Hay que hacer las cosas bien. Y conducir mejor es una de ellas, que además de ser sencilla, puede servirnos para garantizar la convivencia con todos.

Porque en España en general se conduce como el culo. Mal. Fatal. Que sí, que los portugueses estarán locos, pero eso es porque no habéis conducido por sus carreteras. Comparadas con las españolas, éstas palidecen, especialmente las regionales y comarcales, porque allí están bastante bien cuidadas (sobre todo las fronterizas) y la gente tiene cierto cuidado con el coche. Bueno, eso aunque los límites de velocidad son los que son. Inexistentes en algunos casos.

Pero hoy voy a escribir sobre conducir mejor, así que a eso vamos. Que es lo importante.

1. Respeta los límites de velocidad

Realmente la ganancia que vas a obtener por ir mucho más rápido en cuanto a tiempo puede que no merece la pena (a no ser que vayas a una velocidad media de 180km/h) y seguramente molestes a otras personas, aparte de que los riesgos que asumes son mucho mayores: mayor espacio de frenada, más distancia recorrida en lo que reaccionas… Y que si pasa algo, seguramente no lo cuentes. O, peor aún, hagas que no lo cuente otro.

2. Respeta a los peatones

A mí también me pasa, pero la ciudad sería un lugar mucho más bonito si cuando vas de peatón por la vida te dejan pasar. Hay que reconocer que cada vez más gente es más civilizada en este tema, pero también que hay muchos malnacidos para los que los pasos de cebra son abismos que hay que pasar lo antes posible. Y que si te llevas a un peatón te dan puntos.

3. No bebas

Sí, el Capitán Obvio me ha poseído. Pero una de las peores cosas que se puede hacer es ponerse al volante después de haber bebido. No, no eres un lince. No no eres más macho. No, tus reflejos no son los mismos. Y sí, te puede caer un puro.

4. Adapta la velocidad a la seguridad que te dé la carretera

Muchas de las carreteras que hay por ahí, especialmente las regionales y comarcales, no suelen estar en buen estado. o es que igual no las conoces. Así que si ves que los 90km/h de velocidad máxima en esas carreteras te vienen grandes porque tienen curvas pronunciadas, porque el firme está en mal estado o, simplemente, porque no te da un cierto miedo esa carretera, ve a la velocidad que te pida el cuerpo. El que venga detrás, que espere.

5. Haz bien los adelantamientos

Una de las cosas que me pone de más mala follá cuando voy conduciendo es el típico gilipollas que te adelanta pegando su morro al maletero de mi coche y luego pone el maletero de mi coche justo encima de mi salpicadero. Hay ciertas distancias de seguridad y una de ellas al adelantar es simplemente ver con el retrovisor interior el morro del coche que acabas de adelantar. Si lo ves, ya puedes volver a incorporarte al carril. ¿Lo sabías? Si no lo sabías, es información de utilidad, mucho más en autovía, majos, que se ven muchas barrabasadas.

6. No presiones a quien llevas delante

¿Ráfagas? ¿Te pones encima del que llevas delante? Igual en muchos kilómetros no le puedes adelantar y tienes que respetar una distancia de seguridad. Seguro que a ti también te pone nervioso llevar a un gilipollas pegado al culo detrás. ¿O no?

7. Señaliza

No hay cosa que más me encabrone en este mundo que ir detrás del típico que no usa los intermitentes. No, no sé que vas a girar a la derecha o a la izquierda si no lo dices. Sobre todo si vas a toda hostia y de repente clavas los frenos para girar justamente por la misma calle en la que lo voy a hacer yo. Y, claro, si te doy es culpa mía. Ya. Aunque no hayas señalizado. Que sí.

8. Respeta la señalización

Si ves un STOP pintado en el suelo, es para que pares. Si ves unas líneas amarillas pintadas sobre un determinado espacio de la calzada, es para que pares ahí. Si ves un paso de cebra, es para que cedas el paso a los peatones. Si ves una señal de dirección prohibida, es que no puedes entrar. Poner las luces de emergencia (es decir, los cuatro intermitentes) porque has parado en un vado permanente y no me dejas salir del garaje no es una emergencia si estás en el bar de enfrente. ¿Sigo o mejor dejo descansar a tu escasa comprensión lectora?

9. Los semáforos. LOS PUTOS SEMÁFOROS

Sí, es verdad que a veces nos comemos un semáforo y nos lo pasamos lamiendo el rojo. Pero saltarse un semáforo cuando ya lleva un buen tiempo rojo es de ser un hijo de la grandísima puta. Fin de las declaraciones.

10. No conduzcas de mala hostia

Si estás en uno de esos momentos en los que acabas de tener una discusión con alguien, mejor es que dejes lo de conducir para otro momento. Vas a dar acelerones, vas a ir de mala follá, te vas a cabrear con cualquier cosa… Vamos, que inspires y expires un par de minutos.

11. Los de fuera miran y dan tabaco

Esta frase tan típica del mus os las podéis aplicar todos los que vais de copilotos (yo incluido) e introducir vuestras lenguas en vuestros orificios cloacales. Sobre todo cuando se está aprendiendo a conducir o no se conduce habitualmente. Frases como apura más la primera, no aceleres tanto o la clásica tu padre no hace eso que haces tú ahora no causaran la próxima Guerra Civil pero sí pueden dar lugar a un más que previsible Puerto Hurraco.

12. No uses tanto el claxon

¿De verdad es necesario que exactamente tres segundos después de ponerse verde el semáforo haya que estar aporreando el claxon? ¿Tú sabes la cantidad de ruido que hace eso? Peor aún. Si estás sacándote un moco (habitual actividad que cualquiera realiza en un semáforo), los riesgos de introducirse el dedo meñique más allá del límite soportable por el cerebro humano y realizarse una lobotomía por la vía rápida gracias a la uña extremadamente larga de dicho apéndice se multiplican por cien. Así que, déjanos con nuestra higiene personal, que justo en ese momento sale.

Vale, sí, hay otros muchos consejos, pero los consejos para ahorrar combustible ya los vimos, algo más que útil cuando el gasoil está a 1,429€ en Zamora, 1,459€ en Tordesillas y 1,468€ en Valladolid, precios de este mismo fin de semana. Así que conducid mejor, que no cuesta nada.

Imagen destacada de Ben Grey con licencia Creative Commons.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

J. Esteban Mucientes

Sobre J. Esteban Mucientes


Conocido como @mediotic, es consultor freelance, enfocándose en los medios sociales, especialmente mostrar a través de la formación la utilidad de las redes sociales para cualquier tipo de negocio o colectivo colaborando de manera estable con Vital Innova. Escribe en su blog mediotic.info, en el que da salida a temas relacionados con el Social Media y temas de primera ayuda para gestionar redes sociales (aparte de denunciar el humo). Según parece, pertenece a la Junta Directiva de AERCO-PSM. Vamos, que lo mismo te descose un roto que te rompe algo ya cosido. O algo así