En estos tiempos de crisis, lamentablemente, mucha gente está teniendo que emigrar. Y Finlandia, por la fama conseguida durante varios años, está siendo un destino elegido por muchos.
¿Por qué? ¿Tal vez la buena situación económica? ¿El estado de bienestar social? ¿El frío radical en invierno?
Sea cual sea, en este post detallaré una docena de curiosidades sobre este país vividas en carne y hueso.


1. El idioma

Sí, eso que escuchas hablar a Kimi Raikkonen cada vez que le entrevistan es un idioma de un país Europeo. Está considerado uno de los más complicados del mundo, y creedme, lo es… Cuando lo escuchas debido a la entonación tiene un toque similar al español, pero cuando lo ves escrito asusta. Por ejemplo, cuando te felicitan por tu cumpleaños sueles leer cosas como “hyvää syntymäpäivää” 🙂 Creedme, aprender este idioma es como aprender a hablar de nuevo…

2. El invierno

Si Finlandia es conocida por algo, es por la nieve, el hielo y sus lagos entre otras cosas. He podido vivir en carne (cubierta por capas y capas de ropa) temperaturas inferiores a -30ºC. Toda una experiencia sentir como los pelillos de la nariz se congelan… Aún así, los días muy fríos durante el invierno se pueden contar con los dedos de las manos. El resto del tiempo suele haber temperaturas cómodas que rondan los -10ºC. Y creedme la sensación de frío a esa temperatura es mucho más cómoda que la misma en ciertos puntos de España. ¿Será la humedad? En cualquier caso, y gracias a dios, las casas están perfectamente aisladas del frío y puedes estar en manga corta sin ningún problema 🙂

3. El verano

Cuando pasas un invierno por estas latitudes, aprendes a apreciar los días de buen tiempo. Y claro, estos se suelen acumular en verano. La verdad que el verano en Finlandia es toda una experiencia… El hecho de que el sol no se ponga, hace que puedas disfrutar de unos paisajes impresionantes cada día. La temperatura suele rondar los 20-25ºC lo que hace que puedas hacer vida en la calle perfectamente. Y creedme, los fineses la hacen. Es salir el sol y ver las terrazas de los bares del centro ¡LLENAS! Por ponerle una pega al verano… Que la luz, el sol y todo eso es muy bonito, pero… no hay persianas en las casas por lo que dormir se suele hacer complicadillo. Y bueno, la cantidad de mosquitos y de insectos que existen. Pero eso da para otro post 😉

4. La gente

Siempre se ha escuchado que la gente en Finlandia es más fría que la nieve que cae en invierno. Y vale, tampoco lo desmiento. Es complicado hacer amistades con los nativos finlandeses, pero por experiencia propia, una vez lo haces son unos grandes amigos. Fieles, serviciales y muy buenas personas. Sí alguna vez te ves en Finlandia, si alguien te invita a una sauna acéptala. Es posible que de ahí salga una gran amistad (aunque te suene raro 😉 ).

5. La gastronomía

Este es un punto flojo. Y es que como dicen, como en España no se come en ningún sitio (Pero claro, eso es desde nuestro punto de vista ;-)). Aún así, no te preocupes. Si te gusta comer bien te vas a ahorrar un dinero ya que lo vas a tener que cocinar tú. Los restaurantes no suelen ser lugares que te vayan a deleitar con grandes platos. Pero… en los supermercados hay materia prima para hacerlo, y aunque cueste, sueles encontrar gran parte de los productos que hay en España. Si la cocina no se te da muy bien, ¡pregunta a Arguiñano!

6. El turismo

Si te gusta viajar, Finlandia puede ser un gran destino o un lugar desastroso. Si te gusta la naturaleza, los animales, la tranquilidad este es tu sitio. Por el contrario, si te gusta visitar grandes ciudades, patearte calles sin parar, te recomiendo que no vengas (o al menos no muchos días…). Las ciudades son pequeñas, por ejemplo, la capital Helsinki tiene 400.000 habitantes. El país tiene una densidad de población de 17 habitantes por km2 (España tiene 93,50). Además, es un país joven que fue muy perjudicado por la II Guerra Mundial por lo que gran parte de cascos urbanos tuvieron que ser reconstruidos. Aún así, como te he comentado, si te apasiona la naturaleza es un lugar que sin duda debes de visitar tanto en verano como en invierno.

7. El paisaje

Y sí, como he comentado en el punto anterior el paisaje es espectacular. Sus tierras están cubiertas en un 9% por agua debido a sus más de 180.000 lagos (sí, el número de ceros está bien). Los bosques cubren el 68% del país. Si tienes la suerte de venir, no dudes en alquilar una cabañita al lado del lago y disfrutar de una tranquilidad que nunca te hubieses imaginado vivir en un mundo tan ajetreado como el de hoy en día.

8. El trabajo

La crisis también pega fuerte en Finlandia. Al menos en el sector que yo conozco. El despiste y el acomodo de Nokia durante muchos años ha hecho que la gente deje de comprar sus teléfonos y muchos ingenieros hayan tenido que buscarse la vida. De todas formas, en general la tasa de desempleo es baja si la comparamos con la del sur de Europa (alrededor del 8%).

9. La educación

Si Finlandia es conocida por algo, es por su alto nivel educativo. Seguro que has leído alguna vez algún artículo en el que se menciona la calidad de la educación finlandesa. Por ejemplo, ser un profesor aquí es una profesión de muy alto nivel. Es complicado acceder a a serlo, requiere un gran sacrificio y cualidades. Por otro lado basan la calidad de la enseñanza en grupos pequeños, enseñanza individualizada e intentando no dejar a nadie descolgado. Y por supuesto, ¡es gratuita! Desde que el niño empieza la escuela hasta que sale con el título universitario bajo el brazo. Y es que Finlandia no es un país grande, ni tiene recursos naturales en exceso pero han sabido sacar provecho a las personas ofreciéndoles una gran educación. Haciendo que estas personas sean su mejor patrimonio. Y sí, señores políticos, la educación es importante.

10. Los impuestos

Y claro, la calidad de la educación y que esta sea gratuita no es gratis… Los impuestos son más altos que en España. Aún así, desde las últimas reformas del gobierno las diferencias no son tan altas. Por ejemplo, el IVA ronda el 23%. Aún así, algo que si que llama la atención. Aquí defraudar al estado está muy mal visto. No hay mecánicos (por poner un ejemplo) que te pregunten si quieres la factura con IVA o sin él. Todos los comercios permiten pagar con tarjeta tus compras, si TODOS. Y es que el estado de bienestar del país se paga contribuyendo entre todos.

11. La vivienda

Aquí no ha habido burbuja y eso ha hecho que los precios no se hayan inflado en exceso. Se estila el alquiler, y quitando algún caso particular en la capital, alquilar una vivienda en este país es mucho más económico que en España. ¿Y eso con poder adquisitivo más alto? Vale que las casas o los pisos no sean un lujazo… Pero la vivienda es un bien de primera necesidad, no necesitas el suelo de mármol para vivir en condiciones.

12. La sanidad

Este es un punto flojo del país. Vale, existe sanidad pública, pero me quedo con la que tenemos en España. Por ejemplo, aquí toda consulta al médico se co-paga. Si haces uso de una ambulancia, factura a casa… Y si te tienen que ingresar, otra más. No conozco el dato de si la cuantía de la factura va en proporción a los ingresos, pero hasta que yo sé se lleva el co-pago. Hasta cierto punto está bien para reducir el uso, innecesario en algunos casos, de los servicios sanitarios. Pero ¿tanto?

¿Habéis visitado o habéis vivido alguna vez en Finlandia? Si no es así, os animo a que os paséis. ¡Las auroras boreales y Papá Noel os esperan!

Imagen cortesía de Jon Durán, con licencia Creative Commons.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Jon Imanol Durán


Inmigrante Alavés en Finlandia. 3 años (trabajando) + 1 de erasmus componen mi experiencia viviendo en el extranjero. Toda una experiencia que me gustaría compartir.