Gracias a los amigos de Unadocenade por dejarme un hueco en este blog en un día tan importante y en el que tantos derechos hay que reivindicar.

El 15 de marzo de 1962 el presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy, anunció los derechos de todos los consumidores y conminó a convocar todos los 15 de marzo siguientes el Día Mundial del Consumidor. Una fecha que supone una llamada de atención a todos los ciudadanos sobre la idea de que sólo un consumo responsable es bueno y creo que a esa reflexión estamos llegando todos y más soportando esta grave crisis de la sociedad de consumo.

Hoy que tanto hablamos de los mercados, debemos alzar más la voz para que resuene con fuerza los derechos que tenemos como consumidores y usuarios y es por ello, por lo que os doy doce razones para reivindicar la protección, defensa y garantía de los derechos de consumidores y usuarios:

1. Porque todos somos consumidores

Sí, todos somos consumidores porque raro es el acto que realizamos que no sea de consumo, por tanto, debemos estar atentos para que el sistema mejore y porque la colectividad hace más fuerza que el individuo.

2.  Porque la colectividad siempre tiene más fuerza

Por eso es necesario que nos acerquemos a las asociaciones de consumidores y usuarios, porque ellas nos informarán, asesoraran pero además, harán que nuestra voz suene con más fuerza.

3. Porque cada vez tenemos más herramientas

Internet y en concreto las redes sociales, están siendo un gran altavoz sobre los gustos y disgustos de los consumidores y usuarios, tanto que se escribe mucho sobre ello cada día y tanto, que las empresas cada vez usan más recursos humanos y materiales para escuchar que se dice de ellas.

4.  Es necesario que sigamos usando los medios sociales

Sí, muy necesario, porque las empresas escuchan pero hay muchas que no sacan conclusiones para mejorar y satisfacer al consumidor (aunque luego en sus blogs corporativos quieran hacerlo ver 😉

5.  Porque los problemas son cada vez más complejos

Según el perfil del consumidor podemos encontrar desde la dificultad para interpretar la factura de la luz o del teléfono, hasta el típico timo del butano, las dificultades que tenemos para realizar gestiones con nuestra operadora de telefonía móvil o Internet, o los quebraderos de cabeza que nos produce el sector bancario.

6. Porque surgen nuevos ecosistemas en los que debemos garantizar nuestros derechos

Y es que la Red está llena de oportunidades pero también, debemos hacer valer nuestros derechos, porque estos cuestan mucho adquirirlos y poco perderlos.

En este sentido, el desarrollo del comercio electrónico y todas sus modalidades está siendo tan rápido que es algo muy nuevo tanto para el consumidor como para el emprendedor.

7. Porque no podemos permitir que la administración de consumo desaparezca

Y es que el Gobierno de Mariano Rajoy bajo la excusa del ahorro y la eficiencia ha hecho que el Instituto Nacional del Consumo se aglutine en la Agencia Española de Salud Alimentaria y Nutrición (AESAN), lo que supone que las políticas de protección y defensa de los consumidores y usuarios se ciñan al ámbito alimentario, minimizando (o eliminando) los productos y servicios, donde, a propósito, se sitúan la mayor parte de las quejas, reclamaciones o denuncias.

8. Porque la reforma de los órganos regulatorios perjudica a los consumidores

Tal como dice  Alejandro Inurrieta, economista:

“A la postre, con esta medida se elimina el poder de sanción, de fijación de tarifas, y se traslada todo el poder del órgano regulador a las propias empresas que serán las dueñas del destino de su propia actividad.”

“Los grandes perdedores, una vez más, serán los consumidores que verán cómo los tímidos intentos de romper las malas prácticas, los abusos de posición dominante y precios abusivos, volverán a ser la tónica de la actuación de los grandes oligopolios en España. Pero eso es lo que se ha votado. “

9. Porque la administración puede acceder a herramientas para dar respuesta a los consumidores

Y ahí está Consumo Responde, un servicio multicanal de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía que ayer cumplía un año y por el que escuchamos y conversamos con los consumidores, de tal forma, que nos permite detectar que problemas existen para dar respuesta dentro de nuestras posibilidades.

10.  Porque las políticas de consumo se hacen entre todos

Las políticas de consumo, como otras políticas sociales, se hacen en base a las necesidades de la ciudadanía.

Desde Consumo Responde practicamos la escucha activa, de tal forma, que el servicio está en “beta permanente” y se construye entre todos.

11. Porque este entorno cambiante hace que la administración tenga que modernizarse

A pesar de las resistencias, desde que Consumo Responde se puso en marcha, la Dirección General de Consumo, junto a otros colaboradores de la Consejería de Salud, hemos tenido que articular sistemas de información y toma de decisiones más ágiles y eficientes.

12. Porque debemos debemos exigir más información y formación en materia de consumo

Un ciudadano bien informado puede tomar una decisión crítica, consciente y responsable, sin necesidad de dejarse llevar, lo que nos hace que podamos prevenir. Por ello, desde Consumo Responde entendimos que facilitar información veraz y herramientas que faciliten la toma de decisiones, hace que tengamos un consumidor más empoderado.

Kennedy, hace 50 años, dijo:

“ser consumidor, por definición nos incluye a todos” y continua “somos el grupo económico más grande en el mercado, que afecta y es afectado por casi todas las decisiones económicas públicas o privadas … pero es el único grupo importante cuyos puntos de vista a menudo no son escuchados”.

 

Si según el Manifiesto Cluetrain los mercados se construyen a partir de conversaciones, nosotros, que somos parte importante de ellos debemos reivindicar un papel más importante.

¿Participas en la conversación? 😉


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Fátima Ramírez Cerrato


Aprendiz de la vida, inquieta, optimista, apasionada, implicada socialmente, geek y muchas cosas más. Cambiando de ecosistema y reiventándome mientras juego y enredo con la Web2.0.