Todos los que llevamos un tiempo creando contenido podemos afirmar que hay gente ahí fuera que no tiene ningún reparo en tomar prestado (por decirlo finamente) contenido ajeno y llevárselo a su casa.
Puede ser una práctica aceptable si tu web tiene una licencia copyleft o si cumple con los preceptos de republicación de contenido que tú fijes, en ambos casos, citando la fuente original del contenido. No es aceptable, en ningún caso, que traten de hacer pasar contenido tuyo por contenido suyo. Punto.
Pero estas cosas pasan. A mí y a otros autores de este blog nos ha pasado. En alguna ocasión, quien hurtó el contenido, ni se molestó en cambiar las fotografías o las infografías, pero no dudó un segundo en adjudicarse la autoría del post.

En cualquier caso, crear contenido y compartirlo sigue siendo una forma de vida, me atrevería a decir. Y aquí os doy unas cuantas razones por las que yo sigo haciéndolo.

1. Te obliga a investigar

Para escribir un buen post sobre casi cualquier tema, hay que hacer una mínima investigación. Puede ser un par de lecturas o muchas más. O puede implicar darte de alta en x herramientas o descargar x apps, y probarlas para luego poder hablar de ellas con conocimiento de causa.

2. Te ayuda a estructurar el pensamiento

En tu cabeza bullen mil ideas, pero cuando las tienes que plasmar por escrito hay que dotarlas de una mínima coherencia para que quien te lea entienda de qué le estás hablando. Por lo tanto, escribir te ayuda a pensar mejor.

3. Fijas conceptos

No sé a vosotros, pero a mí, el escribir las cosas, me ayuda a fijarlas en la mente. Ya me pasaba cuando estudiaba, que hacía esquemas para fijar los ejes básicos de los temas. Al escribir, fijas los conceptos que tienes en la mente. Si son sobre un tema nuevo para ti, sobre el que has tenido que investigar, completarás el ciclo.

4. Mejoras tu expresión

Pero también puede ser que hables sobre temas que te son tan propios que no necesites investigar nada. En estos casos, debes tener cuidado con la jerga, con ciertas expresiones que te son comunes pero que al resto de los mortales no necesariamente. Tienes que llegar a tu público y que éste te entienda.

5. Por el placer de escribir

Aquí hablo por mí. Me flipa escribir. Así que lo natural es escribir sobre cosas que controlo. Si no las controlo tanto, lo dicho, me documento, investigo, enlazo, pregunto… Pero cuando llega el momento de pasar a limpio, a negro sobre blanco, ese momento en el que te enfrentas al folio en blanco… ese momento es único.

6. Por el placer de compartir

Pero si escribir mola, compartir también tiene su punto. Compartir opiniones, conocimiento con otras personas, que te aportarán su punto de vista sobre lo que escribes, sobre lo que dices, sobre las herramientas que recomiendas, sobre lo que sea. Comprobar cómo tu conocimiento es útil para otros es un placer.

7. Conoces gente interesante

Nunca sabes dónde puedes conocer a alguien interesante. Puede ser en una discoteca a las 3 de la mañana, puede ser en una conversación loca en Twitter, porque ves un vídeo en YouTube… hay mil maneras y una de ellas es escribiendo. Porque puede que alguien busque información justo sobre lo que tú has escrito y ya tenéis algo de lo que hablar.

8. Tu contenido es tu tarjeta de presentación

El CV tal y como lo conocíamos, dependiendo del sector, está acabado. Si te dedicas a la comunicación, al diseño, al desarrollo informático… tu mejor CV lo tendrás online, con un portafolio de tus trabajos y tus creaciones, con una selección de tus mejores artículos. No solo eres lo que compartes, pero haz una búsqueda de tu nombre en Google y dime lo que ves.

9. Compartir te ayuda profesionalmente

No conozco a una sola persona que escriba un blog con contenido interesante y cuya reputación profesional no acompañe al contenido. Esto es así. Ya hemos visto en el punto anterior cómo lo que creas puede ser tu nuevo CV, pero es que lo que creas se amplía, se mejora y se actualiza día a día.

10. Te ayuda a ampliar tu punto de vista

Compartir tu punto de vista, recibir opiniones, reciclarlas y expandir tu mente y tus puntos de vista sobre cualquier tema. Puedes expandirlos de otras muchas formas, pero una de ellas, sin duda, es con la conversación que se crea tras dar tu propia opinión.

11. Te hace más tolerante

Derivado del punto anterior, te acostumbras a recibir visiones de otras personas sobre los temas sobre los que escribes, a debatir sosegadamente, a reposar lo que te dicen. Y ello te convierte en una persona que escucha mejor y más tolerante con las opiniones de los demás.

12. No hacerlo sería egoísta

Si sabes de un tema, ¿por qué no publicar sobre lo que sabes? ¿Te lo quieres guardar para ti? Salvando las distancias, claro, porque tampoco es que yo me tenga por una eminencia, pero, la humanidad avanza porque el conocimiento se comparte, se expande, se amplía, se van rellenando los huecos vacíos de la pared de conocimiento…

¿Y tú? ¿Por qué compartes contenidos?

Foto vía Shutterstock.



Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Cristina Juesas


Cristina Juesas, también conocida como Maripuchi, trabaja como consultora freelance en temas de comunicación. Organizadora y fundadora del TEDxAlmendraMedieval. Presidenta del Toastmasters Club Vitoria-Gasteiz, asociación para mejorar las habilidades comunicativas y de liderazgo (en inglés). Autora de la Guía de usos y estilo en las redes sociales del Gobierno Vasco y coautora de Comunicación de Crisis Online. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual en Vitoria-Gasteiz. Colabora con la Cadena SER en el programa Hoy por Hoy Vitoria en una sección sobre nuevas tecnologías.