Lo hizo de nuevo, el Boss no defrauda nunca y esta vez no fue una excepción. Alrededor de 45000 almas disfrutaron bajo la lluvia de San Sebastián de otro concierto memorable del incombustible Bruce Springsteen en el estadio de Anoeta. Existen muchas razones para ver a Bruce Springsteen en directo (al menos deberías hacerlo una vez en la vida), pero hasta que no lo has visto, no sabes lo que realmente te estás perdiendo.

Hay una serie de conciertos de Rock que aún estas a tiempo de no perderte, aunque no seas un auténtico fanático de la música de esos grupos o artistas, y entre ellos está por supuesto Bruce Springsteen. Yo tenía todavía esa cuenta pendiente desde hace años, pero finalmente la he saldado y con creces. Si puedes, no deberías perderte alguno de los más de 30 conciertos que incluye esta gira europea del Wrecking Ball Tour, de los que 5 (algo no muy usual en Bruce) serán en festivales de música.

El concierto que ofreció el Boss en San Sebastián fue una ocasión única de compartir un concierto de un músico especial, con gente especial. Esta es mi personal crónica del concierto de Anoeta, en forma de 12 momentos inolvidables.

1. Abrir el concierto con ‘Who’ll stop the rain’ bajo la lluvia

Llovía sobre Donosti, y el Boss y su E Street Band decidieron sustituir ‘Badlands’ con la que suelen abrir los conciertos de esta gira, por Who’ll Stop the Rain de los míticos Creedence Clearwater Revival, para abrir el concierto.

Heard the singers playin’, how we cheered for more
The crowd had rushed together tryin’ to keep warm
Still the rain kept pourin’, fallin’ on my ears
And I wonder, still I wonder who’ll stop the rain

Era un guiño al público porque parecía claro que el único que podría parar la lluvia, o por lo menos hacer que no no mojara tanto, era él.

Por cierto, Badlands fue interpretada en la parte final del concierto y tuvo una excelente acogida por parte del público.

2. El público de todas las edades disfrutando de la música del Boss

Desde niños hasta yayas, familias enteras disfrutando de la música. Y es que el Boss es como el Parchís, recomendado desde 4 a 99 años.

3. Se defendió hablando en castellano y euskera

Los ‘Buenas noches San Sebastián’ – ‘Gabon Donosti’ o ‘Gracias San Sebastián’ – ‘Eskerrik Asko Donosti’ se sucedieron a lo largo del concierto, demostrando de nuevo que por allá por donde pasa, el Boss interactúa con su público, sin importarle aprender unas palabras en cualquiera de los idiomas que se hablan allí donde actúa.

4. Sacó al escenario a niños y disfrutó con ellos cantando y bailando

El Boss tuvo un par de momentos en los que como suele ser habitual en sus conciertos, sacó a algún niño al escenario. Uno fue durante el transcurso de ‘Waitin’ on a Sunny Day’ donde sacó al escenario a un niño de unos 6-8 años 4 años con el que cantó el estribillo de la canción. Ya me imagino a ese niño viendo el vídeo cuando sea mayor y flipando en colores una y otra vez.

En el otro, bailó sobre el escenario con unos cuantos niños, que disfrutaron de lo lindo (y él también, se le veía en la cara).

5. La cercanía con su público

El Boss se entregó a su público por completo, se acercó en multitud de ocasiones a la gente, dió la mano, recogió carteles, se puso palestinos y gafas de sol. En definitiva, fue él mismo…

Me impactó mucho el respeto de su público más fiel, ese que espera horas en las colas de los estadios para estar en las primeras filas. Cuando el Boss se acercaba a ellos, lejos de parecer un concierto del Canto del Loco, donde los fans se vuelven locos haciendo peligrar incluso la integridad física de los artistas, le tendían la mano y esperaban la respuesta de su ídolo de manera pacífica.

Sus fans querían interaccionar con él pero desde el respeto más absoluto y sin agobiar a alguien por el que sienten una admiración tremenda (y por otra parte merecida).

6. Su recuerdo para los que lo están pasando mal en estos momentos

Bruce tuvo unas palabras para toda la gente que lo está pasando mal en estos momentos de crisis. Para los que han perdido sus trabajos y casas en EEUU y en España, donde como bien dijo, la cosa ha sido incluso peor.

7. Las canciones del nuevo disco ‘Wrecking Ball’ sonando muy bien en directo

Las canciones de su nuevo disco ‘Wrecking Ball’ se integraron muy bien con el resto del repertorio del Boss y el respetable respondió muy bien ante estos temas, tarareándolos y demostrando que este disco ha calado entre su público.

8. Siempre con la sonrisa en la boca

Porque no todos los rockeros tienen que tener pose de chico malo. Bruce nunca ha sido de esa clase de fantoches que viven de la pose más ridícula. Él siempre tiene una sonrisa preparada para su público, en cada momento, en cada canción de sus conciertos.

9. El Recuerdo para Clarence Clemons y su relevo por parte de su sobrino Jake

Emotivo tanto el recuerdo para el gran Clarence Clemons por parte de la banda, en una sucesión de bonitas imágenes que se proyectaron en las pantallas (con una gran calidad de visionado, por cierto), como la complicidad que tuvo Bruce con Jake, el sobrino de Clarence que ha sustituido en el saxo a su tío, tras su reciente fallecimiento.

10. El Boss se mojó, se divirtió e incluso bromeó

Porque él no es una super estrella absurda y distante. Él es un músico con todas las letras de la palabra.

Sabe que es como el común de los mortales y siente y padece como tal. Llegó incluso a bromear con lo cansado que estaba en la parte final del concierto cuando la gente le pedía más y más a la hora de los bises, quejándose de manera muy simpática y llevándose las manos a los riñones, haciendo alusión al tute que se estaba pegando sobre el escenario.

11. El apoteósis final con sus temas más celebrados

Cantar Born in the USA (no lo hace en todos los conciertos), Born to Run (ver el momento de éxtasis colectivo en el vídeo), Dancing in the Dark o Hungry Heart como parte final del concierto, el cual incluyó un bis con 7 canciones, fue el broche final para un concierto extraordinario.

Tremenda también la versión del ‘Seven Nights to Rock’ de Moon Mullican que hizo corear los días de la semana a todo el público asistente. ¿Por qué no nos enseñarían cuando eramos niños los días de la semana en inglés con esta canción? Habría sido genial…

 

12. Las 28 Canciones y casi 3 horas de concierto

Las 28 canciones que Bruce Springsteen y su banda tocaron en el concierto de Anoeta, conformaron un setlist increíble que hizo que la gente disfrutara de las casi tres horas de concierto. A pesar de la lluvia…
  
Sé que cada uno tendrá sus momentos favoritos del concierto del pasado sábado en San Sebastián. Compártelos con nosotros en los comentarios del post, para que todos seamos partícipes de esos momentos inolvidables que el Boss nos dejó en Donosti.
 
Imagen destacada tomada por el autor, en el concierto de Bruce Springsteen en el estadio de Anoeta (San Sebastián 02/06/2012).


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Óscar Ray


Óscar Ray es consultor tecnológico especializado en integración de sistemas de información y desarrollo de software. Ha formado parte de equipos internacionales en proyectos para Deutsche Bank en Frankfurt, EADS en Madrid, BBVA en Bilbao, el Departamento de Tecnologías de la Información del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, EJIE (Sociedad Informática del Gobierno Vasco) u Osakidetza. Organizador y fundador de TEDx AlmendraMedieval, el primer evento con licencia oficial TEDx que se celebra en Vitoria-Gasteiz. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual sobre innovación, TICs, redes sociales e internet. Colabora con Cadena SER en el programa 'Hoy por Hoy' en una sección sobre nuevas tecnologías. Apasionado por la I+D+i y su aplicación a las Tecnologías de la Información, aplica su formación científica y experiencia en el sector tecnológico en su faceta dedicada a la divulgación y comunicación en materia de innovación.