Este post está básicamente dirigido a los padres y familiares de niños de entre 7 y 9 años, aunque interesa a los que tienen niños más pequeños (porque les tocará en breve) y a los que tienen pensado tener niños próximamente, que también les tocará, aunque lo vean lejano.
La milonga de los Reyes Magos (cuando digo Reyes Magos, se puede hacer extensivo a todo el universo regalador infantil: Papá Noel, Olentzero, Ratoncito Pérez, etc, etc) llega un momento en que se hace prácticamente insostenible. Uno se pasa la vida educando a los niños para que tengan una mente científica, no crean absurdeces de fantasmas ni magufadas, pero, por otro lado, a ver quién es el listo que se sustrae a esta tradición… El caso es que, como digo, llega un momento, que suele ser entre los 7 y los 9 años en que los niños ya se cuestionan tanto el mundo que les rodea que el rollo Reyes Magos empieza a no colar.

1. Consistencia

Es importantísimo que todo el mundo en el entorno esté informado y sea consistente en lo que se dice. Si en casa de Zutano viene Olentzero pero no vienen los Reyes, habrá que encontrar una explicación razonable. Si en casa del tío Mengano viene Papá Noel, pues Papá Noel. No vale que como todos traen regalos elijamos uno al azar, que los niños son niños, pero no son bobos.

2. Correo electrónico

Si tus hijos tienen ya correo electrónico propio, les puedes hacer llegar un correo electrónico desde melchor@loquesea.com o similar. No suele fallar y flipan. No hace falta que el mail sea del mismo Melchor, puede ser de Aliatar o de cualquier otro paje o ayudante que te inventes. A ver, ¿cómo vas tú a enviarle un mail? En cabeza de quién cabe…

3. Carta

Como en el punto anterior, pero sin la sofisticación de lo tech… o más sofisticado, que se desvirtualiza 😉
Hay webs que, por un módico precio, le envían una carta a tu retoño. Carta de las de antes, de papel con sobre y sello…

4. Los renos de Papá Noel

Poder ver a Papá Noel en persona y a sus renos descansando en un establo rodeados de cajas de juguetes… Cosas que hoy, con internet, son posibles… Esta web dispone además de apps para Apple, Android y Windows Phone, por si te pilla fuera de casa justo el momento en el que Papá Noel les da de comer a los renos…

5. Mapa de Papá Noel

¿Por dónde va Papá Noel en su reparto de regalos? Pues nada, nada, te vas a esta página y lo miras. Además hay un montón de juegos y lecturas para poder pasar un rato entretenido descubriendo cosas sobre el Polo Norte…

6. Huellas

De trineo, de camellos… de lo que se te ocurra, pero que sean mínimamente realistas por favor. Puedes hacerlas en tu jardin o portal… incluso en las ventanas de casa, como si hubiera muchas marcas de dedos o manos… y de pronto hacerte el sorprendido en plan “¡oh! ¡Nos han visitado los duendes / pajes…! ¿Qué querrían saber? ¡Ah, seguro que era cómo entrar en casa a dejar los regalos!”

7. La llamada

He tenido que recurrir en alguna ocasión a este método. Niña que se le cae un diente en Francia y llora desconsolada porque cómo va el Ratoncito Pérez a saber dónde está… No hay problema. Una llamada a su secretaria que nos envía a la prima del Ratoncito, la Petite Souris (Pequeño ratón, en francés, que, coincidentemente les trae regalos a los niños cuando se les caen los dientes) y solucionada la cuestión.

8. La llamada inversa

Infalible. Compínchate con algún amigo, con alguien a quien los niños no reconozcan la voz, y cámbiale la foto y el nombre en tu teléfono. Haz que te llame. Aparecerá la foto del rey mago de turno o de Papá Noel en la pantalla y podrán hablar con los niños un rato. Atentos de nuevo a la consistencia: si llama Papá Noel, tiene que ponerse al teléfono Papá Noel, no sé si me explico…

9. El Whatsapp

Con el mismo sistema de la llamada. Puedes guasapearte con Papá Noel, cada uno de los Reyes Magos o quien tú quieras… sólo tienes que cambiar el nombre de quien sea en tu lista de contactos del teléfono y pedirle que se ponga una foto ad-hoc por un rato…
Convincente a tope 😀

10. Mantente alejado de Centros Comerciales

Ver a gente con paquetes de regalo en la mano o de compras compulsivas no ayuda a que tus hijos mantengan la ilusión por unas semanas o meses más, más bien todo lo contrario. Así que, si puedes, evita ir a estos lugares con él. Además, los que suelen contratar para hacer de pajes reales ya no colarán con sus barbas postizas si tu hijo les mira de cerca… Lo dicho: no vayas.

11. En la cabalgata

Si Baltasar es un blanco pintado de marrón, olvídate. Habrá que sacar a relucir tu más aguda imaginación para contarle una milonga al niño… Ten algo previsto por si acaso… Pero también cabe la posibilidad de que le distraigas en esos momentos en los que se nota perfectamente que es todo un super montaje… La cabalgata se supone que es el séquito de sus majestades que llega a la ciudad… así que a ver cómo explicas que en cada ciudad hay una cabalgata o que alguno de los participantes en la cabalgata es el padre de algún amiguito suyo. Hay formas de hacerlo de forma convincente, tenlas preparadas.

12. “Ese momento”

Todos sabemos que tarde o temprano tiene que llegar, así que cuanto antes lo tengamos en mente, menos preocupaciones tendremos a última hora. Todos los adultos nos acordamos perfectamente de cómo y cuándo nos enteramos de que los Reyes eran los padres, así que es un momento importante en la vida de un niño. Se te caen unos cuantos mitos de golpe.



¿Y vosotros? ¿Qué otras cosillas hicisteis para estirar la “inocencia” de vuestros pequeños?

Foto destacada vía Shutterstock.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Cristina Juesas


Cristina Juesas, también conocida como Maripuchi, trabaja como consultora de comunicación. Organizadora y fundadora del TEDxVitoriaGasteiz. Ha sido presidenta del Toastmasters Club Vitoria-Gasteiz, asociación para mejorar las habilidades comunicativas y de liderazgo y ha sido elegida Directora de División para el curso 2017-2018. Autora de la Guía de usos y estilo en las redes sociales del Gobierno Vasco y coautora de Comunicación de Crisis Online. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual en Vitoria-Gasteiz. Colabora con la Cadena SER en el programa Hoy por Hoy Vitoria en una sección sobre nuevas tecnologías.