Hasta que no tienes hijos, no te das cuenta de lo difícil que es vestir a niños. Aparentemente, la ropa de los peques no deja de ser “una versión mini” de la ropa de adulto… O eso, al menos, era lo que yo pensaba… Hasta que tuve a mis hijos y fui consciente de que la moda infantil es un mundo aparte.

Con los niños no todo vale. Los adultos podemos ir con modelitos imposibles si con ellos aparentamos ser más delgados, más altos y más guapos. Sin embargo, la ropa de los niños ha de ser, ante todo, cómoda. Pero claro, también pretendemos que vayan guapos y a la última y conseguir tantas cosas, a veces, no es tan fácil como parece.

1. Comprar pantalones sin cinturilla adaptable

Comprar unos pantalones infantiles que no tienen la cinturilla adaptable es, sin duda, uno de los mayores errores que podemos cometer a la hora de comprar ropa porque, con seguridad, no le van a quedar bien al peque. Llegados a este punto, sólo tenemos tres posibles soluciones: devolver la prenda (que cuando la hemos comprado es porque nos gusta), tener que llevarla a la modista (es decir, nuestra madre o nuestra suegra) para que solucione el problema o esperar a que al niño le salga barriga cervecera y así pueda llenar el pantalón (esta solución, es poco probable).

2. Utilizar sandalias que no sujeten el pie

Si los niños llevan las típicas chanclas que usamos los adultos que son simplemente de meter el pie, en más de una ocasión la sandalia terminará varios pasos por detrás del niño. La perderá seguro. El niño seguirá avanzado y la sandalia se quedará atrás. Imprescindible comprar calzado que no se salga con facilidad.

3. Usar ropa que tenga los botones muy pequeños

Con botones excesivamente pequeños, la autonomía de los niños se pierde. No tienen destreza para este tipo de botones y, al final, seremos nosotros los que tengamos que poner y quitar la prenda.

4. Usar zapatos que no faciliten el calce

Hay zapatos que, a pesar de ser su número, son muy, muy difíciles de poner. Si queremos hacer un buen ejercicio, nada más efectivo que intentar poner a un niño un calzado de este tipo.

5. Poner petos a niños que están aprendiendo a controlar el pis

Si tenemos un bebé, los petos son muy socorridos. Si los niños son mayorcitos, también es una buena opción. Pero hay una edad en la que por nada del mundo hay que usar peto. Esa edad es cuando empiezan a controlar el pis. Cuando los peques de esta edad usan peto, se lo tenemos que poner y quitar los adultos, porque no es tan fácil como bajar un pantalón o una falda. Y, con lo que apuran los niños para ir al baño, con un peto el niño termina mojado seguro. Si compráis un peto para niños de esta edad, os aconsejo que tengáis una muda a mano.

6. Comprar zapatos con cordones

Velcro y niños debería ir siempre unidos. El velcro es fácil de poner, fácil de quitar y, como no se desata, no se lo pisan.

7. Vestirlos con ropa que no es de su talla

Lo típico de “lo compro dos tallas más grandes para que le dure más”, es un gran error. Cuando el niño haya crecido lo suficiente para que sea de su talla, probablemente la prenda ya esté tan deteriorada que no la usemos y, hasta entonces, el niño habrá ido con ropa que le resulta incómoda porque no se adapta a su tamaño.

8. Poner cinturón a los niños

Exactamente por el mismo motivo que la razón número 5. Puede resultar cómodo en determinadas ocasiones, pero hay otros momentos en los que el cinturón lo único que hace es molestar.

9. Poner a las niñas pequeñitas accesorios que no son adecuados

Hasta que las niñas tienen tres años o más, jamás deberíamos usar horquillas que se pueden quitar y mordisquear, cadenas en el cuello con las que se pueden ahogar, etc. De todos los errores vistos hasta ahora, sin lugar a dudas éste es el más peligroso.

10. Excedernos con la ropa de abrigo

Particularmente, con esto sí que no puedo. No aguanto ver cómo van algunos niños a la mínima que bajan un poco las temperaturas: cuatro o cinco mangas, abrigo, gorro, guantes, bufanda,… Al final, llevan tanta ropa que los pobrecitos no pueden ni andar. Bien está que hagamos esto cuando de verdad hace frío invernal, pero ¿con 16 grados en la calle? Yo me pregunto: ¿qué harán con esas criaturas cuando haya 0 grados?

11. En niñas: no llevar la ropa interior a juego con la exterior

Error estilístico grave. Las niñas, hasta que tienen cierta edad, no sé muy bien cómo lo hacen, pero enseñan la ropa interior a la mínima de cambio: cuando juegan, cuando se sientan,… Y no hay nada mas antiestético que una falda totalmente descoordinada con la ropa interior: ¡Hay que cuidar los detalles!

12. Intentar vestirlos como adultos

La última moda en Instagram son las cuentas de niños donde sus padres los visten como adultos: Bolsos, sombreros imposibles, gafas de adultos,… Los niños son niños y es muy importante que vayan vestidos acorde con su edad.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Esther Béjar

Sobre Esther Béjar


Me llamo Esther, gestora de contenidos del blog de moda infantil y puericultura Me pica la etiqueta. A mis hijos, les encanta probarse ropa, pero ¿qué es lo primero que dicen cuando estrenan una prenda?... sí, lo habéis adivinado... ¡me pica la etiqueta! De ahí el nombre del blog. El blog, nace ante mi inquietud por una moda actual, divertida y muy urbana. Y las tendencias en moda, no solo las vemos en prendas de vestir, también en puericultura, decoración,...