La concepción original del deporte comprende el fomento y práctica de los valores más altos del ser humano aplicados a la competición: ganar dignamente, perder con compostura, respeto al rival, autosuperación, compañerismo, generosidad, nobleza…

Desgraciadamente son habituales otras formas interesadas y mezquinas de entenderlo. No solo por parte de los propios deportistas, sino también por parte de poderes establecidos o fácticos. Algunos deportistas han tenido que enfrentarse a ellos por mantenerse fieles a sus principios, en algunos casos, pagando un alto precio por ello.

He aquí una docena de deportistas contra el sistema:

1. Jean-Marc Bosman

Por mucho que les pese a todos los cracks de los 90, este modesto jugador belga ha sido sin duda el más determinante en el fútbol europeo desde que en diciembre de 1995 ganara la famosa demanda contra su entonces equipo, el belga R.F.C. Liège, contra la Federación Belga de Fútbol, y contra la mismísima UEFA.

El mapa deportivo del continente sufrió un cataclismo. Desde entonces érase una vez un equipo inglés sin un inglés, un francés sin un francés, y un español sin un español.

2. Ferenc Puskás

Legendario futbolista húngaro, ganó 6 ligas húngaras y el subcampeonato mundial de 1954 con la entonces mágica selección magiar.
Tras la invasión de Hungría por la U.R.S.S. en 1956 desertó en Viena
durante el viaje del Honved, su equipo, para un partido de Copa de Europa.
Fue sancionado por la FIFA por 2 años, y juzgado en ausencia por “Traición a la Patria” por el régimen comunista húngaro. En 1958 recaló en el Real Madrid, con 31 años de edad y unos kilos de más, lo que no le impidió ser protagonista de los grandes éxitos del equipo hasta colgar las botas en 1966.

No pudo regresar a Hungría hasta 1981, donde se estableció definitivamente en 1992. En 2004 fue elegido máximo goleador y 6º mejor jugador del siglo XX por la misma FIFA que le sancionó.

3. Jesse Owens

Este atleta afroamericano hijo de Alabama ingresó en el Olimpo de los héroes al poner en solfa la cacareada supremacía aria conquistando 4 oros en el mismísimo corazón del nacionalsocialismo, las Olimpiadas de Berlín de 1936.

Al igual que Hitler en Berlin, Roosevelt tampoco le estrechó la mano en Washington. Pero al menos en Alemania pudo compartir hotel con los arios;
en EE.UU. siguió sin poder viajar en la parte delantera del autobús ni para acudir al Waldorf-Astoria, donde siguió trabajando de botones.

4. Lutz Long

Medalla de plata en salto de longitud en las Olimpiadas de Berlín de 1936, se le recuerda por la ayuda prestada a su rival y gran amigo Jesse Owens para no ser eliminado por el discrecional criterio de los jueces, y por ser además el primero en felicitarle por su triunfo ante las cámaras.

En II Guerra Mundial combatió en la Luftwaffe a pesar de que los deportistas de élite como él solían quedar exentos de ir al frente. Murió durante la invasión aliada de Sicilia en 1943. El COI le distinguió con la medalla de Pierre de Coubertain.

5. Emil Zátopek

Checoslovaco, gano el oro en los 5.000 y 10.000 metros en Londres 1948, y repitió ambos triunfos en Helsinki 1952 a los que sumó el maratón, pruebas ganadas en 10 días.

Fue héroe nacional en la Checoslovaquia comunista, hasta que su apoyo a la Primavera de Praga de 1968 le hizo caer en desgracia, teniendo que subsistir incluso como barrendero hasta retractarse en 1975; entonces el régimen comunista rehabilitó su figura… con letras minúsculas.

6. Muhammad Ali

Estadounidense, nacido como Cassius M. Clay Jr., fue un gran boxeador, oro amateur en Roma 1960 y 3 veces campeón del mundo de los pesos pesados. Convertido al Islam en 1964, rechazó incorporarse al ejercito de los EE.UU. apelando a sus creencias religiosas y a su oposición a la Guerra de Vietnam, por lo que fue arrestado y desposeído de su título mundial, no pudiendo boxear hasta 4 años después.

Se le considera uno de los grandes deportistas de todos los tiempos. Actualmente padece Parkinson.

7. Hassiba Boulmerka

Atleta argelina especialista en la media distancia, fue la primera mujer africana en ganar un título mundial de atletismo, los 1.500 metros en Tokio 1991. Obtuvo muchos otros triunfos, incluyendo el oro olímpico en Barcelona 1992 en la misma disciplina.

Tuvo que hacer frente a las amenazas islamistas desde su país por osar correr en pantalón corto y no usar el velo islámico, durante los sangrientos años del terrorismo fundamentalista del GIA en Argelia. Finalmente tuvo que exiliarse en Francia. Le fue concedido el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes en 1995.

8. Gari Kaspárov

El gran ajedrecista azerí, campeón del mundo más joven de la historia a los de 22 años, sostuvo legendarios duelos contra Anatoli Kárpov en los 80 en los que se jugaban mucho más que el campeonato mundial. Su rival era el candidato de la ortodoxia soviética, y ésta le apoyó com métodos extradeportivos dignos de películas de espías.

Apoyó la Perestroika de Górvachov, y tras la caída del régimen comunista,
fue y sigue siendo un destacado activista en defensa de la frágil democracia rusa ante los nuevos oligarcas que tratan de ponerla a su servicio.

9. 10. y 11. Tommie Smith, John Carlos y Peter Norman

La segregación racial vigente en los EE.UU. hasta los años 70 no contaba para
las numerosas medallas olímpicas obtenidas por sus campeones negros, más aún si ayudaban a superar el palmarés de la U.R.S.S. Pero no fue así con el oro y el bronce en 200 metros lisos conquistados por Tommie Smith y John Carlos
en las Olimpiadas de México 1968 debido al famoso saludo del movimiento Black Power que hicieron en el podio a modo de protesta por las tensiones raciales sufridas en su país. Antes de la ceremonia informaron de sus intenciones al segundo clasificado, el australiano y blanco Peter Norman. Sin dudarlo, éste les apoyó luciendo la misma pegatina que ellos en favor de los derechos humanos. El trío fue abucheado por la multitud en el estadio.

Smith y Carlos fueron expulsados inmediatamente del equipo olímpico. En los EE.UU.  sufrieron durante años ostracismo deportivo, represalias desde diversas autoridades y estamentos, e incluso amenazas de muerte. La presión fue tal que la ex-mujer de Carlos se suicidó en 1977. Afortunadamente, partir de los años 80 sus figuras fueron siendo paulatinamente redimidas hasta ganar el merecido reconocimiento.

Por su parte, Peter Norman fue sancionado por 2 años por las autoridades olímpicas australianas, e incluso le vetaron para las Olimpiadas de Múnich 1972 a pesar de haber batido repetidamente las marcas mínimas requeridas. Fue invitado de honor de la delegación de los EE.UU. en las Olimpiadas de Sidney 2000 al saber ésta que las autoridades organizadoras le ignoraron por completo.

12. Matthias Sindelar

El mejor futbolista austriaco de todos los tiempos, actualmente no goza de la fama mundial que merece por culpa del tiempo en que le tocó vivir. Protagonizó la mejor época de la selección austriaca de fútbol, siendo artífice de goleadas épicas contra las más potentes selecciones europeas. No ganó el amañado mundial de Italia de 1934 por obra y gracia de Mussolini.

Jugó su último partido con su selección contra Alemania en 1938, un amistoso de bienvenida justo tras la anexión de Austria. Asistió al 1-0 y marcó el 2-0, osando festejar efusivamente el tanto bajo la tribuna de las nuevas autoridades. Después se negaría tanto a jugar para Alemania, como a abandonar su país.

Su actitud dentro y fuera de las canchas determinó su destino. Fue hallado muerto en enero de 1939 en su apartamento junto con su novia. Suicidio, oficialmente.

 

Muchos otros hubo y habrá de la misma calidad, famosos o desconocidos, que si no cuentan entre esta docena es por haber tenido la fortuna de no tener que batir rivales fuera de las canchas, muy a diferencia de los otros ídolos de barro a los que admiramos o creen ser admirados por su éxito, dinero o belleza. A esos hay que echarlos en otra docena aparte.

 

Foto cortesía de TheBlaze, con licencia creative commons.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Fernando Clavijo

Sobre Fernando Clavijo


Licenciado en Informática, en mis ratos libres ejerzo de Oracle DBA senior en importante empresa líder del sector y resido en la provincia del puesto vacante. Ex-grafista ochentero de videojuegos de Spectrum y similares, amante del píxel grueso y de la tecnología que no perece. Ya no restauro ni trapicheo teléfonos sin 3G, ni Wifi, ni politonos horteras, pero me quedan existencias: http://on.fb.me/Telefonos_sin_3G_ni_Wifi