Hoy es día de huelga general. Para quien no lo sepa, una huelga general es un paro que afecta a todos los sectores laborales. En la Constitución Española el derecho a la huelga está regulado en el artículo 28, es decir, dentro de los Derechos y Libertades Fundamentales, con lo que goza de una especial protección jurídica y su regulación ha de hacerse a través de una Ley Orgánica. Como tal, el Estado ha de garantizar el ejercicio de ese derecho, puesto que es consecuencia del ejercicio de una libertad considerada fundamental en un Estado social y democrático de derecho, definición que está recogida en el artículo 1 de la Constitución Española de 1978.

La huelga se ha utilizado como mecanismo para la presión de los trabajadores frente a los empresarios y los poderes públicos, siendo el principal símbolo de la lucha obrera. Gracias a ella se han conseguido muchas mejoras en las condiciones laborales generales o de un colectivo en particular.

Algunas de ellas tienen un valor histórico indudable y hacen que podamos disfrutar de muchos de los derechos que hoy algunos ponen en tela de juicio. Vamos a ver varios ejemplos de huelgas sectoriales o generales que han sido simbólicas.

1. La revuelta de Haymarket

En realidad es un momento posterior a una huelga general, la del 1º de mayo de 1886. En ella se consiguió uno de los principales logros laborales: el cumplimiento efectivo de la limitación de la jornada laboral a ocho horas diarias. Algunas lindezas que se dijeron en dicho momento fueron calificar dicha demanda como indignante e irrespetuosa o como un delirio de lunáticos poco patriotas. A mí esto me suena de algo…

2. La revolución de Noviembre

El germen de la caída del Imperio Alemán se produjo en noviembre de 1918, casi al final de la Gran Guerra, y empezó como una revuelta de marineros en Kiel contra las órdenes de sus superiores que pronto se extendió a toda Alemania. Tras varias vicisitudes, finalizó con la caída del Kaiser Guillermo II.

3. La Question Royale o Koenigswestie belga

Tras finalizar la II Guerra Mundial, en Bélgica se plantea si el rey Leopoldo III podía reinar o no debido a las acusaciones de colaboracionismo (se mantuvo viviendo en Bélgica mientras el gobierno tuvo que exiliarse debido a la ocupación alemana). Finalmente se considera que debe abandonar su cargo, aunque en 1950 el partido socialista (?) lo reinstaura. Conclusión: huelga general en Valonia, zona industrial, altercados, bombas… Finalmente abdicó en su hijo Balduino.

4. La sublevación de Alemania del Este en 1953

Una de esas grandes y maravillosas paradojas que dejó la guerra fría: el comunismo soviético enviando tanques a Berlín en junio de dicho año para aplastar una huelga en el sector de la construcción que se les fue de las manos a la gente de la RDA, gente simpática y agradable y eso. ¿El motivo de la huelga? Más horas de trabajo por menos salario. Muy majetones los comunistas, y tal.

5. La huelga del servicio postal de EEUU de 1970

Los americanos estas cosas sí las hacen bien. Sindicatos verdaderamente corruptos, con relaciones con la mafia… Bueno, cosas que no vienen al caso. El tema está en que en 1970 tuvo lugar la primera gran huelga de un servicio público en dicho país. La huelga empezó el 18 de marzo debido a las malas condiciones laborales y los bajos salarios; a Nixon (uno de los presidentes más inteligentes ever) sólo se le ocurrió salir por la tele ordenando que se pusieran a trabajar inmediatamente, vamos, echar queroseno a la hoguera, claro. Al final, tuvo que movilizar al ejército por las molestias que se estaban causando y los trabajadores consiguieron prácticamente todas sus reivindicaciones.

6. La huelga de la Major League de Béisbol en 1981

Vamos empezando a llegar a la época más liberal. Pero antes, un poco de opio del pueblo. En 1981 casi la mitad de la liga de béisbol se paralizó con pérdidas millonarias para jugadores, propietarios de equipos, ciudades, etc. El tema surgió por las cláusulas de compensación de los agentes libres, los jugadores que se quedan sin equipo. Al final: consiguieron que el estadio en el que se celebraba el All Star Game se llenara. Claro que lo hicieron en domingo en lugar de hacerlo en martes y la gente pasó de verlo por televisión…

7. Los controladores aéreos en EE.UU.

No abandonamos ni año ni país. El 3 de agosto los controladores aéreos de Estados Unidos piden mejores condiciones laborales, como trabajar 32 horas a la semana como máximo y ser excluidos del servicio público para, entre otras cosas, poder hacer huelgas. Claro que no contaban con el adversario más formidable (con permiso de Dª Margaret Thatcher y variopintos dirigentes comunistas): Ronald Reagan. Entre pitos y flautas su gobierno consiguió no sólo que todo volviera a la normalidad en tiempo récord sino que más de 11.000 controladores fueron a la calle. Algunos se pusieron a vender coches y eso.

8. La huelga de la minería del Reino Unido

Empecemos la época de la reconversión y las privatizaciones. La minería del carbón del Reino Unido era pública allá por finales de los setenta, con una de las organizaciones sindicales más fuertes de toda Europa: el Sindicato Nacional de Mineros (Nacional Union of Mineworkers). Los conservadores británicos, encabezados por la siempre inefable e indespeinable Dama de Hierro, Margaret Thatcher, tenían planeada la privatización y la introducción de competencia en el mercado (ya sabéis, en aras de la eficiencia, el libre mercado y esas cosas). Al final, y tras multitud de rifirafes entre Margaret y el presidente del NUM, Arthur Scargill, el gobierno se salió con la suya y el sindicato, otrora gigantesco, fue prácticamente desmantelado.

9. El 14D

Empecemos ya con España. El denotante de esta huelga fue, cómo no, una reforma laboral en la que se abarataba el despido, se cambiaban condiciones laborales, más precariedad, contratos temporales… bajo el gobierno socialista de Felipe González. Ha sido, con mucho, la que ha tenido más éxito de todas las celebradas hasta el momento, sobre todo debido al apagón de RTVE. Ah, el año: 1988.

10. Las huelgas francesas de 1995

¿Se puede paralizar un país? Por supuesto. En los países avanzados que usan más el tren y tienen una red en condiciones (sin tanta alta velocidad, todo sea dicho y con servicios más razonables) puede suceder que ante la necesidad de realizar los recortes que exigía el tratado de Maastricht para cumplir con el déficit máximo, pues se montara un cisco de narices, incluyendo el sector público (muy afectado por los recortes, incluyendo France Telecom) y la SNCF. Pues eso: un país paralizado completamente hasta que se retiró el plan de recortes. Por cierto, el primer ministro era Alain Juppé, posteriormente condenado por malversación. Había que recortar, claro, era necesario.

11. La huelga de la Deutsche Bahn de 2007

Si la parálisis en Francia fue grande, en Alemania alcanzó grados cercanos al paroxismo. La Gewerkschaft Deutscher Lokomotivführer (uno de los sindicatos de la Deutsche Bahn) propuso un incremento de salarios muy elevado así como cambios en las condiciones laborales. La empresa ofreció un acuerdo, no aceptado y tras varias paros parciales (entre ellos el que me pilló a mí en el primer fin de semana del Oktoberfest de ese año por Munich), en Noviembre se organizó un paro que afectó al 90% de los trenes alemanes. Imaginaos los cercanías de Madrid parados durante 3 días y eso llevadlo a un país que depende, y mucho, del tren, especialmente en trayectos de corta distancia. Lo dicho, un país completamente paralizado.

12. La huelga de controladores aéreos de 2010

Uno de los episodios más raros que ha habido en la historia de las huelgas. Una discrepancia en el cómputo de las horas de trabajo anuales (que los controladores indicaban ya habían cumplido) conllevó el cierre del espacio aéreo español durante los días 3 y 4 de diciembre, justo en las fechas previas al Puente de la Constitución. Fue la primera crisis verdaderamente seria que se pudo seguir por Twitter. Se llegó a decretar el estado de alarma, tras dejar más de un millón de afectados, millones en pérdidas económicas y multitud de problemas, estado de alarma que se prorrogó hasta el 15 de enero. Finalmente la crisis se cerró tras acudir gobierno y controladores al arbitraje.

Como podéis ver, huelgas las ha habido de todo tipo y en muchos sectores. Incluso los cierres patronales (equivalente a las huelgas pero en el ámbito empresarial) son relativamente comunes, especialmente en el ámbito anglosajón. Y con muchas de ellas se han hecho para conseguir o preservar muchos derechos. Y no hemos de olvidar que el derecho de huelga nace de la libertad política. Aunque a muchos se les olvide… especialmente la parte del respeto.

Imagen destacada de gaelx con licencia Creative Commons.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

J. Esteban Mucientes

Sobre J. Esteban Mucientes


Conocido como @mediotic, es consultor freelance, enfocándose en los medios sociales, especialmente mostrar a través de la formación la utilidad de las redes sociales para cualquier tipo de negocio o colectivo colaborando de manera estable con Vital Innova. Escribe en su blog mediotic.info, en el que da salida a temas relacionados con el Social Media y temas de primera ayuda para gestionar redes sociales (aparte de denunciar el humo). Según parece, pertenece a la Junta Directiva de AERCO-PSM. Vamos, que lo mismo te descose un roto que te rompe algo ya cosido. O algo así