¿Qué es esto de “disruptivos”? ¿Una nueva manera fashion de decir “revolucionarios”?

Puede ser. Ponle la etiqueta que te parezca mejor. Sin embargo, de forma simplista, podríamos decir que algo disruptivo es aquello que rompe abruptamente con un modo anterior de hacer las cosas.

O mejor aún, que no es más que llevar a la realidad lo que el sentido común dice que es la mejor y más eficiente manera de hacer algo. Le guste a quién le guste. Y por supuesto, no le guste a quién no le guste.

Y como en Una docena de nos mola ser modernos (y disruptivos), nos propusimos armar una lista con aquellos modelos de negocio que creemos que son (o fueron) el comienzo de una nueva manera de hacer las cosas. Y que por muchas huelgas de taxistas, quejas de hoteleros, o quiebras; ya nunca volverán a ser tal y como las conocíamos.

Fuera de lista dejamos a Napster. Tuvo la mala suerte de llegar demasiado pronto y no pudo aguantar la embestida de las discográficas. Creemos que si se hubiese popularizado en esta época, otro gallo hubiese cantado. La fortaleza conjunta de la red no hubiese dejado que se llevasen por delante un nuevo modelo de compartir música, que aunque ilegal, creemos que fue la base para que se planteen modelos legales futuros exitosos como Spotify.

Momento. Que ya sabemos que estáis pensando. Todo gratis, ilegal y viva la fiesta. Nada más lejos de nuestra intención. Se trata de hacer ver que en la misma etimología de la palabra viene incorporada la polémica y el conflicto. Precisamente porque antes no existía nada similar y viene a romper de manera más o menos violenta el status quo. Y obviamente todas estas rupturas carecen de un marco legal que las encuadre. Ahora, una cosa es adaptar la legislación para dar cabida y orden a estos nuevos modelos de negocio, y otra muy distinta es querer tapar el sol con el dedo para seguir manteniendo modelos caducos de explotación de un negocio que no aporta ningún valor añadido.

1. Virgin

Probablemente, el primero de todos. Una empresa que surgió siendo una discográfica y hoy día es un conglomerado de empresas con negocios que van desde las líneas aéreas hasta los viajes espaciales, pasando por los discos (su primer negocio real), servicios financieros o las telecomunicaciones.

¿Quién pensaba que un loco como Richard Branson iba a romper el mercado de la música hace ya cuatro décadas vendiendo por correo? ¡Por correo! ¡Discos! Con lo frágiles que son y lo mucho que se podrían estropear si no eran cuidados como mandan los cánones.

Y para quienes tengáis la suerte de tener cerca uno de sus gimnasios, veréis que cualquier parecido con cualquier compañía habitual es mera coincidencia.

Y, si aún así no estáis convencidos, ¿quién creéis que es el Hank Scorpio de los Simpson? ¿De verdad que no caéis?

2. Amazon

Muchas tiendas minoristas y no tan minoristas, ahora se llevan las manos a la cabeza y hablan pestes de Amazon. Podrán tener algo de razón. Pero la verdad es que si un market place sin siquiera stock propio, llegó a ser la empresa de retail más grande del mundo (hasta que Ali Baba salga a bolsa) poniendo por delante de todo la atención al cliente; por algo será.

Servicio, envío, garantía, etc., era algo que todos tenían a la mano y nadie se preocupaba por cuidar. Empezaron con libros, luego con música, luego incorporando catálogos externos, y hoy están en disponibilidad de poder vender y servirte casi cualquier cosa.

Su modelo de venta, entrega y recomendación, llevó a la quiebra a librerías centenarias como Barnes & Noble que no vieron (y hasta se burlaron) venir el huracán Amazon.

3. Tesla Motors

Quiero un Tesla. Y punto. Ya podría acabar aquí. Bueno, en realidad no. Vamos a contar un poco más.

¿Cuáles han sido siempre los problemas asociados a los vehículos eléctricos? Pues que eran feos y pequeños y que su autonomía no daba para muchas alegrías.

Esto se ha ido solucionando con mejores baterías, mucho más eficientes y esas cosas. Pero al final los coches eléctricos siempre han sido familiares pequeños que en muchos casos no tenían un diseño aceptable y con un coste no precisamente muy asumible. Salvo para los taxistas.

Así que aquí llega Tesla con dos soluciones: una, que es la que más mola, sus coches que no son precisamente de gama media-baja y cuestan como un coche de lujo siendo un coche de lujo. Pero la segunda, la mejora en la sombra, la tenemos en forma de estación de servicio gratis de por vida si tienes un Modelo S, sus Superchargers que esperan cubrir el 98% de la población de EEUU para 2015 y parte de Canadá.

Así que los dos problemas nos los cargamos de un plumazo. Salvo que seamos españoles, que con la más que probable secesión de Catalunya y la estupidez congénita de nuestros políticos (análoga a los tejanos) nos encontraremos con que aquí no llegará hasta 2020. O más allá.

4. Airbnb

El modelo es sencillo. ¿Tienes un piso con habitaciones que no usas? ¿Tienes una casa en la playa que sólo usas una semana al año? Alquílala para gente que no necesita o no quiere los servicios de un hotel tradicional.

Creada en 2008, esta plataforma dice que cuenta con más de 500.000 viviendas listadas en más de 193 países. Y que bajo su web, se han reservado ya más de 10 Millones de estadías.

Incluso hay algunos que han desarrollado nuevos modelos de ingreso dentro de las posibilidades que otorga esta herramienta.

Como hemos puesto arriba, esto ha provocado juicios colectivos por parte de hosteleros en muchas ciudades del mundo.

Sin embargo, como os contábamos, en lugar de prohibir; intentemos ver cómo encuadramos esta actividad de lucro para que sea beneficioso para todos.

Si la Fiscalía de Nueva York pudo, todo el mundo puede. Otra cosa es que quieran. O los dejen…

5. Kickstarter

¿Te acuerdas de la época en la que tenías una idea de negocio e ibas al banco a pedir un crédito? Si realmente te acuerdas es que tienes una memoria prodigiosa.

Hoy, el crédito hacia nuevas ideas o negocios está más cerrado que el acceso de Snowden a Estados Unidos. Y como el modelo FAC (familia, amigos y conocidos) también está seco, los modelos de crowdfunding se abrieron paso a una velocidad de vértigo.

Es una variante colectiva (y más democrática) a los business angels o venture capitals que se queda con un 5% de los fondos recaudados y según las propias cifras de la plataforma, ya sobrepasó los 1000 Millones de dólares de financiación indirecta a proyectos.

6. Netflix

¿Tienes menos de 40 años? ¿Cuánto hace que no sigues una serie esperando semana a semana y corriendo para llegar a casa justo al horario que la echan en la tele?

Aunque todavía no llegó de forma oficial a España (¿alguien dijo lobby de las cadenas?), este servicio lleva implementado con impresionante éxito en toda América y parte de Europa desde 1997.

¿Y de qué va la cosa? Va de que pagas una cuota. Razonable. Y tienes la posibilidad de ver tu programa, serie o peli favorita, cuando, como y donde se te cante.

Algo que las cadenas de España, ha fuerza de perder juicios a espuertas, van entendiendo que es lo que queremos hacer los usuarios.

7. Pepephone

¿Puede una empresa de telefonía ser amable con sus clientes? ¿Puede una empresa de telefonía basar su modelo de negocio en trabajar la fidelidad de sus clientes y pasar casi de hacer nuevos? Pues sí. De hecho, en palabras de su propio director, Pedro Serrahina, todo lo que han hecho, lo han hecho mal. Saltarse las normas está en el ADN de este operador móvil virtual español que ha sido uno de los que ha roto el mercado precisamente por la parte que debería romperse: los usuarios más exigentes. No, no esperéis que vuestra abuela sepa qué es Pepephone, ni siquiera vuestro cuñao el informático. No.

Pepephone sólo puede entenderse para los usuarios más exigentes del mercado: los que quieren pagar por lo que consumen y además con unas tarifas asumibles. Y, no, no soy cliente de Pepephone, lo soy de Vodafone. Aunque no descartéis que me vaya para allá en breve.

¿Que hay que devolver dinero? Se devuelve. ¿Que hay que lanzar un ADSL que sólo sirve para navegar y a un precio razonable no como el que puso Telefónica en su momento? Se lanza. Y así hasta el infinito.

¿Lo más disruptivo? Que quiere mantener a sus clientes. Y sin trampa ni cartón.

Y todo eso además, con una estructura que no llega a las 50 personas. Flipad en los colores que queráis.

8. Fixmystreet

Una de las mejores cosas que ha traído Internet, las redes sociales y la disponibilidad de conexión permanente a través de los dispositivos móviles, es que todos nosotros podemos (si nos dan los medios oportunos) ejercer nuestros derechos civiles y democráticos de una forma un poco más… digamos… visible.

¿La bombilla de la farola de tu esquina está quemada hace 3 meses y nadie del Ayuntamiento te hace caso? ¿El pozo más chico de tu calle sonrojaría al Cañón del Colorado?

Subes tu foto denuncia a FixMyStreet y desde la web o desde las apps explicas por qué tu dignísimo político de turno que vive de tus impuestos debería dar solución urgente a ese problema.

¿Qué no lo sabías y te encanta la idea de no perder más tinta y papeles en reclamaciones que no llegan a ninguna parte? La empresa MySociety, dueña de los portales liberó el código para que puedas “clonar” la web para tu ciudad, pueblo o ya puestos; tu comunidad de vecinos.

9. iTunes Store

Bueno, pues nada. Sí, lo sabemos, el tito Steve tenía que estar en este listado. ¿Por qué no? Total, después del leñazo de Napster que ya hemos comentado en la intro, en alguna cosa debería ser disruptiva Apple. Y no lo fue tanto en el iPhone, como antes con el iPod. Y lo más disruptivo no fue siquiera el iPod en sí, sino iTunes Store, la tienda de música de Apple.

Desde su lanzamiento en 2003 ha ido cosechando éxito tras éxito. Billones de descargas, millones de usuarios, la muestra de que la gente está dispuesta a pagar por contenidos más allá del soporte (como ha demostrado poco a poco con otros servicios como el alquiler de películas) y muchas cosas mas han ido demostrando que, a pesar de tener uno de los peores gestores de música del mercado (iTunes en sí mismo es una bosta, y como maquero desde la época en que los puertos USB 2.0 no funcionaban bien lo he sufrido en mis propias carnes), la gente se acostumbra, es fácil descargar una canción sin mayores problemas. Y, sobre todo, ¿para qué quieres un disco de 40 canciones como los que hace Calamaro si lo que a ti te gusta es sólo una canción? Pues te gastas menos de un euro y es tuya.

Lo de siempre, ¿para qué pagar por el cerdo entero para un cacho de chorizo?

10. Ryanair

Caretas fuera. Odiamos a muerte a Michael O´Leary. Las mujeres con complejo de Victoria Beckham que adoran viajar con 30 maletas tienen pesadillas con solo mencionar el nombre de la línea aérea de bajo coste irlandesa.

Pero aún así, esta empresa es la “culpable” de que muchos conozcamos un poco más del viejo continente.

¿Qué tenemos que hacer un master de Yoga para no dejar las rodillas y cervicales en un vuelo de más de 2 horas? ¿Qué dentro de sus aviones parece que estemos dentro de un mercadillo, o bingo, free shop, o todo junto y al mismo tiempo? ¿Qué los modales de sus auxiliares parecen haber sido entrenados en una taberna irlandesa? Todo es cierto. Pero también es cierto que hace 5 años que es la aerolínea con más viajeros transportados de Europa con diferencia. Por algo será…

11. Dropbox

¿Quién no tiene un disco duro de un tera hoy día en su ordenador? Lleno, eso sí, entre cachés de navegadores, descargas infectas o infectadas (esa mano izquierda, por favor) y programas que cada vez hacen más y que aprovechamos menos. Es decir, tenemos unos 100 gigas disponbiles en nuestro disco duro y que no nos pasemos porque luego si hay algo importante, lo podemos perder o incluso se nos va la olla al borrarlo y… Vaya, ya la hemos mangado.

¿Tendremos copia de eso en el portátil? Ya la hemos liado.

Bueno, más o menos, esto es lo que pasa con Dropbox. Tenemos cada vez más cosas a las que necesitamos acceder en cualquier parte. Trabajamos con múltiples pantallas (ordenador de sobremesa, móvil, una tableta roñosa y un portátil en mi caso) y necesitamos tener accesibles esos documentos de trabajo. Y Dropbox nos lo lleva dando desde 2008. El primer servicio de almacenamiento en la nube que tuvo realmente éxito y que, además, mantiene su servicio freemium prácticamente intacto y que ha hecho que tanto Google como Microsoft o Amazon hayan tenido que pelear contra ellos. Sin mucho éxito, la verdad sea dicha.

Y creciendo. Por algo será, ¿no?

12. Paypal

El último y quizá el que menos disruptivo pueda parecer de todos. Y, aún así, el responsable de gran parte del éxito de ebay o quien está detrás del aumento de la confianza en el comercio electrónico gracias a sus políticas de solución de conflictos (se devuelve y luego se pregunta quizá no sea el más lógico de los sistemas, pero aporta confianza).

Y es que esta empresa, que ha sobrevivido los embates de la crisis de las puntocom en el año 2000, nos ofrece justamente lo que necesitamos: pagar en internet de una manera segura. Ni más ni menos. Algo que, en su momento, no permitían precisamente muchas entidades bancarias porque la tecnología era muy cara y… Pues nada, que os habéis dejado ganar en vuestro terreno por una empresa que hoy es uno de los mayores proveedores de pago del mundo y que está pegando fuerte en el mundo móvil con su servicio Pay on the Go que nos permite pagar con la app móvil y, en breve, con otros servicios más como NFC como ya tienen en marcha en otros países. ¿Qué más queréis?

¿Que hay muchos más? Lo sabemos. Hemos dejado fuera muchos de ellos. Oculus, Evernote, Github, Salesforce, Square, Valve, Nest… Pero queremos que comentéis y nos digáis qué compañías son, para vosotros, las que más están rompiendo las normas últimamente. Y no, por mucho que la FIFA rompa las normas, no quiere decir que la consideremos disruptiva, por mucho que su modelo de negocio se base en las bancarrotas.

Este post ha sido hecho al alimón por Emiliano Perez Ansaldi y José Esteban Mucientes Manso, por cierto.

Imagen destacada de Elliott Brown con licencia Creative Commons.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Emiliano Pérez Ansaldi

Sobre Emiliano Pérez Ansaldi


Director Creativo especialista en dirección de grupos. Formador y consultor en uso corporativo de Redes Sociales y Community Management Técnico SEO, Web Analyst e intento de evangelizador en Usabilidad web Docente outsourcing de Marketing digital y Social Media Marketing Mas de 18 años de experiencia en control y dirección de procesos gráficos tanto on como offline. Blogger por catarsis y proyecto permanente de fotógrafo