Una de los mejores reclamos para vender un vino es un buen nombre y una buena etiqueta. Al packaging lo llaman el vendedor silencioso. Lo de silencioso será porque no habla, pero os aseguro que si el packaging es sorprendente, no es que hable es que “grita al consumidor” y grita “cómprame”.

Luego ya para que consiga fidelizarnos tendrá que tener otros atributos y propiedades organolépticas pero el amor a primera vista existe. Una amiga con la que colaboro en WineAndTwits, me sugirió escribir un post de etiquetas originales y, copa de vino en mano, debo decir que ha sido divertido identificar etiquetas originales con “un algo especial” y clave para seducir al consumidor.

Pero en un segmento tan saturado ¿qué tiene que tener un vino para que nos enamore a primera vista? ¿Hay alguna formula secreta? Si existe yo no la conozco, pero me parece divertido hacer un repaso a algunos ejemplos que destacan por alguno de sus atributos.

La respuesta es este post, ideal para disfrutar de una copa de buen vino, por cierto bien nombrado y mejor etiquetado.

1. La mala vida




La identidad sonora es clave para el éxito de este vino de La Font de la Figuera (Valencia). Este ejemplo nos sirve para destacar la importancia de un nombre. Un buen nombre no solo suena bien, sino que además, describe las características del producto y evoca el momento de consumo. En este caso todo cuadra en este vino de Bodegas Antonio Arráez, cuya etiqueta ha diseñado Francesca Della Croce.
Mala Vida

2. Alternative

Viajamos hasta Australia para encontrar un ejemplo de coherencia. Y no, no es un juego de palabras. Es un ejemplo de la importancia de cuidar todos los detalles a la hora de presentar al público un producto. En este caso se trata de un vino ecológico, cuyo valor natural se ha resaltado en los aspectos visuales y sonoros del producto. Hasta la etiqueta, diseñada por The Creative Method, utiliza tintas biodegradables.
Alternative

3. Habla del silencio

Este vino tiene un nombre tan poético como su propia etiqueta: concisa, limpia, minimalista y evocadora. Esta referencia de la bodega extremeña Trujillo está pensada para un consumidor cosmopolita, sofisticado… pero que no puede gastar lo que generalmente cuesta un vino de esta bodega.
Habla del silencio

4. La Llave Roja

Tan poderosas son las etiquetas que nos ayudan incluso a conquistar nuevos territorios; sino, que le pregunten a la Bodega Carlos Plaza. Este vino tiene una historia especial y todo se ha construido entorno a ella. El resultado ha sido útil para posicionar el producto en el mercado holandés. El diseño de Marta Lojo ganó el concurso “Spanje´s 100 moliste Wijinen in Netherland”.
La Llave Roja

5. Jean Leon

Jean Leon se llamaba Ceferino Carrión, pero viajó hasta Hollywood y eligió un nombre con más glamour. Seguro que su cambio de nombre fue de gran importancia para el éxito de esta pequeña bodega del Penedés catalán. Sus vinos llevan 50 años siendo sinónimo de modernidad y glamour. La agencia barcelonesa Paulov que ha renovado la imagen de la marca con motivo de su 50 aniversario, ha creado un logotipo acorde con el posicionamiento de la marca.
Jean Leon

6. Siller Wine

Hasta Hungría nos vamos para encontrar un moderno diseño que sorprende por su frialdad. Si te fijas, la imagen del vino resulta siempre cálida, pero el diseño es de Kissmiklos y destaca por diferenciar el producto con pocos y acertados elementos que utiliza para destacar los matices azules de este rosado de Bodegas Pastor.
Siller Wine

7. Gago


Creo que hay que ser muy buen diseñador para conseguir hacer una etiqueta tan elegante como la que firma Fernando Gutierrez para Dehesa Gago de Bodegas Telmo Rodríguez.
Gago

8. Lolea

Este diseño de Estudio Versus ha conseguido recuperar la esencia del “Tipical Spanish” para reposicionar a esta fábrica de sangrias y convertirla en un producto diferente, divertido y muy atractivo para el mercado internacional.
Lolea

9. Paco y Lola

Ahora la cosa va de Albariño y hemos seleccionado un vino de la D.O. Rias Baixas con un diseño urban-chic. Un vino hecho a la medida de un consumidor sofisticado y sin complejos con un packaging que te hace sentir muy especial. El diseño fue realizado en exclusiva para Bodegas y Viñedos Paco y Lola.
Paco & Lola

10. Cojón de Gato

El nombre de este vino no es una broma, no. Es de la D.O. Somontano y supera los 90 puntos en la Guía Peñin. Pero si está en esta selección es porque la sorpresa y el sentido del humor de su nombre lo hacen difícil de olvidar. No hemos conseguido averiguar el nombre del diseñador de la etiqueta.¿Nos ayudáis?
Cojon de gato

11. BFrank

Un diseño de Talia Cohen de lo más original. El nombre nace de un juego de palabras entre “se franco” y “se Frank”) y la etiqueta dice “quiero beber contigo porque…” y el resto ya lo pones tú.
BFrank

12. Loco

Bodegas Canopy y su Vino Loco no pueden faltar en una selección de etiquetas de vino. Por muy visto que este este packaging nos sentimos obligadas a cerrar el post haciendo una ola a la agencia Lola Madrid por la transgresión, coherencia y ruptura de estereotipos que ha supuesto su diseño.
Vino Loco


Fuentes:
Área Visual, Lovely Package, Una Pausa para la Publicidad, Makamo, Blog del Diseño, Marketing y Vino, WineAndTwits.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Nuria Carbó


Comunicadora de profesión desde hace más de una década. Freelancer, por vocación. Licenciada en Publicidad - Relaciones Públicas y Bióloga. Aprendiz vocacional y curiosa, muy curiosa.