El afán del ser humano por llegar a cualquier rincón del planeta ha desembocado, a lo largo de los siglos, en la creación de un extensísimo entramado de carreteras. Solo en España, por ejemplo, la red viaria cuenta con un total 666.414 kilómetros, según datos de 2013. Actualmente la ingeniería le ha ganado el pulso a la naturaleza, pero todavía existen algunas zonas en las que la osadía del hombre se cobra numerosas vidas. Por otra parte, no es de extrañar que la mayoría de las rutas más peligrosas del mundo se encuentren en aquellos países con menos recursos para afrontar la hostilidad del terreno. He aquí una lista basada en la infografía realizada por Zona Regalo (incluida al final del artículo) con las 12 carreteras que el sentido de supervivencia incita a evitar.

1. Carretera North Yungas

Conocida como ‘Camino de la Muerte’, esta carretera boliviana conecta La Paz con Coroico, en la región de Los Yungas. Se trata de un recorrido de aproximadamente 70 kilómetros por una vía muy estrecha de doble sentido, con precipicios a un lado y escarpados muros propensos a los derrumbamientos al otro, por no hablar de la pésima calidad del piso y la escasa visibilidad tanto por sus sinuosas curvas como por la frecuente niebla. Aviso para el viajero osado: en 2011 se produjeron una media de dos accidentes por semana.

2. Paso Nanga Parbat

Para acceder a la novena montaña más alta del mundo primero hay que ir por esta carretera de Pakistán, cuyo tramo más peligroso es el que conduce a Fairy Meadows. Fue la gente local quien la construyó hace siglos y no se ha modificado desde entonces, sin ninguna barrera que impida la caída de los vehículos que se salen del sendero. Además, solo es accesible en verano por las duras condiciones climatológicas.

3. Zoji La

Similar a la ya citada carretera de Fairy Meadows, Zoji La es uno de los pasos de mayor altitud del Himalaya (3.528 metros sobre el nivel del mar) y probablemente la carretera más peligrosa de esta cordillera. Al tratarse de un tramo importante entre Ladakh y Cachemira, cuenta con un cuerpo especial dedicado exclusivamente a su mantenimiento durante los meses de invierno.

4. BR-116

Brasil también posee su propia “carretera de la muerte” (‘Rodovia da Morte’). La BR-16 es una de las autovías estatales más importantes del país, pero su tramo entre Curitiba y Sao Paulo no es apto para cualquiera. La amenaza aquí no es tanto lo sinuoso del recorrido, sino el peligro ocasionado por las extremas condiciones climáticas y el mal estado del asfalto. Por si fuera poco, la delincuencia también es un factor a tener en cuenta.

5. Ruta 5

Para cerrar el ciclo sudamericano no hay que olvidar el recorrido de la Ruta 5 entre Arica e Iquique, al norte de Chile. Que el límite de velocidad sea de 100km/h no ayuda a evitar los accidentes en este serpenteante tramo de la Panamericana, como bien indican los numerosos vehículos abandonados que el viajero se encuentra por el camino.

6. Carretera Transiberiana

Los más de 10.000 kilómetros de la carretera que atraviesa Rusia desde San Petersburgo a Vladivostok contienen zonas de extrema peligrosidad. Las heladas invernales y las también condiciones extremas del verano hacen casi imposible que exista un mantenimiento adecuado de la carretera, sin contar con el riesgo que entraña el aislamiento y la soledad del interior del país.

7. Carretera Nairobi-Nakuru

Si ya de por sí África es el continente con la tasa de mortalidad por accidentes de tráfico más alta del mundo, es difícil imaginar cómo será conducir por su carretera más peligrosa, con una media de casi un muerto al día. Está situada en Kenia, entre Nairobi y Nakuru, donde el peligro proviene de la temeridad del resto de conductores, una buena parte de ellos borrachos, así como de las personas y los animales que cruzan la carretera constantemente.

8. Carretera Taroko Gorge

De todas las carreteras de máximo riesgo a nivel mundial, la de Taroko Gorge, en Taiwán, posiblemente sea la más bella. Para disfrutar de este recorrido cavado en la roca, con el río en la parte más baja del desfiladero que hay a uno de sus lados, conviene evitar la época de los tifones, ya que los desprendimientos son habituales.

9. Túnel de Guoliang

China también cuenta con su carretera cavada en la roca, aunque el Túnel de Guoliang puede resultar más agobiante que la ruta de Taroko Gorge. Quien tenga vértigo deberá prescindir de asomarse al precipicio que bordea el túnel, donde la clave se encuentra en la pericia del conductor para evitar los obstáculos del camino.

10. Carretera James Dalton

La carretera más peligrosa de Estados Unidos se encuentra en Alaska y destaca por su aislamiento: a lo largo de los 666 kilómetros de recorrido solo hay tres poblaciones (Coldfoot, Wiseman y Deadhorse) y ninguna de ellas pasa de los 50 habitantes. Para adentrarse en esta ruta es necesario llevar combustible extra y un buen equipo de piezas de repuesto.

11. Carretera Patiopoulo-Perdikaki

En Europa también hay carreteras peligrosas y, entre ellas, destaca la que une el pueblo de Perdikaki con el alto de Patiopoulo, en Grecia. Las numerosas curvas y la ausencia de cualquier guardarraíl o señal a los lados del trayecto provocan numerosos accidentes en la zona, principalmente por la noche, por lo que siempre hay que extremar la precaución.

12. Trollstigen

Cerramos la lista en el Viejo Continente con la carretera de Trollstigen, en Noruega. Sus espectaculares vistas la han convertido en un atractivo turístico, solo accesible entre mayo y octubre; pero no por ello deja de ser peligrosa, ya que en algunas partes la calzada de doble sentido se estrecha hasta impedir el paso de dos vehículos.







Imagen destacada correspondiente a la carretera Trollstigen y cortesía de Shutterstock.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Miguel Canalda

Sobre Miguel Canalda


Periodista madrileño de 28 años que trabaja como freelance, especializado en la creación de contenidos para Internet.