Seamos realistas. A nadie le gusta la situación de poder casi faraónico que ha adquirido Google. Pero seamos pragmáticos también. Ya sea por comodidad, usabilidad o simple subsistencia, la aguantamos. Hoy, un alto porcentaje de pymes, y no tan pymes, dependen del negocio que “les entra” por Google. Y hablo de Google porque Yahoo o Bing tienen (todavía) una cuota de mercado marginal en España. También, le guste a quien le guste.

Primero vamos a poner en contexto algunas cosas. Sólo existen dos penalizaciones por parte de Google. Las penalizaciones de “filtro” y las de “registro”. Y estas pueden ser “algorítmicas” (automáticas) o “manuales”. En la primera, alguna página de tu sitio no sale en Google. En la segunda, para hablar claro, estás fregado.

¿Y cómo reconozco si estoy penalizado? Estos son algunos de los síntomas:

  • Un mensaje advirtiéndote en tu perfil de Google Webmaster Tools
  • De repente, sin haber hecho nada, las palabras clave por las que salías en primera página, ya no te posicionan. O te han llevado a segunda, o tercera página.
  • Tu índice PageRank ha bajado drásticamente.
  • Una página de tu web ha sido “filtrada”. Esto se prueba poniento en Google esto: site:tudominio.com/la-pagina-que-quieres-chequear.html Si aparece, puedes dormir tranquilo.
  • No hay ni rastro de tu web en Google poniendo esto: site:tudominio.com (penalización de registro).

Obviamente que el titular tira de psicología inversa y lo que intento es que no cometas ninguno de estos doce errores.

1. Contenido duplicado

Aunque está mejorando los procesos de verificación de contenido, a veces no tenemos la culpa de que nuestro contenido, sea copiado literalmente en otras webs. Con herramientas como Copyscape o CopyGator podemos vigilar desde donde nos están copiando.Pero muchas otras veces, con muy poco, si podemos evitar ser penalizados.

Si quieres copiar un párrafo de otra web, procura meterlo entre etiquetas de <quote> o <cite> para que Google entienda que sabes que lo estás copiando, pero no te quieres aprovechar de ello.

Hay muchas otras causas por las que nos pueden penalizar por contenido duplicado. En las tiendas online, por ejemplo, un error muy común es copiar las descripciones que nos da el fabricante sin modificarle ni una sola coma. Aquí te dejo la referencia oficial de Google para saber un poco más sobre este tema.

2. Exceso de links

Esto también te puede pasar sin quererlo. O sin siquiera darte cuenta que te pasa. Pero tener más de 100 enlaces (sin rel=”nofollow”) en una sola página de tu web, puede hacerte caer en picado en tu posicionamiento.

No voy a poner ejemplos, por aquello de “se dice el pecado, pero no el pecador”, pero hay muuuchas páginas corporativas que se pasan de largo, de los 100 enlaces.

Pero, y ¿qué pasa con los blogs y su página de inicio? Empieza a contar: menú, entradas, sidebars, footers… Ahhh, ¿qué no pones (o no sabes) lo que es rel=nofollow ? Pues, empieza a rezar.

3. Enlaces ocultos

Aunque os parezca mentira, esta estupidez estuvo de moda. Se trata de disimular enlaces dentro del contenido general de la página. Ya sea, igualando estilos para que parezcan texto común de párrafo; o las más vulgares, llenar el footer de palabras clave con enlaces o escribirlas con el mismo color del fondo para que sean “invisibles”.

4. Uso excesivo de H1

La estructura semántica del código es uno de los puntos fuertes de posicionamiento presente y futuro. Las etiquetas de encabezados y estructura (H1, H2, header, sidebar, footer, etc.) sirven para decirle a Google qué función cumple cada parte del código de tu página. Si eso lo intentas forzar para engañar a la araña de rastreo, tarde o temprano se dará cuenta y te penalizará.

Entonces, si quieres que considere importante el texto que pones dentro de tu H1, procura no poner más de 1 por página.

5. Enlaces internos y externos rotos

A Google no le gusta que le hagas perder el tiempo a él y a tus lectores o clientes. Si pones un enlace, tienes que estar seguro que funciona hoy, mañana y siempre.

Como esto a lo mejor no es responsabilidad tuya (las páginas pueden cerrar), desde Google Webmaster Tools te darán un aviso si algún enlace de tu blog está roto.

6. Servidor caído durante mucho tiempo

Debería ser obvio que este punto es claro. Pero el tema es ¿cuánto significa “mucho tiempo” para Google? Matt Cutts parece que me hubiese leído la mente y la semana pasada ha contestado a esto puntualmente.

En resumen, si tienes un hosting de mierda que se vive cayendo, no esperes que Google haga milagros. Si puntualmente tu web está caída por 24 horas (o un poco más), no tienes de que preocuparte.

En el mejor (o peor) de los casos, tu web tarda una eternidad en cargar. Si es culpa tuya y tu pobre optimización de imágenes y contenido, te aguantas. Pero si es culpa del hosting, tienes que saber que ese detalle también perjudica tu posicionamiento.

7. Compra / Venta de enlaces

Es el principal método por el cual te pueden penalizar. Y ambos animalejos, tanto Panda como Penguin, tienen un apetito voraz de webs que pongan enlaces antinaturales entre sus contenidos.

Si recibes un mail que te dice que tienes un blog estupendo para publicar enlaces de un cliente de esa agencia, a menos que te paguen mil euros por anticipado, tira el mail a la carpeta de SPAM.

8. Triangulación manual de enlaces

-”Oye, tengo un blog muy majo que mola mazo, pero el tuyo también tiene lo suyo. ¿Intercambiamos enlaces?”
-”Vale, pero para que Google no se de cuenta, le digo a mi primo y él pone el tuyo, tú pones el de él y yo pongo el de mi primo”

¿Te crees que Google llegó a ser lo que es porque son todos una panda de idiotas?

Hasta WordPress está pensando en quitar el “BlogRoll” de su plataforma, debido entre otras cosas a estas estupideces.

9. Web de Phishing

Una vulnerabilidad en tu servidor o en tu web, puede hacer que usen tu página como plataforma para hacer phishing bancario o de recopilación de emails, etc. En cuanto Google reciba el dato que tu web está siendo usada para operaciones ilegales, le pegará un golpe tremebundo para abajo en la posición en las SERP que tenía. Eso, si no te limpia del mapa del todo.

10. Contenido sobre Black Hat

Creo que no hace falta aclarar por qué a Google no le gustan las webs que escriben sobre las malas artes en posicionamiento. ¿O si?

11. Redireccionamientos automáticos

No estoy hablando sobre redireccionamientos 301. De hecho, Google recomienda este tipo de redireccionamientos.

Me refiero a redireccionamientos mediante JavaScript o similares, que en el momento que carga una web o mediante la ejecución de algún tipo de acción (sin el consentimiento del usuario), carga otro contenido diferente de la página.

Si te piensas que esto es cosa de pardillos y que las grandes empresas y marcas no hacen estas cosas, te invito a ver este post.

12. Backlinks maliciosos

Lamento mucho terminar esta entrada con este tema. Porque asumo que te va a dejar muy mal cuerpo. Pero es mi deber y mi compromiso contarte que esto existe. Y no sólo existe, sino que se usa.

Si tu URL está metida en webs de granjas de enlaces, de spam, de dudosa categoría moral, tu posicionamiento se verá perjudicado.

¿Pero qué pasa si no has sido tú el que metió el enlace de tu web en esos sitios y fue tu competencia? Me imagino tu cara en este momento.

Debe ser algo parecido a esto.

Por eso hay que estar muy atentos a dónde y con qué “anchor text” fue incluida nuestra URL. La herramienta que ya os recomendé en el otro post sobre SEO, OpenSiteExplorer te permite ver en dónde y de qué manera está incluida nuestra URL.

Si llegas a ver algo sospechoso o directamente perjudicial, Google hace algún tiempo dispone de una herramienta para “desechar” estos enlaces y que no te perjudiquen. Está incluido como extra en Webmaster Tools y se llama “Disavow Links Form”.


Como dije, el título apela a la psicología inversa. Es obvio que nadie en su sano juicio haría cosas como estas. Sin embargo, la mayoría de las penalizaciones se dan por falta de conocimiento. O por pasarse de conocimiento (a.k.a “listillo de la clase que se cree que sabe más que todos los ingenieros de Google juntos”).

Como pretendo que ninguna de vuestras webs pierda posicionamiento por cualquiera de las dos razones, os dejo esta nueva docena de consejos.

¡ Feliz verano !



Imagen destacada cortesía de WilliamMarlow bajo licencia Creative Commons.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Emiliano Pérez Ansaldi

Sobre Emiliano Pérez Ansaldi


Director Creativo especialista en dirección de grupos. Formador y consultor en uso corporativo de Redes Sociales y Community Management Técnico SEO, Web Analyst e intento de evangelizador en Usabilidad web Docente outsourcing de Marketing digital y Social Media Marketing Mas de 18 años de experiencia en control y dirección de procesos gráficos tanto on como offline. Blogger por catarsis y proyecto permanente de fotógrafo