Hay muchas frases que se dicen en una oficina y que han pasado a ser parte de nuestra idiosincrasia. Desde las típicas que dicen los jefes a las típicas que decimos los curritos de a pie entre nosotros. Algunas pueden producir escalofríos al oírlas, pero otras no sólo causan escalofríos sino que pueden ser el inicio de una crisis gorda, que ríete tú de los suicidios del Crack del 29. Pánico. Horror. Miedo. Ulceraciones. La antesala de la muerte.

1. Dalo una vuelta

Siempre que leo u oigo esto me dan ganas de voltear el monitor 180 grados. ¿Qué cojones es dalo una vuelta? Dime lo que quieres que cambie, ¿no? En serio, ¿qué le pasa a lo que te he dicho o pasado por escrito? ¿Te sujeto para que hagas el pino? ¿Doy la vuelta a tu monitor? ¿Es necesario mentar a tu madre?

2. El cliente lo ha aprobado pero…

Pues si lo ha aprobado tal y como estaba, ¿tengo que darlo otra vuelta? ¿Y cuándo empezamos a producir? Ese pero, ¿pero qué? De los nervios.

3. ¿Puedes pasar por mi oficina?

La típica frase que nunca te dicen para cuando te conceden un aumento, te cambian el contrato de becario a prácticas o para algo importante. Normalmente esperas una nueva tarea o una reunión productiva, pero al final te encuentras desde la típica conversación que acaba normalmente siendo una pérdida de tiempo o una reunión de mierda en la que te preguntan por algo que había quedado empantanado y… los marrones, como buenos truños, suele ser útil comerlos con cuchara.

4. Deja todo lo que estás haciendo y…

El marrón. Te tocó. La típica mierda que te encaloman porque… porque tu jefe no suele tener los cojones arrestos suficientes para dejar de tocarse las gónadas y decide tocárselas a los demás. Con la rodilla, no con la mano, que le puede dar asco.

5. En media hora esto está hecho

Si bien en el caso anterior nos encontramos que nos encaloman un lijón, aquí nos lo encalomamos nosotros mismos con nuestros mecanismos y el remedio suele ser comérnoslo como los campeones, apechugar, asumir consecuencias… espera, ¿todo eso lo hacen muchos jefes, verdad, que va en el sueldo?
Bueno, en serio, que una bravuconada como otra cualquiera que por nuestra propia culpa e inconsciencia nos comemos. Y ya.

6. Sí, mira, soy tal, que cuando oigas esto, llámame, por favor

¿Conocéis a alguien que sepa hablar con un contestador? No es que yo tenga el don de la palabra, pero con la gente sé hablar y eso. Pero con una grabación del tipo El número al que llama no ha podido atenderle. Por favor deje su mensaje después de oír la señal. Piiiiiiii me siento como un niño de dos años que casi no sabe ni hablar.

7. No hay red

¿Para qué? ¿Para saltar al vacío? Vale, vale, esto es serio. Se cae tu proveedor de Internet en casa y montas en cólera. Se cae el Internet en el curro (si es que dependes de ello para trabajar) y… y… ¿vas a invadir Polonia, por lo menos, no? Ah, no, que trabajar es un castigo. Va, venga, que esto es serio. Si tienes que entregar algo mañana, ¿a que no hace tanta gracia? Y antes de que te empieces a ciscar en los de informática, ¿por qué no preguntas antes en administración por si en vez del presupuesto que iba a hacer que todo funcionara de sobra se cogió el que costaba una cuarta parte? Piénsalo.

8. Estoy reunido, luego te llamo

La típica excusa barata. Claro que también quien llama podría darse cuenta que el correo electrónico es mucho más útil, sobre todo si es la típica llamada de no me has llamado por eso que te dije ayer que no corría prisa y que no la corre pero que te llamo por si te has olvidado.

9. ¡¡Hostias, saladitos (o dulces o comida en general)!!

¿Hay algo más tierno y precioso que una jauría de personas que un día cualquiera resulta que hay un cumpleaños, boda o nacimiento y que con el hambre se abalanza contra esos elementos comestibles que ha subido la persona agraciada por ese acontecimiento? Suelo echar en falta los sandwiches de paté y los de nocilla. Que por algo suele ser un cumpleaños.

10. ¿Has probado a apagar y encender?

¿O a salir y volver a entrar? ¿Qué tal a ir a la mierda y volver? La cosa es que la mayor parte de las veces funciona. Aunque también funciona pulsar Ctrl+Alt+Supr y buscar esa tarea que pone flash o algo así y forzar salida o el botón que corresponda.

11. Hace frío/calor

Una de esas cosas que podrían originar una guerra civil entre las personas que tienen frío o calor alternativamente y cuyas fuerzas suelen estar igualadas. Luego estamos los que nos preocupamos de currar y que de lo único que nos preocupamos de verdad es del frío casi sideral que hay en algunas oficinas los lunes por la mañana porque a nadie se le ha ocurrido que en determinadas zonas es mucho más útil tener una calefacción como debería ser y no la mierda del aire acondicionado con bomba de calor.

12. Comeremos gloria, pero en el baño no hay quien entre

Creo que esto no hace falta explicarlo. Por cierto, salvo que tengáis alguien con un trastorno de piromanía podéis obviar los ambientadores de baño: unas cerillas de las de verdad (de las de fósforo y cera) y olores fuera.

Seguro que me he dejado alguna en el tintero, así que abiertos tenéis los comentarios para poner las vuestras.

Imagen destacada del Gobierno Municipal de Piñas con licencia Creative Commons.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

J. Esteban Mucientes

Sobre J. Esteban Mucientes


Conocido como @mediotic, es consultor freelance, enfocándose en los medios sociales, especialmente mostrar a través de la formación la utilidad de las redes sociales para cualquier tipo de negocio o colectivo colaborando de manera estable con Vital Innova. Escribe en su blog mediotic.info, en el que da salida a temas relacionados con el Social Media y temas de primera ayuda para gestionar redes sociales (aparte de denunciar el humo). Según parece, pertenece a la Junta Directiva de AERCO-PSM. Vamos, que lo mismo te descose un roto que te rompe algo ya cosido. O algo así