “La antorcha” historia de la guerra de Troya narrada por Cassandra. Siempre sus protagonistas femeninas están fuera del considerado rol de la mujer.

8.”Mi carta más larga” de Mariama Bâ

Autora de Mi carta más larga, una de las tres novelas más importantes de la literatura africana, Mariama fue de las primeras escritoras en ofrecer una descripción de la condición de la mujer africana.

Nació en Dakar en 1929 dentro de una familia acomodada. Fue criada por sus abuelos, en un medio musulmán tradicional, ya que su madre murió cuando ella era muy niña. Esto hizo que desde muy temprana edad se mostrara crítica con un sistema que la discriminaba por el simple hecho de haber nacido mujer y le negaba una educación por la que tuvo que luchar, ya que sus propios abuelos no creían que una mujer debiese recibir educación.

Pionera en la lucha de los derechos de la mujer, participó en diversas organizaciones de mujeres y escribió artículos en periódicos locales.

Publicó su primera novela Un si longue letter (Mi carta más larga) Premio Noma 1980, cuando tenía 51 años. La obra trata de las confidencias de una viuda senegalesa, Ramatoulaye, a su mejor amiga, Aïssatou, divorciada, que ha dejado su país. Entre la resignación y la voluntad de cambiar su vida, el lector accede a un retrato íntimo sobre la condición femenina en África, en especial la injusticia y el desamor que comprende la poligamia y realiza una crítica ante temas como el sistema de castas, la familia o la religión.

Existen multitud de escritoras africanas, desconocidas por Europa y muchas de las cuales han tenido que lucha frente a la injusticia, la desigualdad y el anonimato como escritoras por el hecho de ser mujeres. África y su patrimonio literario no conforma un conjunto homogéneo sino que constituye un conjunto de tierras con una riqueza muy variada y  en lo que concierne a climas, pueblos y culturas, y que posee una creación literaria acorde a esta diversidad, lo cual también se aplica a las obras de sus escritoras.

Algunas de las más conocidas son la escritora senegalesa Nafissatou Niang Diallo (1941-1982); Nadine Gordimer, escritora sudafricana ganadora del premio Nobel de literatura en 1991. En sus libros trata los conflictos interétnicos y el apartheid.

Más autoras africanas en Las voces del arco iris. Textos femeninos y feministas al sur del Sahara y en http://www.nodo50.org/derechosparatodos/DerechosRevista/Derechos9-Literafrica.htm

9. “El harén político: el profeta y las mujeres” de Fatima Mernissi

Grandísima escritora marroquí. Sus libros más famosos incluyen “El harén político: el profeta y las mujeres“, “Sueños en el umbral. Memorias de una niña en el harén” y el interesantísimo “El harén y occidente“, un análisis vivaz y humorístico de la visión occidental (sobre todo masculina) del harén.

El mundo árabe musulmán es desde hace siglos un mundo rico de poesía, de literatura, de ciencia y de espiritualidad. Desde hace algunos decenios son muchas las artistas que desde los países del Magreb (Marruecos, Túnez, Argelia), o del Mashreq (Siria, Líbano, Jordania, Egipto) así como desde países musulmanes no árabes y aun más al oriente (como Turquía, Irán, Pakistán, Afganistán, Bangladesh) han logrado hacer sentir su voz.

Para conocer más autoras y más obras de feministas árabes y musulmamas.

10. “Woman at point zero” de Nawal Al Saadawi

Es una prolífica y activísima escritora egipcia, ensayista, médica, feminista y orgullosa opositora del gobierno egipcio. Su lucha le ha costado la cárcel, amenazas, la prohibición de sus libros y el exilio. Su producción es tanta y tal que seria imposible resumirla aquí.  su sitio web es http://www.nawalsaadawi.net/ donde podrás encontrar una lista completa de sus obras. Su obra más famosa en Italia es Woman at point zero. Es la verdadera historia de una mujer egipcia condenada a muerte que Nawal recogió en la cárcel antes de la ejecución. Es el retrato honesto y despiadado de una mujer empujada a la prostitución y luego al asesinato para defender su derecho a la vida y a la libertad en un mundo dominado por las reglas sociales y religiosas.

11. “Las Edades de Lulú” de Almudena Grandes

Nace en Madrid en 1960 y se da a conocer en el mundo literario por Las Edades de Lulú, que  ganó el XI Premio La Sonrisa Vertical, Premio de narrativa erótica en 1989. Y fue llevada al cine por Bigas Luna al año siguiente. La novela tuvo un gran éxito y ha sido traducida a más de 19 idiomas.  Cabe destacar obras como Malena es un nombre de tango (1994) o Atlas de Geografía humana (1998). Tanto Las Edades de Lulú como Malena es un nombre de tango se llevaron al cine.

La pregunta que parece ser central para los estudiosos que se dedican a esta novela es si la obra de Grandes representa un paso adelante en cuanto a la liberación femenina o si sólo sirve para reforzar la mentalidad patriarcal. Así, por ejemplo, Duchesne Winter insiste en que las prácticas sexuales de Lulú son “un producto feminista”. Otros críticos expresan una opinión contraria al respecto. Lo importante es  identificar los retos con los que se encuentra una mujer durante su formación en la sociedad española contemporánea. Lulú nace en 1958 y su infancia transcurre en la época franquista. Sus padres siguen manteniendo los valores del abuelo paterno de Lulú. La madre de la protagonista vive el destino tradicional de la mujer dentro de una sociedad patriarcal, criando a sus nueve hijos. Lulú se educa en un colegio de monjas y vive en un ambiente familiar donde su despertar sexual produce un profundo malestar en los adultos que la rodean y que no saben aproximarse a la joven que está entrando en la pubertad. Lulú rechaza la experiencia de su madre como un proyecto vital. Desde muy joven Lulú percibe lo triste que es el destino de una mujer como su madre y se da cuenta de la falsedad del discurso que condena la sexualidad femenina. A pesar de que el discurso patriarcal le prohíbe explorar su sexualidad, Lulú se entrega a la búsqueda del placer sexual, sin hacer mucho caso a las normas de conducta que tiene que observar una mujer en la sociedad franquista.

Su otra novela Inés y la alegría (2010), que obtuvo en México el Premio Elena Poniatowska, ha sido calificada de “portentosa obra narrativa que, montada en la tradición galdosiana escrita contra viento y marea, contra la tendencia general en nuestro tiempo, de andar con prisas, tanto del lado de quien la construye como de quien la lee”

Almudena Grandes es columnista habitual del diario El País y contertulia en los programas de la Cadena SER. Se ha significado siempre por sus posiciones políticas de izquierda, habiendo mostrado su apoyo público a Izquierda Unida, así como a otros movimientos sociales.

En esta web puedes encontrar su obra completa y saber más de la autora: http://www.almudenagrandes.com/

12.“La señora Dalloway” de Virginia Woolf

publicada en 1925, donde Woolf  usa la perspectiva interior de la novela, moviéndose  hacia atrás y adelante en el tiempo, y dentro y fuera de la mente de varios personajes para construir una imagen completa, no solo de la vida de Clarissa, sino de la estructura social de entreguerras. La señora Dalloway es posiblemente la novela más conocida de Woolf, debiéndose en parte de su reciente popularización por la novela deMichael Cunningham, Las horas, y la película del mismo nombre de Stephen Daldry. La novela por sí misma se preocupa de un número de temas:  el feminismo y la locura, en los personajes aparejados de Clarissa Dalloway y Septimus Warren Smith. El personaje de Clarissa remarca el rol de las mujeres como amas de casa y personifica a la represión sexual y económica de estas. la novela recoge un amplio espectro de temas, desde el colonialismo, el comercialismo y la medicina, hasta el feminismo, la bisexualidad, y la política.

Obviamente, el número de mujeres novelistas y además con una visión feminista es infinito, y aunque a veces no son lo suficientemente reconocidas, ellas también son y pueden ser bestsellers. Cada una de nosotras tendremos nuestras favoritas. Sí me gustaría hacer otro post recopilando nombres de mujeres novelistas que os gusten y que se merezcan vuestro reconocimiento. Estaré encantada de recogerlas.

Afortunadamente, estoy comprobando que en la redes sociales cada vez es más fuerte el proyecto feminista y que cada vez se suman más hombres. Si esto es posible es porque muchas mujeres desde hace siglos salieron a la calle para conquistar los derechos de los que hoy disfruto, mujeres como estas 12. Y a ellas les debemos salir este 8 de marzo a la calle, por todos los derechos que quedan por conquistar en este país, por los que nos quieren quitar, y por otras mujeres que no los tienen en otras partes del mundo.

¡Feliz Día Internacional de la Mujer a todo el mundo!

Imagen cortesía de LADY READ MORGAN, con licencia Creative Commons.

Nota del Editor: este post estaba previsto inicialmente para ayer, aunque problemas técnicos nos obligó a retrasarlo. Agradecemos tanto a Emilia como a vosotros vuestra comprensión.



Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Emi Escudero

Sobre Emi Escudero


Politóloga, Técnica en Igualdad de Género. Autodidacta en temas relacionados con la Comunicación 2.0, Social Media Strategies y las TIC en general. Con experiencia profesional en comunicación política, campañas electorales y reputación digital. En estos momentos investigando sobre sexualidad y pedagogía con perspectiva de género. Iniciando un proyecto empresarial sobre liderazgo compartido, coaching y empoderamiento femenino.