Doctor Who es una serie de ciencia-ficción de la BBC que lleva en emisión desde 1963, con un hiato entre 1989 y 2005. A la serie que “recomienza” en 2005 se la suele llamar “serie nueva”, y arrastra masas enfervorecidas de fans. Es una serie muy británica, por lo que exige entrar un poco en el juego que plantea para que te guste pero, si te gusta, te apasiona. La serie lleva ocho temporadas, y es habitual encontrar ránkings con los mejores episodios. Casi unánimemente, los mejor considerados son los guionizador por Steven Moffat o por el que era showrunner de la serie en 2005, Russell T. Davies. Si uno busca por Internet, de hecho, parecería que los únicos capítulos buenos de la serie son justamente esos; no es así, sin embargo. Estos capítulos son muy buenos, pero también los hay buenos entre los demás. Así que me he propuesto seleccionar una docena de episodios de la serie nueva de Doctor Who para recomendar, pero siguiendo una regla limitante: prohibido citar capítulos de los showrunners (lo que descarta todos los inicios y finales de temporada).
Por orden cronológico:

1. Dalek (1×06)

En la serie “clásica” de Doctor Who (así se llaman los episodios anteriores a 1989) los peores enemigos del Doctor son unos alienígenas embutidos en armaduras metálicas que gritan mucho y responden al nombre de Daleks. Son unos entes sin sentimientos, repletos de odio, inmisericordes… y tienen forma de salero gigante. Este último detalle dificultaba ligeramente su retorno en la serie nueva, porque las cosas que asustaban a los niños de 1963 igual no surten el mismo efecto en el espectador de 2005. Cualquier otra serie hubiera optado por dejarlos indefinidamente en el cajón o rediseñarlos, pero en la BBC se tomó la decisión valiente y se reintrodujeron tal cual (con algún retoque por los avances técnicos). ¿Cómo consigues que un salero gigante de miedo? Con este episodio. Tenemos UN dalek, uno solo, y la reacción del Doctor al verlo consigue que se conviertan en unos monstruos que realmente imponen. Luego vendría la sobreexplotación, pero esa es otra historia.

2. School reunion (2×03)

El Doctor no viaja solo por el universo, sino que suele llevar compañeros (así no tiene que hablar a cámara todo el rato) que normalmente son humanos (por motivos de presupuesto) y, más normalmente aún, féminas de muy buen ver (por aquello de llegar a un sector del público lo más amplio posible). En la serie clásica el procedimiento estándar era que el Doctor llegara a algún sitio, le cayera bien alguien y lo invitara a viajar con él. Pasado un cierto tiempo, cuando el personaje se agotaba o el actor/actriz tenía algo mejor que hacer, había despedida y el Doctor cambiaba de acompañante. Estas despedidas eran desde cordiales hasta trágicas. En este capítulo asistimos a la reaparición de una compañera que el Doctor tuvo allá por los años setenta, y comprobamos cuánto puede a llegar a marcar este alienígena la vida de alguien, así como que esta marca no siempre es agradable.

3. The imposible planet / The Satan Pit (2×08 y 2×09)

Doctor Who es una serie de lo que podríamos llamar “ciencia-ficción despreocupada”. La base es de CF, pero lo importante es la aventura y no teme meterse en berenjenales difíciles de justificar si puede contar una buena historia. Este capítulo doble es muestra de ello. ¿Qué pasa cuando un alienígena hiper-racional llega a un sitio que no puede existir y le dicen que va a encontrarse con Satán? La respuesta, en este episodio. Mucha filosofía y mucha acción en dos partes de vértigo.

4. The Shakespeare Code (3×02)

En el origen de los tiempos, el propósito de la serie era servir de divulgación histórica. Este propósito duró poco, pero siempre hay episodios donde el Doctor y su acompañante viajan al pasado (normalmente de Inglaterra) y conocen a personajes históricos o presencian acontecimientos relevantes. En este episodio el Doctor y su nueva compañera conocen a Shakespeare, aclaran un misterio histórico sobre el escritor y les sobra tiempo para combatir a unas brujas y hacer un guiño a la participación del por entonces protagonista, David Tennant, en la saga fílmica de Harry Potter.

5. Gridlock (3×03)

Este capítulo es mi favorito de entre todos los desconocidos. Tradicionalmente, la ciencia-ficción ha sacado petróleo de coger ideas cotidianas e invertirlas o llevarlas al extremo. Aquí tenemos un magnífico ejemplo de la segunda técnica. El Doctor viaja al futuro, a la ciudad de New New New (y así quince veces) York, donde encuentra un atasco casi infinito. Hay acción, regreso de antiguos personajes, profundización de la relación entre el Doctor y su compañera y se esbozan ideas que podrían llenar media temporada de cualquier serie.

6. 42 (3×07)

Un episodio de acción narrado en tiempo real (los 42 minutos que dura el episodio). El Doctor debe correr contra el reloj para evitar que una nave especial se estrelle contra un sol con él dentro.

7. Human nature/family of blood (3×08 y 3×09)

El Doctor ha de esconderse de unos alienígenas que le persiguen para conseguir la inmortalidad y aterriza en un college británico en la época inmediatamente anterior a la I Guerra Mundial donde cambia genéticamente y borra sus recuerdos para hacerse pasar por profesor humano. El problema viene cuando los villanos aparecen de todas formas y hay que convencer al ahora humano y enamorado Doctor para que renuncie a su humanidad y se convierta en un dios solitario. Una interesantísima reflexión sobre la humanidad, y un final que pone los pelos de punta.

8. The beast below (5×02)

Un nuevo Doctor con una nueva compañera viajan al futuro a encontrarse con una nave especial que lleva a los restos de la población británica a un exilio entre las estrellas. Capítulo muy imaginativo (lo bueno del futuro es que los guionistas se pueden inventar lo que quieran, y aquí lo aprovechan) con una profunda moraleja (que no moralina) final.

9. Doctor’s wife (6×03)

Guionizado por Neil Gaiman, este es un capítulo para nostálgicos. La máquina del tiempo en que viaja el Doctor se encarna en persona y mantiene con su piloto algunos de los diálogos más entrañables y divertidos de toda la serie. Hay grandes aportaciones a la mitología de la serie pero, sobre todo, este capítulo es un homenaje a una cabina de policía azul que lleva desde 1963 haciéndonos vivir aventuras en el tiempo, el espacio y más allá.

10. The girl who waited (6×10)

Este es un capítulo donde vemos la cara más oscura del Doctor, así como una forma muy original de generar una paradoja temporal y resolverla. No puedo desvelar el final, pero sí digo que es uno de los episodios que peor cuerpo me ha dejado al terminarlo.

11. Mummy of the orient express (8×08)

El Doctor viaja a un Orient Express del futuro, donde un monstruo invisible está asesinando pasajeros de forma aparentemente indiscriminada. El gran problema para capturarlo es que nadie lo ve hasta que el monstruo está a punto de matarlo. Capítulo de aventuras sin pretensiones con secundarios muy bien perfilados y un monstruo muy imaginativo.

12. Flatline (8×09)

Otro capítulo de aventuras donde unos entes en dos dimensiones quieren invadir la Tierra aplanando la tercera dimensión para poder entrar. Es un capítulo muy divertido, donde la forma de neutralizar al Doctor es realmente original y da lugar a escenas muy imaginativas y bien llevadas.

Foto de Radiotimes.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Francisco Montiel

Sobre Francisco Montiel


De mayor quería ser matemático y me quedé en licenciado friki. Digo que doy clases en un instituto, pero en realidad me paso la vida rellenando papeles para que los inspectores no me dejen para septiembre. Fan de la ciencia ficción y la fantasía en general y Marvel, Asimov, Sherlock Holmes, Tolkien, Doctor Who y el Ministerio del Tiempo (por orden cronológico) en particular. Ahora me introduzco en la podcastfera con el podcast de Rassilon y los Funcionarios del Tiempo.