Cuando aterrizas en el continente norteamericano piensas: ‘pues esta gente no es tan distinta a nosotros’. Parecen tener más o menos las mismas reacciones y respuestas. Dependiendo del estado en el que aterrices, serán más agradables o más serios, igual que en España. Pero cuando llevas unas semanas y empiezas a fijarte un poco más, descubres que son, como dirían en mi pueblo, pa’ darle’ de comer aparte.

1. Son muuuuuy exagerados

Hacen montañas de granos de arena. ¿Qué roban un GPS de un coche? Pues ponemos seguridad y cámaras en todas las esquinas de todos los parkings públicos y privados (a nadie se le ha ocurrido que es más efectivo esconder el GPS en la guantera). ¿Qué intentan (sí, he dicho intentan) robar a alguien en las proximidades del campus? Pues mandamos un email a todo el mundo avisando del peligro, organizamos cursos y charlas para concienciar a la comunidad y ponemos chóferes para que acerquen a la gente a sus coches o sus casas si viven cerca, para que no tengan que ir andando solos por la noche. Y estos son solo algunos de los miles de ejemplos que podría daros.

2. No conocen el concepto “a medias tintas”

Si lo hacen, lo hacen bien. Y si no, no lo hacen. ¿Queremos que la gente se integre? Pues organizamos una fiesta al mes, con cualquier excusa. Que si la fiesta de los postdocs, que si la fiesta de bienvenida, la de los alumnos, la de los profesores, la de las señoras de la limpieza… Todas ellas con sus castillos hinchables para los niños, las camisetas, los perritos calientes y la cerveza, los premios a los mejores del año… Todo ello gratis, claro. ¿Qué nos parece poco? Pues vamos a juntar a cada colectivo por su lado una vez a la semana, ofreciendo otra vez cerveza gratis, y así se van conociendo.
Esta mañana un policía iba parando a todos los coches que pasaban. ¿Un control de alcoholemia tan temprano? ¿Algún asesino en serie suelto? No, en realidad estaba repartiendo panfletos y dando la charla para concienciar a los conductores de que deben tener mucho cuidado con los peatones, dejándoles pasar siempre en los pasos de cebra y conduciendo más despacio (¿¿¿aún más despacio??? Ver punto 7).

3. Son totalmente inocentes y honestos

Al menos la gente de ciudades pequeñas o pueblos, en Manhattan son un poco más desconfiados.
Llegas a la caja del centro comercial:
– Son $10.
– No puede ser, estaba rebajado. Creo que en el estante ponía $5.99. Puedo enseñarle dónde estaba, para que lo compruebe.
– No, no hace falta, son $5.99.

Eso sí, si alguna vez descubren que alguien ha mentido, mandarán una circular a todo el condado y pondrán su foto en el cartón de leche para que todo el mundo lo sepa (digo yo).

4. Etiquetan a la gente por su raza… para no ser racistas

En todos los formularios que tengas que rellenar te preguntarán tu raza. Tienen mucho cuidado con el número de mujeres, hispanos, negros… que hay en la empresa, para poder asegurar que allí no se rechaza a nadie por razones de sexo o raza. No son conscientes que por el simple hecho de tener esos datos en cuenta a la hora de contratar a alguien, ya están siendo racistas.

5. Se alimentan de comida basura porque no tienen ni idea de nutrición

No es que sepan que el McDonalds es malísimo para la salud, y no les importe, es que directamente no tienen ni la más remota idea de cómo se deberían alimentar. Los niños no saben que los tomates vienen de una planta. Muchos ni siquiera saben la pinta que tienen, piensan que vienen en lata y triturados directamente. Y yo me pregunto… ¿qué vendrá dibujado en los libros de pintar? ¿Hamburguesas con queso? Eso explicaría porqué venden las guarrerías por galones mientras las verduras y frutas van por unidad. ¡Son artículos de lujo!

6. Todos tienen al menos una bandera americana, y cuanto más grande, mejor

Las colocan en la entrada de la casa, en la antena del coche, en la pegatina de la bici, en el fondo de las tazas, en la cima de cualquier colina o montaña… Hacen tartas con ellas, camisetas, ramos de flores o globos, donuts…

7. No saben conducir

Para gente que pasa la mayor parte del día al volante (normalmente el comercio, colegio, incluso vecino más cercano puede estar a más de 20 min andando) no tienen ni idea de las normas de circulación. Tiene bastante que ver el hecho de que el manual que hay que leerse para aprobar el examen, no te explica nada acerca de cómo conducir. Eso sí, tienes que saber el porcentaje de accidentes causados por el alcohol o la cuantía de la multa por tirar basura por la ventanilla del coche. Pero de cómo entrar en una rotonda… pues ya aprenderán con el tiempo, ¿no? Total, con los coches tan grandes que tienen, y lo despacio que conducen, el accidente más grave será cuando atropellen a un ciervo.

8. Tienen armas de tamaño desproporcionado

Al igual que los coches, les gustan las armas grandes. Más de uno tendrá un bazoca en el trastero. Las cosas pequeñas les hacen gracia. Si ven un Ibiza, seguro que se creen que es de juguete, de hecho, en Nueva York había un corro de gente rodeando a un chino snob en un seiscientos, riendo y sacándose fotos. Así que ¿para qué tener un revólver si pueden comprarse un M16A1 rifle with M203 40mm grenade laucher?

9. Creen que EEUU es el único país del mundo

El resto son solo las afueras de EEUU. Ellos son el centro del universo, y el sol gira a su alrededor. Todo lo que ocurra fuera de sus fronteras son nimiedades. No se puede sacar en una conversación el tema del calentamiento global, porque una parte importante de la población piensa que es un bulo. No saben que en el mundo hay gente muriendo de hambre porque nadie se lo ha dicho. No son conscientes de que en las guerras en las que luchan sus soldados, hay gente muriendo a manos de esos soldados. Pero si se encuentran un gatito perdido, probablemente reúnan fondos en el barrio para darle de comer mientras buscan a su dueño.

10. La energía eléctrica crece en los árboles

Tienen hornos en los que por supuesto entra el pavo de Thanksgiving (Acción de Gracias), pero el resto del año lo encienden para calentarse un sándwich. Las cocinas todavía son de resistencia. No tiene calentadores de agua en las casas, lógicamente el agua viene por tuberías externas, una de agua fría y la otra de caliente. En mi laboratorio no se apaga ni un solo aparato, ni siquiera durante los fines de semana. Incluso las campanas de extracción están siempre funcionando. Y el aire acondicionado y la calefacción deben ser gratuitos, pues si no es uno es la otra, pero siempre hay alguno encendido.

11. Todas las llamadas telefónicas tienen que esperar hasta que te subes al coche

El trayecto desde el trabajo al coche es para quejarse del frío o apreciar el paisaje, pero una vez en el calor del vehículo, ya tienes la mano libre para sujetar el móvil. Reconozco que el cambio de marchas automático facilita mucho el manejo del aparato, pero la falta de concentración que provoca es la misma. Aunque de todos modos no entienden las señales de tráfico, así que para qué mirarlas (no son señales en realidad porque el mensaje aparece escrito con todas sus palabras: ‘No trucks 3 or more axles in the 2 left lanes’).

12. Son extremadamente exagerados

¿Qué esta ya la he dicho? Es que hay que enfatizar en esto. Muuuuuuuuuuuuuy exagerados se queda corto. Es normal ver coches no demasiado grandes (como los más largos que suele haber por Europa) a los que le han subido la suspensión y le han puesto ruedas un par de tallas más grandes de lo necesario y con una llanta que cubre casi toda la rueda. Todas las motos que hemos visto de momento tienen por lo menos el mismo motor que un Opel Corsa. En los simulacros de incendios, no se limitan a uno o dos camiones de bomberos, sino 7 y 8, todos con sus luces y sus sirenas.

Y así podría seguir todo el día, pero no es plan. Os venís una temporada y hacemos otra lista nueva.

Imagen “licencia free para everybody” de una servidora.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Doctora Silvi


Científica de profesión, lectora de corazón, escritora en mi tiempo libre y ociosa de vocación. La vida me ha llevado a ser inmigrante en Carolina del Norte mientras decido lo que quiero ser de mayor. Si quieres seguir mis desventuras puedes visitar mi blog http://catuxa20.wordpress.com.