A pesar de las múltiples estadísticas y datos, que avalan que las empresas que poseen una buena estrategia de presencia y participación en redes sociales consiguen beneficios tangibles (mejora en la reputación, mejor indexación en buscadores, leads, ventas, …), es muy alto aún el porcentaje que ni tiene ni se plantea empezar a utilizar esta nueva manera de comunicación corporativa.

Si eres completamente ajeno a este fenómeno, y ni siquiera te has enterado que existe algo llamado Facebook o Twitter, tienes un problema. Pero tu problema aún es más grande si utilizas alguna de estas 12 ridículas excusas para no empezar a tomártelo en serio:

1. Me van a criticar

La más escuchada y la más ridícula de las excusas. ¿Sabes por qué? Porque ya te están criticando (o alabando). Desde la masificación de las redes sociales, la gente común se ha erigido como la principal fuente de generación de contenido de Internet. Por lo tanto, si alguien tiene algún motivo para criticarte, no necesita hacerlo en tu página de Facebook, o en tu cuenta de Twitter. Lo estará haciendo en la propia. Tener una presencia oficial te dará la oportunidad de defenderte si la acusación es falsa, solucionarle un problema a un cliente rectificando un error y, lo más interesante, si eres convincente en tu disculpa y solución, convertir a un detractor en un “fan” de tu marca.

2. No tengo tiempo

También es muy común pensar que esto de las redes sociales ocupa las 24 horas del día, de los 365 días del año. Si tienes un producto o una empresa con gran demanda de parte de los consumidores, a lo mejor tengas que dedicar mucho tiempo a permanecer atento y activo (una aerolínea, una empresa de servicio público, etc.), pero si eres una pyme o un autónomo, teniendo una buena estrategia organizada, te bastará con una hora a la mañana y media por la tarde. ¿Me vas a decir que no tienes ese tiempo para lanzar tu empresa a un nuevo nivel? Hay muchos tiempos muertos en el día que puedes dedicarlos a potenciar tu marca. Piénsalo.

3. Mis clientes no usan las redes sociales

¿En serio piensas, casi terminando el 2011, que tus clientes no usan las redes sociales? En España, según los últimos estudios, casi un 75% de la gente entre 18 y 65 años tiene al menos un perfil en redes sociales. Y en Estados Unidos el porcentaje llega al 96%. Todas las edades, de todos los ámbitos y todos los niveles de ingresos están sumamente representados. Qué no lo quieras ver o no sepas cómo llegar a ellos es otra cosa.

4. Mi sector no usa las redes sociales

¿Y ésa es una excusa? ¡¡Esa es una oportunidad de oro!! Si armas una buena estrategia y logras diferenciarte rápido antes que tu competencia, tendrás gran parte del trabajo hecho.

5. A quién le va a interesar lo que tengo yo para contar

Derivado del punto anterior; si cuentas cosas interesantes y aportas verdadero valor, siempre tendrás gente interesada en lo que tengas para decir.

Pregúntale a Bere Casillas y sus casi 2.5 millones de visualizaciones del vídeo del nudo de corbata Windsor.

6. No tengo empleados frikis para encargarse de estos temas

Este es otro de los errores más comunes. Las redes sociales NO son para frikis, ni para informáticos. Son para gente común que sepa y quiera comunicar de manera diferente. A aprender a utilizar las herramientas se enseña de manera muy rápida. A escribir con corrección y responder con educación lleva muchísimos años.

7. Tuenti es para chavales, Facebook es para cotillear y Twitter es para trastornados

Vale. Mira que fácil me has hecho una segmentación de mercado. Si tienes algo interesante para decirle a cada uno de esos segmentos, seguro que conseguirás una conversión en ventas de manera muy rápida.

8. Nadie me garantiza el ROI (retorno de la inversión)

Reconozco que esta excusa me saca de mis casillas. ¿Cuándo le has pedido que te garantice el ROI al periódico de turno al poner un anuncio? ¿Y la vez que pagaste una millonada por poner la valla esa en la avenida? ¿Cuál fue su ROI? ¿Y la cuña de radio esa para navidad? ¿Cuál fue su ROI?

A diferencia de todas estas acciones, el marketing digital se puede medir al detalle. Se puede saber exactamente cuánta gente a visitado tu web y desde que lugar. El hecho de que se conviertan en ventas efectivas depende de lo que tengas para ofrecer a esos visitantes.

Independientemente de todas estas variables hay un ROI que es muy difícil de medir y es el de la percepción que tendrá la gente si tus actividades logran “conectar” con tu público.

9. No sé usar “esas cosas”

Y sabías usar el móvil para mandar un SMS? Y sabías usar el email para contestar a los clientes? Se entiende, no? Aprende, dedica tiempo, invierte recursos en ello. Las herramientas podrán ser otras, pero la manera de comunicarse ya no va a volver atrás.

10. Me preocupa la privacidad de los datos de la empresa

Perfecto. Esa es una buena razón. Debería preocuparte. Para solucionar esto, determina una “Política de uso de las redes sociales” por parte de los empleados, y hazles saber qué cosas se pueden contar y cuales no.

11. Hay demasiadas herramientas y no sé cuál elegir

¿Y por eso has optado por no elegir ninguna? Escucha, monitoriza un tiempo prudencial y luego determina cuales son las mejores para tu objetivo. No hace falta estar en todas. Ese es un error de los que no saben nada de estrategia. A lo mejor, ni siquiera necesitas Facebook, y sólo con Twitter y participar activamente en algún foro especializado alcanza. No es necesario agobiarse.

12. Esto cambia todos los días

Y es verdad. Pero no es excusa para no estar de ninguna manera. Es una oportunidad para poder realizar algo realmente relevante de una manera distinta a la que se estaba haciendo hasta ahora. Tampoco hace falta estar pendiente de cuanta herramienta nace y muere en el mercado. Si ya tienes tu pack que te funciona, sigue esforzándote en potenciarlo y estar pendiente de las novedades para ver si te pueden ayudar a mejorar de alguna manera los procesos.

Basta de excusas. No te preguntes el precio de estar, porque tendrás que pagar el precio de no haber estado. Luego envidiarás al verdulero ese que realizó una campaña creativa y ahora tiene cola esperando para comprar. O aquel al que le llamabas loco que ahora no se cansa de verder por Internet su producto “que nadie le iba a comprar”. Hay muchas empresas que ya están aprovechando el poder enorme de las redes sociales. Por lo tanto, HOY ya es tarde. Dile al sofá que te suelte y ponte a ello.

 


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Emiliano Pérez Ansaldi

Sobre Emiliano Pérez Ansaldi


Director Creativo especialista en dirección de grupos. Formador y consultor en uso corporativo de Redes Sociales y Community Management Técnico SEO, Web Analyst e intento de evangelizador en Usabilidad web Docente outsourcing de Marketing digital y Social Media Marketing Mas de 18 años de experiencia en control y dirección de procesos gráficos tanto on como offline. Blogger por catarsis y proyecto permanente de fotógrafo