Hoy se cumplen 70 años del fallecimiento del genio inventor Nikola Tesla y resulta curioso como alguien que tiene una influencia decisiva en la tecnología de los siglos XX y XXI es un nombre casi desconocido por la mayoría.

Una de las causas que se barajan es que sus enfrentamientos con un catedrático de Columbia desembocaron en que este eliminó a Tesla de los primeros libros de texto sobre ingeniería eléctrica. Para todos aquellos a los que Nikola Tesla resulte un extraño, ahí van una docena de cosas, algunas de las cuales deberías conocer más allá de la mera curiosidad.

Tesla3

1. Nacionalidades

Como buen balcánico pre-guerras es en si mismo un lío de nacionalidades. Serbio nacido en 1856 en la localidad de Smiljan, en aquella época Imperio Austrohúngaro y que actualmente es Croacia pero al cabo de los años termina por adoptar la de su país de acogida: Estados Unidos.

2. Genio

Capaz de recitar el Fausto de memoria. Poseedor (siempre según sus propias palabras) de una memoria fotográfica y una capacidad espacial asombrosa capaz de diseñar y poner en funcionamiento cualquier aparato dentro de su cabeza al modo de banco de pruebas sin necesidad de realizar prototipos.

3. El número 3

Una de las numerosas manías desarrolladas por Tesla es la obsesión por el número 3. Comía siempre solo con 18 servilletas, los cubiertos y vajilla también eran múltiplo de tres, cuando abordaba una tarea la dividía en fases múltiplos de 3 y os podéis imaginar los números de las habitaciones de hotel donde se albergaba.

4. ¿Asperger?

Esa capacidad de razonamiento e inducción junto con sus múltiples manías y fobias (a los gérmenes, a las perlas, a los melocotones, a los pendientes….) ha llevado a algunos especialistas a determinar que Tesla sufría Asperger u otro tipo de trastorno del espectro autista.

5. El motor que cambió el mundo

Mientras paseaba por un parque de Praga, Tesla recibió, a modo de revelación, la solución al problema que le había obsesionado durante un tiempo: como conseguir que una máquina de corriente alterna funcionara sin interruptor. Acabada de descubrir el campo eléctrico rotatorio que daría lugar al motor de corriente alterna o polifásico. Un motor eléctrico que no se diferencia casi nada de los que usamos actualmente.

6. La “Guerra de las Corrientes”

Durante un tiempo a su llegada como inmigrante a los EEUU Tesla trabajó para Edison. Ya establecido por su cuenta y con el apoyo de George Westinghouse (el inventor millonario del freno de tren) se enfrentaron al “Mago de Menlo Park” sobre la mejor forma de transportar la electricidad generada en las centrales. Edison era partidario de la corriente continua que necesitaba de subestaciones cada 3 km para paliar la caída de voltaje y Tesla abogaba por un sistema de corriente alterna capaz de enviar la electricidad a mayor distancia pero que necesitaba de un voltaje muy elevado al principio para evitar las perdidas por calor. Actualmente seguimos usando el sistema de Tesla.

7. Cataratas del Niágara

Uno de los efectos de ganar la “Guerra de las Corrientes” fue la constatación de que las centrales de producción eléctrica ya no necesitaban estar cercanas a las poblaciones así que fue posible el aprovechamiento de las cataratas del Niagara. Aquí se instaló la primera central hidroeléctrica tal y como la conocemos actualmente y que sirvió para iluminar la ciudad de Buffalo, situada a 25 km, y que posteriormente llegó a Nueva York, algo impensable con la corriente continua.

8. Desastre financiero

Tesla, tan genial para unas cosas, resultaba un autentico desastre en lo económico. Renunció a sus derechos sobre todas las patentes empleadas y su retribución por la cada caballo de vapor producido en el Niagara y que lo hubieran hecho inmensamente rico (hagan cuentas a 2,5 $ el caballo de vapor si esa central daba soporte al 20% de la población de EEUU) a cambio de 216.000 $.

9. La radio

Otra de las consecuencias de ser tan desastroso en lo económico y tan centrado en su trabajo es que muchos se aprovechaban de las patentes que registraba y no se percataba de ello. En el año 1900 la oficina de patentes le concedió la del radiotransmisor para revocarsela en 1904 y concedersela a Marconi. Tesla demandó demasiado tarde al italiano y no pudo ver como en 1943, unos meses después de su muerte, los tribunales le daba la razón y determinaban que Marconi había pirateado patentes de Tesla. Pero en las escuelas aún se enseña que la radio tiene origen italiano.

10. Últimos años

El declive de Telsa a raíz de la infructuosa búsqueda de la transmisión inalámbrica de la electricidad (algo que se ha conseguido de forma estable en la última década) y su eterna bancarrota hace que se acentúen todas sus rarezas y se pierda toda su genialidad. Se convierte en un anciano que reclama atención por cualquier medio, oponiéndose a la teoría de la Relatividad, hablando de que ha inventado tal o cual máquina pero, a diferencia de sus primeros años, no mostrándola en ningún sitio. Se convirtió en el paradigma del científico loco. Fallece el 7 de enero, rodeado de las palomas que ha estado alimentando durante sus últimos años, en la habitación 3327 del hotel New Yorker.

11. La Torre de Wardenclyffe y el crowdfounding

Si hay un icono tesliano por excelencia esa es la torre de Wardenclyffe desde donde Tesla intentaba, infructuosamente, realizar una transmisión inalámbrica de electricidad a todo el mundo usando la ionosfera para ello. El año pasado Matthew Inman, autor de la tira The Oatmeal recogió el ruego del “Tesla Science Center at Wardenclyffe” para que les ayudara a conseguir los 850.000 $ que el estado de Nueva York les pedía para comprar los terrenos (el estado ponía la otra mitad) y construir un museo dedicado al serboestadounidense. Bueno, creo que ha sido la campaña de crowdfunding mas exitosa de la historia: en 5 días consiguieron (conseguimos) el objetivo y en 9 días se llegó al millón. La aportación mínima fueron 3 $, claro. 😉

12. Icono de la cultura pop

En los últimos años está desarrollandose un redescubrimiento de Tesla a raíz de su inclusión como icono pop en películas como “The Prestige”, series, comics, videojuegos… Muchos lo usan como personaje principal o secundario. Esta corriente también ha dado lugar a que se intente justificar mucha pseudociencia new age a partir de sus experimentos fallidos o sus afirmaciones en el declive de su vida. Creo que los teslianos le debemos más a David Bowie que a sus biógrafos.



Pero si de verdad te interesa comenzar a profundizar en la figura de Tesla busca el ensayo “Superheroe Tesla” de Miguel Angel Delgado que es la introducción al libro “Yo y la energía”. Las mejores páginas que he leido sobre el genio de Smiljan. Porque Tesla mola y sin magufadas mola mucho más.

Fotografía destacada cortesía de Fotopedia, con licencia CC.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Txema Campillo


He podido cumplir con el "Yo de mayor quiero ser...científico". Ambientólogo reinventado como consultor de redes sociales y formador. Embarcado en divulgación científica para conseguir concienciar sobre los problemas de nuestro mundo. Ahora mismo me reparto entre la búsqueda de proyectos y la coordinación de la comunidad de práctica virtual Ambientenet. También colaboro en Naukas y Ambientum