El cabaret nace a finales del siglo XIX en Francia, al calor de la intelectualidad local: escritores, pintores… y artistas escénicos necesitaban un ámbito que les permitiera desarrollarse artísticamente, que se saliera de la norma… así que adaptaron los café-concerts que habían surgido al albur de la Revolución Francesa (como lugares donde te podías tomar algo y además había actuación) y los reinventaron.
Desnudos (en público, OMG!), colorido, cancán y ríos de creatividad alumbraron una nueva arte escénica.
El cabaret es erótico, pícaro, canalla. Es la combinación perfecta para escapar de la cruda realidad, para disfrazarla y hacer de lo cotidiano una parodia.
Pero, ¿qué elementos tiene un cabaret hoy? Le hemos vuelto a preguntar a nuestra cabaretera favorita, Pía Tedesco y estas son sus doce respuestas:

1. Sexo

No nos vamos a andar con chiquitas. Empezamos a lo grande con uno de los pilares fundamentales del cabaret.
La mayor fuerza existente en la vida es la fuerza erótica. Es la fuerza de la vida. El sexo lo mueve todo y, según lo evolucionados que seamos o el día que nos toque, lo transformamos en otras cosas.

2. Música

“Sin música, la vida sería un error” dijo Nietzsche. “¡Y el cabaret aún más!” dicen los entendidos…
Si entras en un Cabaret y no hay música, vete: has entrado a una sauna.

3. Alcohol

Uno va a ver un espectáculo de cabaret o a un cabaret a olvidarse de lo “textual” y relajar falsas morales y, para ello, nada mejor que un lubricante social como el alcohol. Si no te gusta el alcohol… ya sabes: busca la manera de relajarte y deja los miedos de lado.
¡Life is a cabaret!

4. Teatro

¡Lo suyo es puro teatro! “Bigger than life” como dicen los anglos, o sea: “Más grande que la vida”.
Todo lo que sucede en un escenario cabaretero es grande, potente, lleno de sangre y pasión. Nos subimos al escenario para ser un reflejo amplificado de lo que sucede en la calle. Acercamos tanto la lupa a la realidad que parece increíble, inverosímil. Para bien y para mal, la realidad supera la ficción.

5. Provocación

En todas partes. Desde la seducción, la irreverencia, puede que los textos sean muy potentes, ácidos, profundos e irónicos. La provocación pone al cabaret y a todo el que entra en él, en movimiento.

6. Humor

El humor es la herramienta principal del superviviente. Y es también un recurso social para hacer equipo. Los cabarets surgieron y tuvieron (tienen) su apogeo en las épocas de crisis, de cambios políticos y sociales. Reírse de los problemas, ironizar sobre lo ridículo de algunas situaciones, y unir todo eso a un sentimiento de hermandad entre el público y el escenario, es clave de un espectáculo cabaretero.

7. Diversión

Ante todo, el cabaret busca divertir. Es un formato popular en origen (aunque luego pueda desarrollarse de múltiples maneras, más o menos complejas), y nació para entretener a un público que busca relacionarse con lo mundano de una manera refrescante, desde el placer y el juego.

8. Público desinhibido

Hay un canal de ida y vuelta con el público, es pura magia. Se genera una química transformadora que hace que cada show sea diferente. El público de cabaret habla, contesta, se involucra con lo que sucede en escena, aplaude, canta, interviene.

9. Amor

Un escenario sin amor es como cuerpo sin alma. No sólo amor carnal, que, por supuesto. Amor por la música, amor por el teatro, amor por el público…

10. Belleza

“La belleza es verdad y la verdad, belleza… esto es todo… lo que necesitas saber”, escribió Keats.
Belleza en lo hermoso, en lo particular, en lo diferente e incluso en lo feo. La belleza que se busca en un cabaret es una belleza de actitud y no sólo de formas. Como la vida misma: ¿quién se atreve a negarlo?

11. Exaltación de lo femenino

Incluso si sólo hay hombres en escena, el glamour, los abalorios, el maquillaje y lo barroco forman parte la estética. Lo femenino (también en la forma hombre travestido) es objeto de adoración. Las luces, los colores, todo está preparado para honrar a la mujer.

12. Valor

Entra allí donde otros evitan meterse: a los artistas de cabaret les gusta mirar a los ojos a los temas complejos y candentes. Con un par…



Ví el cabaret de Pía Tedesco hace un par de años en una sala en Bilbao y salí maravillada, toda una sorpresa: su voz, la puesta en escena, los músicos (brillantes)… mil anécdotas para poder contar. En aquella ocasión presentaba un espectáculo llamado Bordeaux, Historias de Cabaret. Ahora, rescata lo mejor de aquella gira, que la llevó por escenarios de toda España, Europa y Argentina, para crear Un Pequeño Cabaret Ambulante.

Pía va a estar en el FeSt este próximo fin de semana. Así que tienes una cita a las 22:30h en la Sala Cero, mañana viernes 9 de enero y el sábado 10.

Imperdible. Si te gustan el teatro, la música y el buen cabaret, no puedes faltar a esta cita.

Cartel Fest 2015

La foto destacada es de Carmen Hache, con todos los derechos reservados y cedida para el post.


Unadocenade también está en Google Currents. Suscríbete.
Los post de Unadocenade se pueden republicar siempre que respetes nuestras condiciones de republicación.

Sobre Cristina Juesas


Cristina Juesas, también conocida como Maripuchi, trabaja como consultora de comunicación. Organizadora y fundadora del TEDxVitoriaGasteiz. Ha sido presidenta del Toastmasters Club Vitoria-Gasteiz, asociación para mejorar las habilidades comunicativas y de liderazgo y ha sido elegida Directora de División para el curso 2017-2018. Autora de la Guía de usos y estilo en las redes sociales del Gobierno Vasco y coautora de Comunicación de Crisis Online. Organiza e-Innobar, un evento socio-tecnológico mensual en Vitoria-Gasteiz. Colabora con la Cadena SER en el programa Hoy por Hoy Vitoria en una sección sobre nuevas tecnologías.