La verdad es que yo empecé a dedicarme a la enseñanza por casualidad, pero aquí estoy, intentando hacer mi trabajo lo mejor posible, aunque no siempre lo consiga.
Os voy a dejar una docena de asuntos de educación sobre los que habla todo el mundo como del Quijote, sin haberlo leído.

1. Libertad de cátedra

Unas risas ¿que no? 🙂 Nunca puedes dar nada de lo que quieres, ni de lo que consideras que puede ser útil a los alumnos. Está todo megaestipulado y no te puedes salir ni un poquito del guión porque te corren a guantazos.
Hace poco un alumno me dio las gracias por “haberme enseñado tantas cosas que no vienen en los libros”. Bueno, se hace lo que se puede por burlar este sistema tan mediocre y creador de clones.

2. Libertad a la hora de calificar

Aquí también diría risas, pero no me quiero repetir 😉 Yo pongo las notas que me mandan, no las que creo que un alumno tiene. Es lo malo de que tus alumnos sean hijos o amigos de alguien, que existan las estadísticas, que las subvenciones dependan del número de aprobados, y otras cosas así de tristes. Siempre hay que plegarse a criterios absurdos a la hora de calificar.

3. Buen sueldo

JajajajajajajajajaNOOOO. Debe ser buenísimo, pero a mí nunca me ha tocado catarlo.

4. Trabajamos pocas horas

Es que todo me da risa floja hoy, de verdad. Eso de las 20 horas de docencia no sé dónde es, pero por favor, si alguien lo sabe, le ruego se ponga en contacto conmigo a través de mi Twitter, correo electrónico, LinkedIn, señales de humo, silbo gomero…porque estoy realmente interesada en un trabajo que cumpla los puntos 3 y 4. Gracias.

5. Vacaciones a espuertas

Bueno, si ustedes lo dicen ¿quién soy yo pa’ decir lo contrario? Quiero que mi futuro trabajo también cumpla este punto 5: futuros empleadores no se olviden, porfi.
Igual no sabéis que cuando se acaba el curso y los críos están tocándoselos a dos manos en casa, nosotros estamos trabajando igual…que conste en acta, gracias.

6. Dar asignaturas que no son la tuya

Está muy bien eso de saber hacer muchas cosas en la vida, pero si a ti te contratan como profesor de ruso y luego te ponen a dar matemáticas, pos no sé ¿no es un poco absurdo? Ahorrar está bien, pero de ahí a hacer el gilipollas y jugar con la educación de las personas hay un abismo.

7. Tu hijo no es superdotado

Bueeeeeeeno, no se me subleven, pero EstoEsAsí. Yo nunca había coincidido con tantos superdotados como ahora. Es que a cualquier trapo llaman camiseta y no ¿eh?
Tu hijo es tuyo, probablemente sea hamor, pero no pasa nada porque sea un crío nomal y corriente, no tiene que ser especial, diferente o más listo que nadie. Es que luego te meten en unos bretes los padres que no lo sabéis bien, porque todas han parido a Einstein y no hay lugar para tanto genio.

8. Poca formación de los docentes

Ahí tengo que daros la razón. Y ahora que no se me piquen los profes con trescientos másteres y títulos a mansalva, pero en general la gente en cuanto pilla la poltrona nunca más da un palo al agua. Tomáoslo como mejor os parezca 🙂

9. Divismo o expertos varios

Esto está muy relacionado con el punto anterior, porque el que ya va por el máster número treinta y dos cree que todo lo sabe y todo lo entiende y enseguida se pone la etiqueta de experto en… (macramé, punto de cruz, encaje de bolillos, etc.) hasta que llega el día en el que se pone delante de los alumnos…entonces, crujir de dientes 🙂

10. No tenemos manía a los críos

Eso de el profe me tiene manía es más viejo que la tos, pero no por mucho repetirlo es verdad 🙂 Lo curioso es que antes lo decíamos los alumnos y ahora también lo dicen los padres.

11. La endogamia del gremio

Bueno, esto la verdad es que nunca he sabido como tomarlo, porque he visto a compañeros despellejar a otros colegas en plan la envidia es mu mala, pero también he visto a profesores defendiendo lo indefendible solo porque fulanito es su compañero de trabajo.

12. La profesión está desprestigiada

TOTALMENTE. El sistema educativo está tan corrupto que ya no hay por dónde cogerlo. Que los profesores no lo hacen bien está más que claro, pero en esta guerra hay más soldados que los docentes y no son los únicos culpables del desprestigio de mi actual profesión.



No tenéis que estar de acuerdo conmigo, pero bueno, esto es una opinión personal, como todas y cada una de mis docenas.
Creo que este es un tema que nos toca a todos, pues en algún momento de nuestra vida hemos estado a uno u otro lado del pupitre y algunos de nosotros de los dos 🙂



Imagen destacada vía Shutterstock.



Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Paula Beiro

Sobre Paula Beiro


Soy profesora de Español como Lengua Extranjera, lo que no es decir gran cosa, pero vaya, ese es mi trabajo. Dirijo Recursos ELE, un sitio para defender la lengua y la cultura española, y donde informamos sobre noticias relacionadas con el español e intentamos divulgar las TIC entre los docentes. Lo que más me gusta en el mundo mundial es el jamón y el lomo de bellota; bueno, además de la playa y algunas otras cosas que no os voy a contar 😀 Podéis encontrarme en mi canal de Twitter: @Paula_Beiro y en los de Recursos ELE: http://recursosele.com/ https://www.facebook.com/RecursosEle @recursosele.