Al igual que el currículum vitae, las tarjetas de visita suponen una primera impresión que marca la diferencia entre tú y los demás. Entre tu empresa y la competencia.
Merece la pena invertir un poquito en un diseño único que, precisamente, resalte estas diferencias entre nosotros y nuestros competidores y que haga que nuestras tarjetas destaquen cada vez que tengamos que dar una y que no se pierdan en el bolsillo de quien las recibe. Que, aun en el caso de que la pierdan, se acuerden que una vez pasó por sus manos una tarjeta que hizo vibrar algo en su interior.
En todos mis años de trabajo, he ido a infinidad de reuniones y eventos diversos en los que el intercambio de tarjetas es algo casi rutinario y muy pocas veces he podido decir o pensar, ¡joé, qué tarjeta más buena! y es que se tiende a ser conservador (y, por tanto, aburrido) no sé muy bien por qué razón, cuando es sabido que la primera impresión es crucial en estos casos.
Sea como sea, si os toca rediseñar las tarjetas de vuestro negocio o vais a hacer tarjetas por primera vez (incluso para particulares para usarlas en eventos de networking), aquí van unas cuantas ideas sobre lo que molaría empezar a ver con más frecuencia en una tarjeta de visita:

1. Una foto, please

Porque igual que lleva tu nombre, ¿por qué no va a llevar una foto? ¿Cuántas tarjetas tienes de personas que no tienes ni idea de quién son, pero si llevaran la foto sí asociarías?
No te digo que te pongas en actitud laboral o que hagas el pino o yoga (como en el ejemplo), pero una fotografía identifica claramente al portador de la tarjeta con la persona y, por supuesto, con la entidad para la que trabaja.
tarjeta de visita con foto

2. Una caricatura o dibujo

Otra opción que sirve si no tienes una buena foto a mano o dinero para una buena sesión en un fotógrafo es una caricatura o un dibujo. Hay programas que transforman una foto mediocre en una buena caricatura.
tarjetas con caricatura o dibujo
Para hacer esta, yo utilicé una aplicación de iPad de retoque fotográfico. Añades una capa por encima de la fotografía y vas contorneando hasta que terminas el dibujo de tu propia foto. Siempre que se te reconozca y, dependiendo del estilo que le quieras dar a las tarjetas, es una buena opción.

3. Que las de cada empleado sean distintas

Esto lo puedes lograr con la foto, que ya personaliza mucho… Pero, puedes ir más allá (siempre y cuando no seáis muchos) y hacer que cada tarjeta, además de funcionar de manera individual, interactúe o se complemente con las del resto de compañeros.
tarjetas de visita complementarias

4. Tipografías y relieves

Esta es una forma relativamente sencilla de hacer algo distinto sin que sea necesariamente caro. Hay mil tipografías con las que jugar ahí fuera. Mil gramajes de cartulina, mil relieves con los que poder hacer distinta tu tarjeta, y, por lo tanto, destacar.
tipografías distintas en una tarjeta de visita
relieves en una tarjeta de visita

5. Utiliza troquelados especiales

Aquí sí que es verdad que no hay límites a tu imaginación. Puedes preparar las tarjetas para entregarlas ya cortadas o para que sea quien las recibe el que interactúe con ellas y tenga que cortarlas, partirlas o lo que sea para acceder a la información.
tarjeta de visita de un agente financiero

6. Con sorpresa

Que además de ofrecer tus coordenadas, tienen una utilidad. Con un peine, una pinza, una memoria usb, un imán. Piensa qué te resultaría útil y aplícalo para tus tarjetas. Seguro que te sorprendes.
tarjetas de visita con usb

7. Interactivas

Retomaremos este punto, pero ¿qué mejor presentación puede tener un dentista que una tarjeta que te quita una caries? Es tan gráfica que poco más puedo añadir.
Sólo hace falta imaginación para poder aplicar la interactividad a sectores, digamos, menos interactivos.
tarjeta de dentista que quita caries

8. Una nota de color

Tarjetas de visita blancas (o cremas) con el logo. Eso es lo habitual pero, ¿por qué no jugar con el color un poco? ¿Por qué no invertir los colores corporativos y poner la tarjeta de color y el logo en blanco, por ejemplo?
También son efectivas las tarjetas que, teniendo impresas ambas caras, juegan a poner una de un color y otra de otro. Se trata de destacar ¿recuerdas?
tarjetas de visita con color

9. Nuevos materiales

¿Por qué tienen que ser siempre en cartulina?
De madera, metal, textiles, plásticos, cerámica… y hasta comestibles. Hay mil materiales esperando ahí fuera para ser utilizados, así que piensa cuál es el que mejor se adapta a tus necesidades y a por ellos, oé.
tarjeta de visita de goma

10. Estampadas, literalmente

Aquí directamente perdemos el soporte. Gastarás más en el tampón, pero te ahorrarás el papel y la impresión, pues en cualquier espacio podrás estampar tus datos. Servilletas, libretas… nada se resiste y es absolutamente original.
tarjeta visita maquilladora

11. Que no sean una tarjeta

Es otra opción.
Seguramente será más cara que unas tarjetas de cartulina tradicionales, por mucho diseño que tengan, pero no se puede negar que, si la efectividad de la tarjeta radica en que nos recuerden y tengan a mano nuestros datos, así se consigue sí o sí. Imaginación al poder.
Tarjetas de visita de Lego

12. Adecúalas al modelo de negocio

Rizando el rizo y en un alarde creativo, puedes adecuar los motivos, formas, tamaños y contenido de las tarjetas al negocio en el que estás inmerso.
Ya hemos visto cómo un dentista puede adecuar el troquelado de la tarjeta a su negocio, pero, sin necesidad de troquelados especiales, que siempre resultan más caros, podemos darle un toque bien distinto a nuestras tarjetas.
tarjeta de visita de un consejero matrimonial
tarjeta de visita de una enfermera a domicilio

¿Cuál es la tarjeta de visita que más te ha llamado la atención de cuantas te han dado? ¿Por qué te llamó la atención? ¿Qué es lo que la hacía distinta?
Fotografía destacada cortesía de Thomas Rockstar via photopin cc.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Cristina Juesas


Cristina Juesas, también conocida como Maripuchi, trabaja como consultora de comunicación. Organizadora y fundadora del TEDxVitoriaGasteiz. Ha sido presidenta del Toastmasters Club Vitoria-Gasteiz, asociación para mejorar las habilidades comunicativas y de liderazgo y ha sido elegida Directora de División para el curso 2017-2018. Autora de la Guía de usos y estilo en las redes sociales del Gobierno Vasco y coautora de Comunicación de Crisis Online. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual en Vitoria-Gasteiz. Colabora con la Cadena SER en el programa Hoy por Hoy Vitoria en una sección sobre nuevas tecnologías.