Aunque el inefable alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva (PP), da para un post en sí mismo gracias a su tendencia a ser bocachancla, justamente una de esas salidas de tono es la que origina este post. Y es que el ínclito munícipe por antonomasia se despachó este fin de semana diciendo que habría que plantearse la necesidad de hacer algo con las carreras populares que se dan por el centro porque molestan mucho y además, a la que se refería, había tenido un coste de 3.200€ en horas extra para las arcas municipales.

Solo para que os situéis bien, la carrera a la que se refería el ínclito munícipe por antonomasia era la Carrera contra el Cáncer que ha conseguido recaudar 65.000€ para una investigación contra el cáncer de mama. Si añadimos que él es médico (especialista en ginecología y obstetricia, justamente una de esas especialidades que sirve para detectar muchos tipos de cáncer, especialmente en mujeres), pues la bofetada que se debería haber llevado es de órdago.

Pero como no me gusta la violencia gratuita, vamos a ver si le damos una bofetada de ésas que son más divertidas, demostrando que el ínclito munícipe por antonomasia que se jacta de ser tan excelente gestor no es más que un tío ebrio de poder que se merece que le manden a su casa. Eso por no hablar de que igual hasta acaba en la cárcel por la acumulación de causas judiciales en su contra.

1. Un millón de euros en el ascensor de la Catedral

Pues sí, porque Valladolid es una ciudad preciosa, llena de tejados preciosos, bien cuidados y maravillosos de ver, especialmente en los alrededores de la Catedral. Y nos gastamos un millón de euros en un proyecto pagado a pachas por el Ayuntamiento y la Junta de Castilla y León (también excelentemente gestionada tras los XXV Años de Paz del Partido Popular) y que según parece gestionará el Arzobispado de Valladolid que viendo la excelente gestión que suele hacer la Iglesia de otros monumentos como la Mezquita de Córdoba, pues no sabremos lo que se llevan. Podéis verlo aquí.

2. El “asesor ferroviario” del alcalde: 30.000€ al año

Decía mi madre hace años no veré yo el tren enterrado en vida y yo le decía que era una exagerada. Para que os hagáis una idea, mis padres viven justo frente a la vía del tren que separa Valladolid, algo relativamente habitual hace muchos años. Sin entrar en valorar la necesidad o no del soterramiento (económicamente a mí siempre me ha parecido una salvajada), el tener a alguien a quien se está pagando un sueldo que podría valer para otros menesteres, pues me parece una vergüenza. Oye, pero y lo bonito que quedaría ese paseo allá por 2030… La noticia aquí.

3. La policía montada, 15.580 de manutención al año cuestan los animalicos.

Justificación: que hubo durante 6 décadas un batallón de policía a caballo en Valladolid hasta casi los años 20. Justificación real: al Ayuntamiento le llueven del cielo unos caballos y en lugar de usarlos para otros menesteres o venderlos, pues gastamos, que nos sobra. Y así los sacamos a las calles, que quedan muy bonicos. Luego lo que cuesta mantener a los caballos, pues lo normal. ¿O es que acaso no sabéis lo que cuesta mantener un caballo, pobres de mierda?

4. 180.000 euros en la corrida de toros de Ferias

Unas risas con esto. Todos los años se va un dineral en subvenciones a la empresa que gestiona la Plaza de Toros para que haga corridas en las Ferias, tanto las de San Pedro Regalado como las de la Virgen de San Lorenzo. En 2012 se fueron a mi antigua Facultad, la de Derecho, a regalar entradas a los estudiantes, porque no había quién llenara la plaza.

Y digo yo, tan liberales que son algunos para dejar caer empresas, ¿por qué si la fiesta nacional es deficitaria se la mantiene y al cine que emplea a muchísima más gente y más leída hay que dejarlo caer? Ay, la miseria de los votos…

Imagen desatacada del Flickr de Iglesia en Valladolid, con licencia Creative Commons.

5. La Cúpula del Milenio, 6.000 euros al día entre préstamos e intereses durante los próximos 17 años

Una de esas obras de mierda a las que nos tiene acostumbrados el ínclito munícipe por antonomasia. Nos traemos un pabellón de la antigua Expo de Zaragoza a Valladolid. Los problemas para montarlo retrasan la obra, se hace un parking subterráneo justo al lado del río (¡¡VRIYANTE!!) y además le calzamos un géiser que la Confederación Hidrográfica nos tira p’atrás. Y, por supuesto, hacemos una plaza dura y no contamos con que se puede fundir el tungsteno dentro de la dichosa cúpula, así que a hacer más obras de acondicionamiento.

Esta obra no pudo entrar en el Plan E, por fechas y no cumplir las condiciones, eh, pero el músculo financiero de la ciudad pudo hacerlo. Otra cosa es que haya que pagarlo a plazos. Pero vosotros, pobres, tenéis una televisión de plasma que pagáis en tres años. Pobres, que sois unos pobres.

6. 20.797 euros por promoción de una web en las redes sociales y otros 20.000 en concepto de “dinamización de las redes sociales”

Pues eso mismo. Algo que a mí además me toca personalmente (que se supone que me dedico a eso). Oye que esos contratos se den a un coleguilla siempre me recuerda a Bender y su cancioncilla.

Y no voy a añadir nada más que me enveneno. Ah, que estos puntos son un monográfico que empieza aquí (ojo, spoiler).

7. 30.000 euros stand de Valladolid en Madrid Fusión

El mismo coleguilla. Que es que no llegaría a fin de mes. Además, a ver si vamos a dejar que los hosteleros de Valladolid se gasten el dinero en hacer esa promoción de sus bolsillos. ¡¡ROJOS, QUE SOIS UNOS ROJOS!!

8. Campaña publicitaria de la llegada del AVE, 118.244 euros

Seguimos con el coleguilla. Oye, que es que hay que llegar a fin de mes, pobres. Si tenemos en cuenta que el Ministerio de Fomento hizo su propia campaña con vallas publicitarias y todo, pues que luego nos quejamos de las duplicidades, de que si hay demasiada gente llevándose pasta de por medio y esas mierdas. Igual no hace falta acabar con el Estado de las Autonomías y sí con esas alcaldías cortijeras que necesitan reafirmar sus atributos genitales.

9. 9.200 por el “diseño del mandil de las fiestas de la Virgen de San Lorenzo”

Sí, amigos. ¿Os suena el mandil que llevan los hosteleros de Valladolid? Pues el diseño costó eso. No, no el hacer cientos de ellos para que no se manche la gente. No. El diseño. ¡¡EXCELENTE GESTIÓN!!

10. 4.525 por la decoración de un stand de Valladolid en un congreso de cirugía maxilofacial en Bilbao

A ver, este gasto hay que entenderlo. Con la jeta de cemento, hay que reforzar bien la zona maxilar, que el peso puede hacer que se rompa la unión maxilar con el cráneo y a ver si luego el jarkarde va a ir con la boca abierta en los ascensores. Además, así luego seguimos atrayendo turismo de congresos que no sé qué es lo que es, pero que yo siempre que he ido de congresos por ahí ni turismo ni pollas: curro, reuniones, charlas… igual alguna copa por la noche, pero desde que el Latino es un local de doble uso, la prespitación no es lo mismo en Valladolid.

11. 3.480 euros por hacer el seguimiento de la información de la Feria del Libro en televisión

Para que os hagáis una idea, la Feria del Libro de Valladolid suele tener una repercusión entre mínima o menos aún. Vamos, que es harto improbable que salga la Feria del Libro de Valladolid en la televisión nacional. Vamos, que igual con una tarde y un par de llamadas pidiendo los cortes a la tele se habría hecho. A no ser, claro está, que se encargara esta gestión a un par de becarios. Espero que, por lo menos, les pagaran, porque ese importe da para ello.

12. 1,5 millones en unas ecoterrazas… ya sin uso

Sí, amigos y amigas. Cuando llovían los millones desde Madrid, a la par que se decía que el Plan E era una bobochorrez, aquí en Valladolid aprovechamos para hacer unas terrazas preciosas y maravillosas, todas ellas cerradas y en las que (cierto, cagada de ley por no haber prohibido fumar en cualquier sitio del tirón y os lo dice un fumador) no se podía fumar con la nueva ley antitabaco. Conclusión: pérdida de pasta, imposibles de rentabilizar y cerradas a cal y canto desde hace un tiempo largo. Que de eco la verdad tienen poco, porque están ocupando un espacio público vital que podría servir para otras cosas. Pero oye, que la culpa es de Zapatero, como siempre. Y Zapatero es de León. LEÓN ENS ROBA!!!

Pues eso, señor alcalde. Sirva este repaso centrado en los últimos tiempos y sin entrar en los concursos de tapas o la compra de espacios publicitarios en ciudades con escaso impacto económico por estos lares (por ejemplo, campañas de pinchos en Vitoria que he visto con estos ojos) para poner de manifiesto que es usted un bocachancla y un pésimo gestor. Ah, y de bonus track, que mire a ver si no le entrullan por desobediencia a la autoridad. Justo lo mismo que a Esperanza Aguirre. Sólo que su desobediencia es por pasarse la justicia por el forro.

Imagen destacada de Chema Concellón, con licencia Creative Commons.

Imagen destacada de Iglesia en Valladolid con licencia Creative Commons.

Nota del autor:

Ante la solicitud por parte de la oficina de comunicación de la Compañía de Jesús en Valladolid, retiramos la anterior fotografía destacada dado que puede sobreentenderse que quienes acompañan al alcalde también formarían parte de esos desatinos municipales que ustedes mencionan y nada más lejos de la realidad. No siendo nuestra intención perjudicar a nadie de manera directa o indirecta por la actuación del Sr. León de la Riva, retiramos la fotografía anteriormente publicada.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

J. Esteban Mucientes

Sobre J. Esteban Mucientes


Conocido como @mediotic, es consultor freelance, enfocándose en los medios sociales, especialmente mostrar a través de la formación la utilidad de las redes sociales para cualquier tipo de negocio o colectivo colaborando de manera estable con Vital Innova. Escribe en su blog mediotic.info, en el que da salida a temas relacionados con el Social Media y temas de primera ayuda para gestionar redes sociales (aparte de denunciar el humo). Según parece, pertenece a la Junta Directiva de AERCO-PSM. Vamos, que lo mismo te descose un roto que te rompe algo ya cosido. O algo así