Hoy vamos a hablar de WhatsApp. La archiconocida aplicación que todos tenemos en nuestros teléfonos móviles. El caso es que la tenemos y la usamos masivamente, pero, a tenor de lo que vemos en el listado de contactos, muchos no terminan de pillarle el tranquillo por completo y, o bien la tienen a medio configurar, o bien la utilizan para lo que no se debe o bien, desesperados por no saber cómo salir del bucle infernal de un grupo, terminan por borrarlo, desconociendo que se puede silenciar.
Pues eso. Hoy vamos a ver algunos aspectos básicos de Whatsapp que todos deberíamos conocer:

1. Tu foto de perfil

Si no tocas la configuración por defecto, tu foto de perfil la puede ver cualquier persona que tenga tu teléfono móvil. Esto quiere decir que si tu jefe tiene tu teléfono móvil y pones una foto estupenda en bikini de tus últimas vacaciones también la ve… y esto quiere decir también que si pones una foto de tus hijos, cualquier persona que tenga tu móvil, sea tu jefe… o un malhechor, puede tenerla.

2. Tu estado

En Whatsapp puedes personalizar el estado en el que te encuentras. Por defecto, viene la frase: “Hey there! I am using WhatsApp.” Si miro mi agenda de Whatsapp, aproximadamente la mitad de la gente no ha cambiado esta frase. Entre los que la han cambiado, hay de todo. En cualquier caso y pongas lo que pongas, procura que la frase no exceda de 31 caracteres, porque no se verá entera. Al menos, no en la pantalla de inicio.

3. Configuración

Vamos a ver un poco más de configuración básica. Desde tu perfil puedes cambiar la foto y sincronizar la app con facebook. En privacidad puedes controlar quién puede ver la última vez que te has conectado (causa de graves conflictos internacionales) y también, como hemos visto, quién puede ver tu foto de perfil y tu estado. También puedes bloquear o controlar a quién has bloqueado.

4. Chats

Puedes personalizarlos hasta cierto punto: se puede cambiar el fondo y configurar el que se descarguen al teléfono las fotos y los vídeos que te envían o que solo se abran en la aplicación y seas tú el que decidas si los quieres guardar o no.
Además, puedes hacer una copia de los chats. De vez en cuando, conviene hacer una copia de seguridad, si es que tienes algo interesante que guardar. Si no, si le pasa algo al teléfono, perderás toda la información.

5. Listas de difusión (vs. grupos)

Son dos cosas diferentes.
Las listas de difusión son listas, como su propio nombre indica, a quienes envías un único mensaje que puede ser periódico. Por ejemplo, una lista de familiares a quienes enviar un mensaje navideño a las 23:59 del día 31 de diciembre. Ellos recibirán este mensaje de forma individual y no saben a cuántos más les has enviado el mensaje.

6. Grupos

Ahhh, los grupos de Whatsapp… Que levante la mano el que no se haya borrado de alguno porque no podía soportarlo ni un segundo más… De nuevo, los grupos, como su propio nombre indica, son grupos de personas que se unen en una única conversación. Todos pueden ver el móvil de todos y, a partir de ahí, funcionan exactamente igual que una conversación normal con una persona. Con la diferencia de que los grupos suelen convertirse, salvo raras excepciones, en auténticos gallineros. Para evitarlo…

7. Silenciar los grupos de Whatsapp

Como iba diciendo, si estás al borde del colapso de tanto pi pi pi con el grupito de amigotes que no paran de enviarse fotos del último chiste absurdo o salido de tono, nada como silenciar el grupo. Puedes silenciarlo por un día, una semana o… un siglo. Mi opción favorita, sin duda.

8. Otras opciones de los grupos

Aunque hayas desactivado el sonido, lo puedes volver a activar en cualquier momento. También puedes archivar el chat (que pasará al archivo de Whatsapp) o puedes enviarte el chat por email y te llegará un ficherito de texto con todo lo que hayáis parloteado. También puedes borrar la conversación (que no el grupo) y dejarla en blanco. Por último, recuerda que siempre puedes borrar el grupo. Si no eres el administrador, no hay problema, te piras y punto. Si eres el administrador, contigo se borrará todo el tinglado. Tenlo en cuenta también si no quieres granjearte alguna enemistad.

9. Autocorrector

Ya lo dice el chiste:

-Que queremos?
-Quitarle el autocorrector al iPhone!
-Cuando lo queremos?
-Ahorca!
-Ahorro!
-Aborda!
-Albora!
-Tu puta madre!

El autocorrector lo carga el diablo. Literalmente. Puede convertir una conversación estupenda en una tortura. Esto no necesariamente tiene que ver con Whatsapp, sino con la configuración general de tu teléfono… pero está claro que es en Whatsapp donde más lo padeces. El autocorrector suele aprender de lo que escribes, con lo que, si eres capaz de domarlo, ¡aleluya! Si no, te recomiendo que lo desactives, directamente… te ahorrarás más de un malentendido.

10. Keep calm

Teniendo en cuenta los ríos de tinta (o de tinta digital) que han corrido y están corriendo con esta aplicación, es más que normal alterarse ante cualquier novedad. ¿Que vienen los dos checks azules? Pues todos a protestar… Y digo yo ¿qué más dará? ¿no? Si ese tipo de notificaciones ya existen en muchas otras redes y nunca he oído a nadie protestar por ello… En fin, lo dicho, calma. Pero no sólo con este tema, sino con cualquiera. Primero averiguad bien qué pasa y luego ya podemos discutirlo.

11. Netiqueta

La netiqueta es como se llama, en jerga, a las normas básicas de educación en internet. No hay mucha variación en Whatsapp: no escribir en letras mayúsculas porque significa que gritas, no abusar de abreviaturas ininteligibles (esto, claro, dependerá del interlocutor)… En general, hay que respetar al prójimo y hacer con ellos lo que te gustaría que te hicieran a ti: enviar un chiste o una cadenita a alquien con quien no tienes mucha mucha confianza… pues como que no y, por supuesto y como de costumbre, cuidado con la ironía, que por escrito se entiende mal.

12. Wasap y Guasap

Y, lógicamente, si de un tweet hacemos un tuit, de Whatsapp, hacemos wasap o, directamente guasap. Que es la grafía castellanizada de la cosa.

Ahora sí que sí. Terminales en mano y a configurar o, si no, directamente a darle a la tecla. ¡Ar!

Foto destacada vía 360b / Shutterstock.com.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Cristina Juesas


Cristina Juesas, también conocida como Maripuchi, trabaja como consultora de comunicación. Organizadora y fundadora del TEDxVitoriaGasteiz. Ha sido presidenta del Toastmasters Club Vitoria-Gasteiz, asociación para mejorar las habilidades comunicativas y de liderazgo y ha sido elegida Directora de División para el curso 2017-2018. Autora de la Guía de usos y estilo en las redes sociales del Gobierno Vasco y coautora de Comunicación de Crisis Online. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual en Vitoria-Gasteiz. Colabora con la Cadena SER en el programa Hoy por Hoy Vitoria en una sección sobre nuevas tecnologías.