En una situación complicada como la que vivimos en la actualidad, cada gasto y cada inversión debe ser analizada con lupa. Es necesario recortar en gastos innecesarios o superfluos en nuestra economía doméstica. Pero en mi opinión, no se debería recortar en protección.

Y cuando me refiero a protección, me estoy refiriendo a protección ante imprevistos que muchas veces pueden ser temas tabú a la hora de hablar de ellos, como el fallecimiento. Contratar un seguro de vida es una opción cada vez más habitual. Hasta hace relativamente poco tiempo, este tipo de pólizas de seguro se asociaba casi exclusivamente a la defunción del titular. En la actualidad la percepción ha cambiado y cada vez más personas confían en el seguro de vida como una de las mejores formas de proteger a su familia frente a un gran número de imprevistos.

Si hace pocos años que te has comprado una casa, seguramente habrás tenido que contratar un seguro de vida. Los bancos suelen exigir que suscribas este tipo de póliza para proceder a concederte la hipoteca. En mi caso, cuando compré mi vivienda actual hace unos 6 años, procedí a contratar sendos seguros de vida para mi mujer y para mí, que cubren el capital de la hipoteca en caso de fallecimiento de cualquiera de los dos. El banco que me concedió la hipoteca me exigió formalizar estos seguros de vida, pero lo hubiera hecho de todas formas, ya que la compra de dicha vivienda estaba pensada para unos ingresos conjuntos que serían inasumibles por una de las dos partes en caso de fallecimiento o incapacidad laboral transitoria o permanente.

Elegir bien o mal un seguro de vida puede suponer pagar más por una cobertura similar. A continuación, os hablamos de una serie de factores a tener en cuenta antes de contratar un seguro de vida.

1. Tipos de seguro de vida: riesgo y ahorro

Las pólizas de vida se clasifican, de forma general, en seguros de riesgo y seguros de ahorro.

Los seguros de riesgo tienen por finalidad básica garantizar el cobro de un capital a los beneficiarios definidos en el contrato en caso de que el asegurado fallezca. Las entidades aseguradoras ofrecen coberturas complementarias a esta garantía principal, como por ejemplo, indemnizaciones en caso de invalidez absoluta y permanente o muerte e invalidez por accidente.

Los seguros de ahorro tienen por finalidad garantizar al asegurado medios económicos al alcanzar una determinada edad o fecha de contrato. Existen diferentes modalidades según el tipo de cobro del capital (de rentas, de capital diferido, etc).

Existen también seguros mixtos que garantizan un capital al llegar al asegurado a una edad definida y, a la vez, prevén otro capital en caso de que éste fallezca antes de esa fecha.

2. Protege a tu familia frente a los imprevistos

Algunos expertos recomiendan que la suma asegurada para una cobertura sea equivalente a los gastos básicos de tu familia por entre tres y cinco años, que es el tiempo que le tomaría a tus dependientes tener equilibrio financiero en tu ausencia.

Con un seguro de vida, recibes una cantidad en metálico en caso de invalidez por accidente o enfermedad. Saber que tu familia estará asegurada, es el principal motivo para contratar un seguro de vida.

3. Permite hacer frente a hipotecas y créditos

La mayoría de las parejas en las que ambos miembros trabajan y por lo tanto cuentan con dos ingresos, suele hacer frente a compromisos económicos como hipotecas u otro tipo de créditos basados en esos dos ingresos combinados.

En caso de fallecimiento o invalidez que no permita seguir trabajando, un seguro de vida que tenga como beneficiario a cada una de las partes, permitirá que el cónyuge sobreviviente pueda continuar cumpliendo con los compromisos de pago adquiridos en su momento por parte de ambas partes.

4. Permite hacer frente a gastos médicos

En caso de enfermedad grave, algunos seguros de vida cuentan con ventajas como la posibilidad de acudir a un especialista a recibir una segunda opinión o, aunque no es muy habitual, disponer de una cantidad en efectivo para que hacer frente a desplazamientos o tratamientos de coste elevado.

5. Sirve como fondo de emergencia

Un seguro de vida te proporciona protección las 24 horas, los 365 días del año en todo el mundo.Las familias deberían contar con un fondo de emergencia para momentos inesperados y que preferiblemente sea igual, mayor o lo más cercano posible a medio año de ingresos para hacer frente a situaciones imposibles de predecir.

Tras la muerte de uno de los proveedores de ingresos en la familia, o el principal proveedor de ingresos, si la familia no posee este tipo de recursos de emergencia, se encontrará en una situación financiera vulnerable y en muchas ocasione bastante precaria. Incluso, es posible que los supervivientes se enfrenten a dificultades para conseguir cualquier tipo de crédito.

6. Beneficiarios

Cuando se contrata un seguro de vida, es posible designar uno o más beneficiarios. Si se designa a más de uno, es necesario decidir cómo se dividirá el dinero. Es posible escoger un beneficiario secundario para que reciba el montante del seguro si el beneficiario primario fallece antes que el asegurado.

Además de tu pareja o tus hijos, los beneficios de un seguro de vida pueden ser destinados a otras personas dependientes que puedan estar a tu cargo. En el caso de tener hijos, también puede servir como ‘caja’ para su futuro, sobre todo en temas de educación. Una buena ‘póliza de vida’ puede resolver este problema.

7. Fiscalidad

Las primas de los seguros de vida riesgo pagadas a las entidades aseguradoras no son desgravables fiscalmente. Por otra parte, la fiscalidad que se aplica en caso de siniestro depende de si la persona que contrata el seguro es la misma que cobra la indemnización.

En ese caso, propio de las situaciones de invalidez, la tributación corresponde al IRPF. En el caso de fallecimiento, la tributación corresponde al impuesto de sucesiones, aunque hay que tener en cuenta las peculiaridades en el tratamiento de este impuesto en las diferentes comunidades autónomas del territorio español.

Además, algo que no todo el mundo conoce, es que las primas pagadas a las compañías de seguros son inembargables.

8. Calculo de la prima

El precio de los seguros de vida riesgo se calcula normalmente en función de 3 factores, que son la edad del asegurado, su profesión y el capital a asegurar:

  • La fecha de nacimiento: es lo que determina la esperanza de vida de una persona. Lógicamente, cuanto más joven, mayor es el tiempo por vivir, y por tanto, menor el riesgo para la entidad aseguradora.
  • La profesión: No es igual el riesgo de un bombero o un policía que el de una persona que realiza trabajos administrativos en una oficina.
  • El capital a asegurar: A la hora de contratar es muy importante saber que las compañías aseguradoras nos van a exigir un buen estado de salud. Para comprobarlo tendremos que cumplimentar un cuestionario médico o, si los capitales a asegurar son muy elevados, pasar un reconocimiento médico.

9. Elimina la incertidumbre

Las condiciones actuales en las que nos encontramos hacen que la necesidad de protección ante la incertidumbre se vea incrementada entre las familias. Un seguro de vida puede ser una buena opción para ‘tener controlada’ una parte de esa incertidumbre económica a la que estamos sometidos actualmente.

10. Es una inversión… en tranquilidad

Un seguro de vida de riesgo o mixto es una inversión; sobre todo en tranquilidad. Porque cómo bien dicen algunos, los seguros están para no tener que usarlos. Además, es una inversión sin riesgo financiero con la que se obtiene un beneficio en caso de fallecimiento, invalidez, etc..

11. Buen momento para su contratación

Además de vivir unos momentos donde la contratación de un seguro de vida sería una buena opción ante imprevistos, también es un buen momento a nivel económico para dicha contratación.

Esto es debido a que las tarifas de seguros de vida se encuentran hoy por hoy en uno de sus punto históricos más bajos.

12. Menor nivel de aseguramiento que el resto de europeos

Siempre nos estamos comparando con el resto de europeos e intentando ponernos a su nivel en un gran número de índices que miden el bienestar de la población.

En este tema, también deberíamos hacerlo. El nivel de aseguramiento de los españoles es inferior a la media europea. Además, el seguro de vida individual ha decrecido durante el año 2012 en España como consecuencia del entorno económico.



Después de tener en cuenta todos estos factores, probablemente es hora de elegir una compañía aseguradora de confianza para contratar un seguro de vida si es no lo habías hecho hasta ahora. La protección siempre es necesaria!



Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Óscar Ray


Óscar Ray es consultor tecnológico especializado en integración de sistemas de información y desarrollo de software. Ha formado parte de equipos internacionales en proyectos para Deutsche Bank en Frankfurt, EADS en Madrid, BBVA en Bilbao, el Departamento de Tecnologías de la Información del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, EJIE (Sociedad Informática del Gobierno Vasco) u Osakidetza. Organizador y fundador de TEDx AlmendraMedieval, el primer evento con licencia oficial TEDx que se celebra en Vitoria-Gasteiz. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual sobre innovación, TICs, redes sociales e internet. Colabora con Cadena SER en el programa 'Hoy por Hoy' en una sección sobre nuevas tecnologías. Apasionado por la I+D+i y su aplicación a las Tecnologías de la Información, aplica su formación científica y experiencia en el sector tecnológico en su faceta dedicada a la divulgación y comunicación en materia de innovación.