Muchas somos las personas que estamos enamoradas del país del Sol Naciente: de su cultura, sus costumbres, su cocina, su idioma… y por supuesto, de sus frikadas. Esta docena refleja lo distintos que son en muchos aspectos.

1. El orden de nombre y apellido

En Japón, una persona tiene nombre propio y un único apellido. Pero a diferencia de nosotros, el orden onomástico es primero el apellido, aunque muchos japoneses famosos se adaptan cuando llegan hasta nosotros, como es el caso de Haruki Murakami. Es el Gobierno japonés quien determina los kanji que pueden emplearse en los nombres y hay cosas curiosas permitidas como es el caso de las palabras “hemorroides” o “excremento”.

2. Se conduce por la izquierda

Es curioso que en un país que no ha sido colonia inglesa, se conduzca por la izquierda. Pero los británicos influyeron a través de otro medio de transporte: el ferrocarril. En 1872 se puso en marcha la primera línea de tren. Tres países se acercaron al gobierno japonés para ayudarle a construir un sistema ferroviario: Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña. Al final, los británicos se llevaron el gato al agua y eso determinó la circulación también en las carreteras.

3. Si quieres coche, antes consigue un aparcamiento

La ley japonesa exige a los conductores en algunas ciudades demostrar que tienen acceso a una plaza de aparcamiento propia. A través de una norma promulgada en 1962, si quieren comprar un coche, necesitan obtener un “certificado de garaje” (o “Shako Shomei sho”) de la policía local. Y es que es muy raro ver plazas de aparcamiento por las calles de ciudades como Tokio.

4. Las calles plagadas de mascarillas faciales

Es muy común ver a los japoneses con mascarillas por la calle. Pero no se debe a la polución. Las usan cuando tienen resfriados u otras enfermedades, para no contagiar al resto de personas. También cuando tienen alergias.

5. Los inodoros de alta tecnología en Japón son increíbles

Tienen un panel con muchos botones. Por ejemplo, uno para calentar el asiento, otro para el famoso spray de agua, otro para controlar la presión de ese agua. Incluso tenemos uno para reproducir un sonido que simula cuando tiras de la cadena para enmascarar otros “ruidos”. Por experiencia propia, antes de pulsar cualquier botón, asegúrate de estar sentado en el asiento o puede que te mojes la cara ;-). Los japoneses, que son bastante escatológicos, aman sus aseos. Tanto es así, que en el Museo Nacional de Ciencias Emergentes e Innovación de Tokio, hubo una exposición de sanitarios y el cartel anunciador era un zurullo con ojos.

6. La sociedad japonesa es muy jerárquica

Utilizan un ranking social denominado senpai/kohai para determinar cómo interactuar mejor con los demás. Con este sistema puedes clasificar a alguien por encima (senpai – seniors) o por debajo (kohai – subordinados) de ti. Para hacer esta clasificación, se utilizan cuatro parámetros: el estatus dentro de tu grupo social, la edad, el sexo y la popularidad. Esta relación entre senpai y kohai se ve en muchos momentos; cuando van a un bar juntos, el kohai servirá la bebida del senpai. Cuando van a un restaurante, el kohai pedirá lo mismo que el senpai. El sistema senpai / kohai se asocia normalmente con los estudiantes, compañeros de trabajo …

7. La policía del tabaco

En Japón está permitido fumar en la mayoría de restaurantes y bares. Sin embargo, en algunos barrios de Tokio y otras ciudades está prohibido hacerlo en la calle. La norma general en las grandes ciudades es “no fumar mientras caminas”. Suele haber zonas habilitadas para que lo hagas parado y delimitadas por marcas en el suelo. Si vas fumando por la calle, es probable que te pare un policía con un cenicero de mano para que apagues tu cigarro.

8. La sociedad japonesa es bastante machista

Por muy adelantados que estén tecnológicamente hablando, en otros aspectos van muy por detrás de Occidente. Las mujeres, cuando se casan, pierden su apellido y, por lo general, dejan de trabajar y se convierten en amas de casa. De hecho, muchas no quieren casarse por eso. No hay más que mirar los kanjis que representan las palabras esposo y esposa. En el caso del marido, los dos símbolos representan “principal persona”. En el caso de mujer, “casa interior”.

9. En Japón profesan varias religiones a la vez

En Japón, las principales religiones son el sintoísmo y el budismo. Pero la mayoría de gente profesa más de una. Por ejemplo, podemos encontrar un templo sintoísta en el medio de uno budista. O ver a una pareja casarse en una iglesia y pasarse por un templo sintoísta al salir del trabajo. De hecho, los censos que hacen anualmente en el país sobre religiones, devuelven más creencias que ciudadanos, dado que suelen marcar más de una.

10. El honne y el tatemae

Son dos palabras japonesas que describen el contraste entre los verdaderos sentimientos y deseos de una persona (honne) y el comportamiento y opiniones que muestra en público (tatemae). Para mi gusto, son muy políticamente correctos. Por eso, después del trabajo es común que se vayan de copas (por esto y para mejorar la comunicación dentro de la estructura jerárquica de la empresa). Y es que bebiendo está bien considerado mostrar el honne.

11. Hikikomori

Hikikomori es un término japonés que se usa para referirse al fenómeno de aislamiento y confinamiento dentro de casa. Normalmente afecta a los adolescentes. El gobierno japonés cree que hay 700.000 personas con este problema y otro millón y medio en riesgo. De hecho, el Ministerio de Salud dio un toque de atención a Sony cuando lanzaron un videojuego dirigido a hombres solteros en el que podían sumergirse en un mundo virtual para vivir con una mujer digital.

12. Se echan una cabezadita en cualquier rincón

Una cosa común cuando vas a Japón es verles dormidos en cualquier esquina de un transporte público, pero con un perfecto reloj biológico que les hace despertar al llegar a su parada. Pueden ser sueños de cinco minutos o menos. La razón de estos microsueños es que trabajan muchas horas y no suelen vivir en la ciudad en la que lo hacen, por lo que llegan tarde a casa y madrugan mucho al dia siguiente.

Hay docenas de docenas de cosas curiosas por descubrir y desgranar. Son esas peculiaridades las que te enamoran y, cuando viajas a Japón, sabes que no será la última vez que lo hagas. Si te interesa su cultura, te animamos a que sigas @descubreJapon.

Foto destacada de la autora, con licencia CC.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Loretahur


Lorena Fernández, también conocida como Loretahur. Por el día trabaja como directora de identidad digital en la Universidad de Deusto. Por la noche se pone la máscara de BOFH en Nirelandia y rompe el silencio (para desgracia de sus vecinos). En Last.fm